Guía de endemismos de la Península Ibérica

Cuando se dice que una especie es endémica de una zona se quiere decir que dicha especie está limitada a tal ámbito geográfico y que no se encuentra de forma natural en ninguna otra parte del mundo. Por ello, cuando se indica que una especie es endémica de cierta región, significa que sólo es posible encontrarla de forma natural en ese lugar. La Península Ibérica es una zona rica en especies endémicas por su proximidad con África, a la paleogeografía de la zona y a las glaciaciones pleistocénicas en las que la Península funcionó como un refugio glaciar.



Existen alrededor de 500 especies de plantas invasoras y cerca de un centenar de animales, entre los que destacan las 25 especies de peces de agua dulce que en la actualidad constituyen el 30% del total de especies de fauna piscícola. Además se ha constatado la presencia de 108 especies de mascotas. Algunas de estas endemismos de la Península Ibérica son especialmente conocidas por los daños económicos que generan, como el caso del mejillón cebra en el Bajo Ebro, que la Confederación Hidrográfica del Ebro valoraba en 2 millones de euros anuales. Pero además suponen una amenaza para nuestra biodiversidad, por los impactos que causan sobre las especies nativas por depredación, competencia, hibridación, introducción de enfermedades y parásitos, que están afectando ya a especies como el cangrejo de río autóctono, la trucha común, el visón europeo, el turón, el galápago europeo y leproso, etc.

En esta guía te damos a conocer estas especies para que aprendas a identificarlas.


Puede consultar 109 especies de plantas ornamentales.

 

Plantas


Dryopteris corleyi Fraser-Jenkins
Helecho macho asturiano

Anemone pavoniana Boiss.
Anémona cantábrica
 
 

Artrópodos

 

Cordados