Diccionario etimológico - H


Los nombres ciéntificos de las plantas, animales y otros seres vivos aparecen en latín y por lo general son nombres que hacen referencia a alguna característica del organismo. Así por ejemplo, viridis hace referencia al color verde que pueda tener, alpinus a que aparece en zonas alpinas, odoratum a que tiene un olor agradable. Otras veces se nombra en honor de algún estudioso o de seres mitológicos, como montagui, en recuerdo de George Montagu, o Adonis, personaje de la mitología griega. En ocasiones el nombre científico recuerda a la localidad donde se encontró el primer ejemplar de la especie, como somedanum, en referencia al concejo de Somiedo (Asturias).

En este apartado intentamos dar a conocer la procedencia de todos los nombres latinos que llevan por nombre nuestras plantas y aninales.



 A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X |

hadriani:
Dedicado al micólogo Hadrianus Junius.
haenseleri:
Félix Haenseler [Hänseler] (1767-1841), natural de Durrach (Baviera), militar inicialmente, más tarde farmacéutico en Málaga, Estepona y Carratraca; naturalista, colector activo de plantas y corresponsal, entre otros botánicos, de Édmond Boissier, a quien acompañó en alguna de sus excursiones por la provincia
halepense:
bot. halepensis, -e = de Alepo (Halep), en Siria.
Halimium:
Del gr. hálimon n. (hálimos m.); lat. halimon, -i n. = principalmente la orgaza o salgada (Atriplex Halimus L., quenopodiáceas). Seguramente Dunal creó este nombre seccional del género Helianthemum, porque una de sus especies más características -Halimium halimifolium (L.) Willk.; Cistus folio Halimi de Clusio- tiene las hojas semejantes a las del halimon.
hederaceus, -a, -um:
Del lat. hederaceus, -a, -um = de hiedra, del verde de hiedra // bot. parecido a la hiedra.
Hedysarum:
Del gr. hēd´ysaron, -ou n.; lat. hedysaron(hedi-), -i n. = en Dioscórides, una planta, llamada también pelekînos, que nace entre cebadas y trigos, de hojas parecidas a las del garbanzo -Cicer arietinum L., Leguminosas- y semillas rojizas que recuerdan una segur -gr. pelekînos, -ou m.; lat. securis, -is f.-, planta que los autores han supuesto ser la Securigera Securidaca (L.) Degen & Dörfler (Coronilla Securidaca L., Leguminosas) -gr. hēd´ys, hēdeîa, hēd´y = dulce, agradable, perfumado, etc.; gr. sáron, -ou n. = escoba-. Género establecido por Rivinus y revalidado por Linneo para plantas que nada tienen que ver con las dichas; aunque ya Lobelius y J. Bauhin incluían entre sus Hedysarum plantas de las que hoy llamamos así.
Helianthemum:
Del griego helios m. = sol; gr. ánthemon n. = flor. Según Ambrosini (1666), se llama Helianthemum por el hecho de que dirige sus flores hacia el sol.
Helichrysum:
Nombre que ya utilizó Teofrasto, Hist. Pl. (ed. A.F. Hort; 6, 8; 9, 19) para llamar cierta planta de raíz superficial, tallo duro y blanco, hoja blanquecina y flor dorada con fama de tener virtudes mágicas y medicinales, entre ellas la mejora de la reputación propia cuando uno se corona con ella y, al tiempo, se rocía con ungüento extraído de un recipiente fabricado con oro sin fundir. El de Dioscórides, De Mat. Med. (ed. M. Wellmann 4, 57) también se utilizaba para coronar, mas este ídolos. A estos usos en concreto puede que se refiera el primer componente del nombre, algo torcido o curvado, como una corona, se entiende, mientras que el segundo alude al color dorado de las cabezuelas. A principios del siglo XVII se identificaba esta planta con Tanacetum annuum L. C. Bauhin, Pinax: 264-265 (1623) asoció a Helichrysum otras especies que consideró afines, como a las perpetuas, entre ellas Gnaphalium stoechas L. y Gnaphalium orientale L. El uso de los géneros homónimos de J.P. de Tournefort quedó restringido a clasificar perpetuas -criterio adoptado por Ph. Miller, quien acabaría validando el género tournefortiano-, que fueron clasificadas por C. von Linné, Sp. Pl.: 850-857 (1753), Gen. Pl. ed. 5: 368 (1754) en su grande género Gnaphalium L. A.Q.
helleborine:
Del gr. (h)elleborínē, -ēs f.; lat. (h)elleborine, (-es) (en otras lecturas, emboline, etc.) f. = En Dioscórides y Plinio, nombre de una mata pequeña de hojas igualmente pequeñas, llamada también en gr. epipaktís y en lat. epipactis (epicactis), que los autores han supuesto sería la milengrana (Herniaria glabra L., Caryophyllaceae). La Epipactis helleborine (L.) Crantz (Serapias helleborine L., Orchidaceae) fue incluida por C. Bauhin, Clusius, Dodonaeus, Lobelius, Tabernaemontanus y otros autores entre sus Helleborine.
Helleborus:
Helléborus m. - gr. helléboros = eléboro.
henriquesii:
Júlio Augusto Henriques (1838-1928), botánico portugués.
Hepatica:
Del griego hepatiké = relativo al hígado. Por el aspecto de las hojas y el uso médico antiguo
Heracleum:
Del griego Hērakleía, -as f. y Herákleíon, -ou n.; lat. Heraclea(-clia), -ae f. y Heracleon(-clion, -clium), -i n. = nombre de unas cuantas plantas que supuestamente servían para curar la epilepsia -gr. noûsos Hērakleíē, porque su "fuerza" es comparable a la de Heracles o Hércules -gr. Hēraklês, -éos m.- o porque supuestamente fueron "descubiertas" por dicho héroe. Entre estas plantas está el gr. pánakes Hērákleion, pánax Hērákleios o, simplemente, Hērákleion, lat. panaces Heracleon o, simplemente, Heracleon(-ion), que los autores suponen que era una especie del género Opopanax W.D.J. Koch (Umbelíferas), quizá el O. hispidus (Friv.) Griseb. Linneo se basa en algunos botánicos, como Daléchamps, Lobelio, Cesalpino, C. Bauhin, quienes creían que la planta de la que hablaron los antiguos era el Heracleum Panaces L.
Herniaria:
Según Cordus, del nombre vulgar entre los franceses (herniaire) de la quebrantapiedras. Al parecer, recibió este nombre por la supuesta propiedad de curar las hernias (lat. hernia, -ae)
Hesperia:
Del griego espera = occidente, poniente. Es uno de los nombre de la Península Ibérica, aunque originariamente se aplicaba al occidente de Europa, desde el Adriático. Para los griegos, al ocaso aparece en el este el planeta Venus (Hespero).
Hibiscus:
Del griego ibískos m.; lat. hibiscus, -i f. [(h)ibiscum, -i n.] = principalmente, el malvavisco (Althaea officinalis L.)
hiemale:
Del lat. hiemalis, -e = hiemal, invernal, de invierno.
hircinus, -a, -um:
Del lat. hircinus, -a, -um = relativo al macho cabrío [lat. hircus, -i m.] // bot. maloliente como el macho cabrío.
Hirschfeldia:
En honor de C.C.L. Hirschfeld (fl. 1755), jardinero, escribió en 1755 un libro sobre horticultura y jardinería
hirsutus, -a, -um:
Del lat. hirsutus, -a, -um = hirsuto, erizado // bot. cubierto de pelo rígido y áspero al tacto.
hirtus, -a, -um:
Del lat. hirtus, -a, -um = hirto, hirsuto, erizado, velludo, etc. // bot. hirto, cubierto de pelo erguido y rígido, relativamente corto. En Asperula hirta Ramond (Rubiaceae), alude al indumento de las hojas.
hispanicus, -a, -um:
Del lat. hispanicus, -a, -um = hispánico, hispano, de Hispania [lat. Hispania, -ae f.].
hispanicus:
Del latín Hispanicus, -a, -um = hispánico, hispano, de Hispania, que para los romanos comprendía toda la Península Ibérica [lat. Hispania, -e f.]
holosericeus, -a, -um:
Del gr. hólos, -ē, -on = íntegro, todo entero, por completo // bot., además, refiriéndose a los órganos laminares, tanto indiviso como de borde liso por completo -en oposición a dividido y a dentado, etc.-; neolat.? sericeus, -a, -um = de seda [lat. sericum, -i n.] // bot. seríceo, cubierto de pelo fino, generalmente corto y aplicado, que tiene un brillo semejante al de la seda. En la Ophrys holosericea (Burm. fil.) Greuter (Orchis holosericea Burm. fil., Orchidaceae), por el labelo, completamente velutino.
Honckenya:
En honor de Gerhard August Honckeny (1724-1805), botánico y administrador alemán.
hostianus, -a, -um:
Nikolaus [Nichola(u)s] Thomas Host (1761-1834), médico y botánico, natural de Fiume (Rijeka, Croacia, entonces Imperio austríaco); médico personal del emperador Francisco I, colectó con su amigo, el también botánico Joseph von Jacquin, muchas plantas en Alemania y en gran parte del citado Imperio; fue el primer director del Jardín Botánico establecido, en 1793, en el Belvedere (Viena); y autor, entre otras cosas, de una Flora Austriaca (Viena, 1827-1831), de unos Icones et descriptiones graminum Austriacorum (Viena, 1801-1809), etc.
huguetiana:
En honor de Emilio Huguet del Villar y Serratacó (1871-1951), botánico, geobotánico y estudioso de las ciencias del suelo, nacido en Granollers (Barcelona) y muerto en Rabat (Marruecos).
humifusus, -a, -um:
Del bot. humifusus, -a, -um = humifuso, tendido, echado sobre el suelo [lat. humus, -i f. = tierra, suelo; lat. fusus, -a, -um = que se extiende, que se despliega, esparcido].
humile:
Del lat. humilis, -e = humilde, bajo, etc.
Huperzia:
En honor de Johann Peter Huperz (-1816), botánico que estudió la propagación de los helechos.
hybridus, -a, -um:
Del lat. hybridus, -a, -um = híbrido [lat. hybrida(hibrida), -ae m./f. = cruce de cerda y jabalí, o engendrado por dos especies de animales diferentes, siendo el uno de raza doméstica, y el otro de raza salvaje // hijo de padres de diversos países o de diversa condición].
hydropiper:
Del gr. hydropéperi n.; lat. hydropiperi, -is n. = la pimienta de agua (Polygonum Hydropiper L., poligonáceas) [gr. hydro- (hýdōr, hýdatos n.) = agua; gr. péperi n.; lat. piper, -eris n. = la pimienta (Piper nigrum L., piperáceas)]. En Elatine Hydropiper L. (elatináceas), porque Buxbaum la supuso un Hydropiper genuino.
hyemale:
Del latín hiemalis, -e = hiemal, invernal, de invierno.
hyemalis:
Del latín hiemalis, -e = hiemal, invernal, de invierno.
Hygrocybe:
Del griego hygrós = mojado, húmedo y kýbe = cabeza. Este nombre hace referencia al sombrero viscoso y húmedo que tienen muchas especies del género, si bien algunas lo tienen seco.
hygrometricus:
Del griego hygròs = humedad, y metrikòs = metrico. Hace referencia a que mide la humedad.
Hymenolobus:
Del griego hymēn, -énos m. = membrana; gr. lobós m. = lobo, lóbulo. Según leemos en J. Torrey & A. Gray (1838), sus silículas son membranáceas.
Hymenophyllum:
Hymenophýllum n.-gr. hym´ēn = membrana; gr. phýllon = hoja. Las frondes son muy tenues.
Hypericum:
Del gr. hyperikón n. (hypéreikos f.); lat. hypericum (-on),-i n. (hypericus, -i m.)= hipérico o hipericón (Hypericum sp.). Según Linneo procede del gr. hypér = sobre y eik´ōn, -ónos m. = imagen; es decir, que está por encima de todo lo imaginable, debido a su gran reputación como planta medicinal
hypopitys:
Del griego hypo- (hypó) = bajo, debajo de, etc.; gr. pítys, -yos f. = pino. En Monotropa Hypopitys L., Linneo tomó el restrictivo de C. Bauhin (1620), quien la llamó Orobanche quae Hypopytis dici potest; en este último autor leemos que dicho restrictivo alude a que la planta se cría bajo las píceas, abetos y pinos.
hystricis:
Del gr. hýstrix m./f.; lat. hystrix, -cis f. = puercoespín.


Síguenos en nuestro canal de YouTube