Clasificación de los minerales



Los minerales, al igual que los seres vivos, se clasifican en diversos grupos atendiendo a sus propiedades químicas, físicas, ópticas,... En este apartado podrás conocer esos grupos, sus características, y los minerales que pertenecen al mismo. Esta clasificación está basada en la de Nickel-Strunz.

0 - Rocas y fósiles

Aunque las rocas y los fósiles aparecen en la clasificación de Strunz, en esta web son tratados en apartados diferentes. Sobre los fósiles, puedes visitar su sección aquí.
  • 00.A Rocas
  • 00.B Fósiles

1 - Elementos nativos

A esta clase pertenecen aquellos minerales compuestos básicamente por un único elemento químico. Solo unos 20 elementos de la tabla periódica han sido encontrados en la naturaleza en estado nativo. Estos elementos se dividen en tres subclases: los metales, los semimetales y los no metales.

Son un grupo poco numeroso con propiedades muy dispares, desde los muy blandos como el azufre hasta los de extremada dureza como el diamante, mineral mas duro que se encuentra en la naturaleza.

2 - Sulfuros y sulfosales

Pertenecen a esta importante clase aquellos minerales formados por combinaciones no oxigenadas de metales o metaloides con azufre (o bien con As, Sb, Se y Te), de modo que se incluyen también arseniuros, antimoniuros, seleniuros y telururos, así como sulfosales (sulfuros dobles de un metal y un metaloide).

La mayoría de estos minerales son opacos, tiene un elevado peso específico y presentan un brillo metálico característico. En general, son buenos conductores del calor y de la electricidad. Muchos sulfuros y sulfosales tienen interés económico por tratarse de menas metálicas, como calcopirita (Cu), esfalerita (Zn), galena (Pb), etc.

3 - Haluros

Los haluros o halogenuros son compuestos binarios en los cuales una parte es un átomo halógeno y la otra es un elemento, catión o grupo funcional que es menos electronegativo que el halógeno. Según el átomo halógeno que forma el halogenuro, éste puede ser un fluoruro, cloruro, bromuro o yoduro, todos elementos del grupo XVII en estado de oxidación -1.

4 - Óxidos e hidróxidos

Los óxidos e hidróxidos son minerales que casi siempre se encuentran presentes, aunque en pequeña cantidad, en la mayor parte de las rocas, especialmente los óxidos e hidróxidos de hierro. Nunca son minerales esenciales en cuanto a su importancia petrogénica, pero sí son emportantes en minería y de manera fundamental en algunas casos, en edafología.

Los óxidos e hidróxidos son minerales en los que el oxígeno y el grupo hidroxilo (OH-), respectivamente, aparecen combinados con uno o más metales (se excluye la sílice, SiO2). Presentan estructuras sencillas, de elevada simetría, con enlace iónico predominante.

En general, los óxidos son más duros y más densos que los hidróxidos, y presentan una elevada estabilidad química, alta temperatura de fusión y baja solubilidad. Algunos minerales tienen valor económico, por tratarse importantes menas metálicas, como magnetita (Fe), cromita (Cr), pirolusita (Mn), casiterita (Sn), ilmenita (Ti), etc.

5 - Carbonatos y nitratos

Los carbonatos son las sales del ácido carbónico con el grupo R-O-C(=O)-O-R'. Las sales tienen en común el anión CO32- y se derivan del ácido carbónico H2CO3. La mayoría de los carbonatos, aparte de los carbonatos de los metales alcalinos, son poco solubles en agua. Debido a esta característica son importantes en geoquímica y forman parte de muchos minerales y rocas.

Existen unos 80 minerales carbonatos, la mayoría raros. El carbonato más abundante es el carbonato cálcico (CaCO3), que se halla en diferentes formas minerales (calcita, aragonito,...), formando rocas sedimentarias (calizas, margas) o metamórficas (mármol) y es a menudo el cemento natural de algunas areniscas. Forman parte de la composición química de numerosas rocas siendo el componente esencial de calizas, dolomítas y mármoles cristalinos. Además son menas de numerosos metales.

Sustituyendo una parte del calcio por magnesio se obtiene la dolomita CaMg(CO3)2, que recibe su nombre por el geólogo francés Déodat Gratet de Dolomieu.

Muchos carbonatos son inestables a altas temperaturas y pierden dióxido de carbono mientras se transforman en óxidos.

6 - Boratos


7 - Sulfatos


8 - Fosfatos, arsenatos y vanadatos

Los fosfatos, arseniatos y vanadatos están formados por la unión de grupos aniónicos tetraédricos (XO4)3- con cationes metálicos, donde X es P, As ó V en estado pentavalente. Los enlaces X-O son covalentes, mientras que la unión entre los grupos aniónicos y los cationes es de naturaleza electrostática. Son frecuentes las sustituciones iónicas entre P, As y V en los minerales de esta clase, gracias a la similitud de sus radios iónicos.

Los fosfatos son relativamente numerosos aunque sólo destaca el apatito por su abundancia relativa, en cuya estructura pueden entrar otros aniones adicionales como F-, Cl- y (OH)-. Los arseniatos y vanadatos más comunes (e.g. mimetita, vanadinita) son minerales supergénicos que se forman en las zonas de oxidación de algunos filones de minerales metálicos.

9 - Silicatos

Los silicatos son los componentes más importantes de las rocas y, por consiguiente, de la corteza terrestre, integrando el 95 por ciento de ésta. Es, además, el grupo de minerales más rico en especies. Son silicatos todos los minerales en los cuales el silicio y el oxígeno se coordinan en estructura tetraédrica, formando los denominados tetraedros (SiO4).

En general, los silicatos se caracterizan por no tener aspecto metálico y por su elevada dureza. Su división se establece en varios conjuntos atendiendo a su estructura que está determinada, en cada caso, por la forma de agrupación de los tetraedros (SiO4). En cualquier tipo de silicatos, el silicio puede ser sustituido parcialmente por el aluminio (y en algunos casos, el boro), obteniéndose así los aluminosilicatos, minerales que se describen junto a los silicatos. Por lo tanto, el grupo funcional de todos los silicatos puede expresarse como (Sia-kAlkOb)-(2b+k-4a).

10 - Compuestos orgánicos


Síguenos en


Deportes