Camino de Santiago. Sobrado dos Monxes - Arzúa

Itinerario, datos generales y mapa de situación

Información básica

Denominación: Camino de Santiago, Camino de Santiago. Sobrado dos Monxes - Arzúa
Itinerario: Sobrado dos Monxes - Arzúa
Dificultad: media.
Distancia: 21.5 km
Provincia: A Coruña
Comarca: Comarca de la Tierra de Melide
Municipio: Sobrado

Coordenadas de origen de la ruta: 43.04014, -8.0227.
[Ver en mapa]
Etapas de la ruta:

No te olvides...

GPSAdemás del equipamiento correcto (ropa, calzado, bebida,...), en una ruta de senderismo, y especialmente en las de montaña, es crucial conocer el punto exacto donde uno se encuentra, y la altura alcanzada. Para evitar muchos problemas indeseados recomendamos encarecidamente llevar un dispositivo GPS específicamente diseñado para la práctica del senderismo o montañismo, que ofrezca una buena capacidad de orientación en campo, precisión en posicionamiento y, sobre todo, una autonomía decente para que tu aventura no se convierta en una odisea. Te recomendamos esta selección de GPS.

Descripción de la ruta

El itinerario

El Camino del Norte dice adiós a su trazado original en Arzúa, donde nos juntaremos con la masiva riada de peregrinos que trae el Camino Francés.

La ruta sale de Sobrado por la carretera que va hacia Arzúa y sale de ella por la izquierda en el desvío de Nogueira. Aquí veremos el primer mojón que nos acercará a Castro por un sendero. Aquí saldremos a la carretera durante unos cientos de metros y la concha nos desviará de ella a mano derecha, donde por caminos iremos a desembocar a la AC-934. Aquí no hay ninguna indicación, ni en forma de flechas ni vieiras, y la seguiremos por nuestra derecha hasta Corredoiras. Más adelante, en Boimil, cogeremos la AC-234 y seguiremos recto por ella hasta Boimorto. El trazado de la etapa atraviesa este pueblo y a la altura del centro de salud hay que desviarse a la izquierda por la carretera que va a Sendelle y Arzúa, donde encontramos una vieira. Hay que continuar por su asfalto durante unos tres kilómetros para entrar en Sendelle. A la salida de esta localidad hay que dejar la carretera y desviarse por la izquierda hacia Vilar. Llegaremos, tras unos 35 minutos, a la carretera que lleva a Arzúa, población de la ruta francesa a la que llegaremos tras un trayecto por pista.

Dificultades

La única dificultad es que nos encontraremos con el Camino Francés y aquí ya no es tan fácil coger plaza para dormir, sobre todo en verano. Es mejor madrugar algo más y llegar a Arzúa, Santa Irene o Arca con tiempo de sobra.

Observaciones

Variante hacia Santa Irene y Arca de O Pino: Si queremos enlazar con el Camino Francés, haciendo una jornada extra y acortando unos 10 kilómetros, tenemos una alternativa. En el centro de salud de Boimorto, en lugar de coger el desvío a Sendelle y Arzúa, seguiremos por la carretera CP-0603 y no nos desviaremos de ella hasta llegar a un cruce importante, tras diez kilómetros, donde marca Pontecarreira y Arzúa. En el cruce hay que girar a la izquierda y seguir por el arcén de la carretera durante unos cientos de metros hasta coger a mano derecha un desvío que pone Parroquia de OINS. Una vez en esta carretera, algo más estrecha que la anterior, no hay que salirse de ella hasta el cruce de Loureiros, en la N-547. Aquí hay continuar hacia la derecha y cerca de un kilómetro después nos encontraremos con la primera indicación del Camino Francés y, muy probablemente, con más peregrinos que los que hemos visto en todo el Camino del Norte desde Irún. Ya seguiremos a Santa Irene, donde hay un albergue privado y de la Xunta o hasta Arca, donde hay otro.

Qué ver y qué hacer

Arzúa. En la parte vieja de Arzúa se encuentra el antiguo convento de la Magdalena, fundación agustina del siglo XIV que mantuvo una alberguería para peregrinos pobres y que hoy está en ruinas. Muy cerca se levanta la moderna iglesia parroquial de Santiago, que posee dos imágenes del Apóstol, una como Peregrino y otra como Matamoros. Arzúa es una localidad moderna de casi seis mil habitantes muy bien provista de servicios para el peregrino.

Fuente: Eroski Consumer