Margaritifera margaritifera (Linnaeus, 1758)

Clasificación y nomenclatura

Reino Animalia, Filum Mollusca, Clase Bivalvia, Orden Unionoida, Familia Unionidae, Género Margaritifera

Mejillón de río, margaritífera, náyade

Ingl: Freshwater pearl mussel; Fran: Moule perlière, moulette, naiade; Port: Mexilhäo-de-rio, mexilahäo-de-rio do norte;

Publicación original
Margaritifera margaritifera (Linnaeus, 1758). Syst. Nat. ed. 10. pg. 671[Ver pdf] [consultar]

Ind. loc.
Habitat in totius orbis arctici cataractis
Basiónimo
Mya margaritifera Linnaeus, 1758. Syst. Nat. ed. 10. pg. 671
Sinónimos
Margaritana alleni (Castro in Locard, 1899 ). Arch. Mus. Hist. nat. Lyon, 7: 212
Margaritana durrovensis (Philips, 1928). Proc. malac. Soc. London, 18: 69-74, lám. 3-4
Margaritana michaudi (Locard, 1889). Contr. faune malacol. franç., 13: 17
Margaritana pyrenaica (Bourguignat in Locard, 1889). Contr. faune malacol. franç., 13: 150
Unio brunnea (Bonhomme, 1840). Mém. Aveyron, 2: 460
Unio elongata (Lamarck,1819) Hist. Nat. Anim. sans Vert. Paris, vol. 6: 70
Unio roissyi (Michaud, 1831), Compl. Hist. nat. Moll. Draparnaud: 112, lám. 16, figs. 27-28
Unio tristis (Morelet, 1845). Moll. terr. fluv. Portugal: 107, lám. 31, fig. 2
Bivalvos


especie protegida

Fotografías

Puedes ver 1 fotografías de Margaritifera margaritifera en su galería de fotos



Descripción

Bivalvo de concha frágil, negra y alargada. En la Península rara vez supera los 12 cm de longitud. El umbo no sobresale de la concha y generalmente está muy corroído. Se distingue de Margaritifera auricularia por ser más ovalada, pequeña y débil.

Interior de la concha blanco nacarado. Charnela con dientes laterales posteriores vestigiales (sólo visibles en los juveniles) y pseudocardinales no tan desarrollados como en M. auricularia, uno en la valva derecha y dos en la izquierda, el posterior poco desarrollado.



Imagen de Margaritifera margaritifera

.
Fotografía de Enrique Rubio Domínguez

Hábitat y ecología

Vive en los cursos superior y medio de arroyos y ríos de aguas limpias, poco calizos y oligotróficos, excepcionalmente en canales artificiales de este tipo de ríos. En España M. margaritifera vive en ríos salmoneros y trucheros, en fondos de rocas, piedras y gravas, en ocasiones con sustratos finos y arenosos, de aguas limpias, oxigenadas y muy poco calcificadas. Son ríos de aguas blandas y transparentes, generalmente umbríos y poco profundos. Los ejemplares suelen ser más abundantes bajo la sombra de árboles de ribera, donde viven clavados en el sustrato confundiéndose con las piedras y cantos del fondo. M. margaritifera prefiere profundidades entre 0,5 y 2 m, pero pueden vivir a mayor profundidad; tolera temperaturas por encima de los 28°C durante poco tiempo (10-20 min). Con excepción del hombre, es una especie que, en estado adulto, no tiene prácticamente enemigos, aunque puede ser presa de la rata cibelina (Ondatra zibethicus).

Las especies de la familia Margaritiferidae incuban sus larvas en las cuatro branquias, a diferencia de lo que ocurre en especies de Unionidae, en las cuales el marsupio está formado solamente por las dos branquias internas o externas. Parece que M. margaritifera tiene capacidad de cambio sexual, de forma que los ejemplares pueden hacerse hermafroditas cuando la población disminuye sus efectivos. El número de gloquidios incubados puede alcanzar los 10 millones por ejemplar.

En la Península Ibérica parece que la proporción de ejemplares hermafroditas es elevada y la liberación de los gloquidios se produce en julio-agosto.

Como en todas las náyades, las larvas o gloquidios necesitan de un pez hospedador intermediario para completar su desarrollo. Durante la época de reproducción, M. margaritifera suelta millones de larvas al agua. En condiciones naturales, el gloquidio se fija exclusivamente a los filamentos branquiales de truchas (Salmo trutta) y salmones (Salmo salar), donde pasa la metamorfosis, cuya duración es variable dependiendo de la temperatura. Los juveniles viven enterrados a profundidades de 20 cm o más bajo las piedras del fondo (obs. pers.). Para que haya poblaciones sanas de la náyade, deben existir tanto buenas poblaciones de los peces hospedadores de sus gloquidios como de náyades adultas. De este modo, en la época de reproducción de las náyades, los peces se infestarían con los gloquidios, y tras la metamorfosis, las náyades juveniles caerían al fondo donde establecerían nuevas colonias o enriquecerían las ya existentes. Las posibilidades de que los salmones y truchas contacten con los pocos ejemplares de M. margaritifera son cada vez menores. Al ser una especie muy longeva q ue tarda cerca de 10 años en madurar, la desaparición de sus peces hospedadores provoca unefecto devastador, ya que el nacimiento de nuevos ejemplares es prácticamente imposible una vez van desapareciendo las poblaciones parentales. La esperanza de vida es entre 30 y 132 años. En condiciones favorables de alimentación, los juveniles crecen rápidamente pero la duración de vida es menor. El ejemplar más longevo conocido procede del río Keret (Karelia, Rusia), con una edad de 167 años. Los ejemplares ibéricos parecen tener una vida más corta (35 años).


Datos obtenidos de:
- 1 fotografías de la galerías de naturaleza.
- 0 poblaciones georreferenciadas en SINFLAC.

Distribución

Holártica. Históricamente distribuida por todos los países de la costa occidental europea, desde España hasta la antigua URSS, y en la costa este de América del Norte (Ziuganov et al., 1994; Araujo y Ramos, 2001a). En Europa aún tiene amplia distribución, y existen poblaciones importantes en Alemania, Reino Unido (Escocia), Irlanda, Suecia y Finlandia. Las mayores poblaciones mundiales se localizan en los ríos de Karelia y de la península de Kola (noroeste de Rusia).

En la Península Ibérica está presente en casi todas las cuencas al norte del río Miño hasta el Narcea, en algunos afluentes del Duero y al menos en uno del Tajo. Actualmente hay poblaciones vivas de M. margaritifera en Pontevedra, La Coruña, Lugo, Asturias, Salamanca, Ávila y Zamora. En recientes prospecciones se está comprobando que su área de distribución disminuye de forma alarmante y que en la mayoría de las poblaciones no hay reclutamiento de juveniles.

Amenazas, protección y conservación

Categoría Mundial: En peligro (EN) (IUCN Red List 1996). Nacional: En peligro (EN) Libro Rojo de los invertebrados de España (Verdú y Galante, 2006).

Factores de amenaza

La desaparición o disminución de las poblaciones de trucha y salmón, junto con la excesiva regulación de los ríos, es el principal factor en contra de la conservación de M. margaritifera.

El ganado al entrar en los ríos pisotea y entierra los ejemplares. Igual puede ocurrir con los pescadores de trucha y salmón. Los lavados de tierra de minas abiertas producen gran sedimentación en los ríos y aterramiento de los ejemplares. Las presas, azudes y saltos eléctricos son muy comunes en los ríos donde vive esta especie y provocan retenciones de agua y sedimento y la muerte de poblaciones enteras. La presencia de peces exóticos disminuye la de truchas y salmones, dificultando la reproducción de las náyades. La contaminación derivada de los tratamientos agrícolas e industriales, así como la sedimentación de finos, puede terminar directamente con los ejemplares. El cambio climático altera la reproducción y distribución de las poblaciones.

Las obras hidráulicas con movimientos de maquinaria pesada pueden destruir ejemplares. Las sequíasy riadas matan directamente ejemplares o poblaciones enteras.

La reducción de su área de presencia, con poblaciones poco numerosas y aisladas unas de otras, supone un riesgo grave para la conservación de la especie, haciendo imposible la reproducción natural. El declive o desaparición de las especies hospedadoras de sus gloquidios, el salmón y la trucha.

Tras los fuegos la tierra se lava y deposita mucha materia orgánica sobre los ríos aterrando los ejemplares.

Otros factores importantes son la fragmentación y destrucción del bosque de ribera por agricultura, el uso de plaguicidas y fertilizantes sobre los cultivos que acaban llegando al río, la contaminación y eutrofización del agua y pisoteo por el ganado, la instalación de centrales eléctricas a lo largo del río, construcción de azudes y presas y la detracción de caudales de agua, aumenta la deposición de sedimentos, modificando enormemente el hábitat de la especie e impidiendo el movimiento de los peces hospedadores, por lo que se considera como la principal amenaza para las náyades. La deforestación y los lavados de tierra de minas abiertas también producen gran sedimentación en los ríos y modificación de los fondos fluviales. El empeoramiento de la calidad del agua de los ríos y las obras que provocan alteraciones drásticas del fondo (extracción de gravas o arenas o construcción de barreras sumergidas). La lluvia ácida también afecta gravemente a bosques y ríos.

La contaminación difusa, industrial y urbana del agua unida a las detracciones modifica el hábitat e impide el desarrollo de las poblaciones de peces hospedadores y de los posibles futuros juveniles de la náyade. Este efecto se hace más grave cuando el agua queda embalsada por azudes. Las avalanchas o deslizamientos de tierra provocan también la destrucción de los hábitat de la especie. La posible presencia de especies de moluscos invasores puede modificar el ecosistema de forma imprevisiblepara la conservación de M. margaritifera.

Las instalaciones deportivas, de usos turísticos o para riegos, pueden provocar destrucción del bosque de ribera y detracciones o derivaciones de agua que afecten de forma grave al hábitat. Los incendios en los valles producen lavados de materia orgánica en los ríos, colmatándolos y modificando totalmente el sustrato.

Medidas de conservación

Conservar o mejorar los ríos donde se han localizado las poblaciones de M. margaritifera y sus peces hospedadores, impidiendo cualquier alteración de los mismos tales como instalaciones de granjas o fábricas cuyos vertidos contribuyan a eutrofizar las aguas. Conservar la vegetación de ribera para evitar los lavados de suelo provocados por las alteraciones en los bosques y que la materia vegetal se deposite sobre los cauces. Favorecer el desarrollo de los bosques de ribera y evitar dragados y encauzamientos de los cauces principales de los ríos. Sería recomendable poner en práctica las medidas necesarias para incrementar la entrada de ejemplares de trucha y salmón en los ríos, fundamentalmente retirando las presas que impiden sus migraciones. Se recomienda diseñar un amplio programa de muestreo de todos los ríos con citas históricas de M. margaritifera, salmón y reo. A continuación, desarrollar un estudio sobre posibles peces hospedadores, para lo que convendría confirmar la época de reproducción de M. margaritifera en España. Una vez conocido cuando se liberan los gloquidios, y utilizando pesca eléctrica, pescar las especies de salmónidos presentes para estudiar si llevan gloquidios de M. margaritifera en sus branquias y así conocer si la población de náyades puede reproducirse con éxito. Sería además aconsejable comenzar un plan de cría artificial de la especie tanto en hábitat artificiales como naturales así como llevar a cabo los estudios necesarios para conocer la edad de los ejemplares y así estimar la estructura de las poblaciones. Es fundamental controlar de forma efectiva las zonas donde vive la especie para impedir la captura indiscriminada de ejemplares.





Comparte en:


Bibliografía y más información

- Margaritifera margaritifera. Atlas de Invertebrados Amenazados de España. Rafael Araujo Armero

Contenido relacionado en asturnatura.com

Glosario de términos

Charnela heterodonta
Charnela provista de dientes de diferente tamaño, unos cardinales y otros laterales.
Diente
Cada una de las divisiones más o menos triangulares y poco profundas del margen de un órgano laminar o de un fruto dehiscente.
Oval
Con forma de óvalo o elipse poco excéntrica.
Ovalado
Oval.
Umbo
En los bivalvos es la parte más vieja de la concha, generalmente una protuberancia con forma de pico.
Valva
Cada una de las 2 partes en las que se divide la concha de los bivalvos, generalmente articuladas entre si.
Vestigial
Rudimentario, poco desarrollado.


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, Juan Luis "Margaritifera margaritifera (Linnaeus, 1758)". Asturnatura.com [en línea]. Num. 707, 15/10/2018 [consultado el: 17/02/2019]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/especie/margaritifera-margaritifera.html>. ISSN 1887-5068. Ver pdf

Queda prohibida la reproducción total o parcial de asturnaturaDB®, así como de las descripciones que contiene, la transmisión de las mismas por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización previa y por escrito de los autores de asturnatura.com. Las fotografías son propiedad de sus autores.
Síguenos en nuestro canal de YouTube