Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica. Patrimonio de la Humanidad.

Situados a lo largo del litoral mediterráneo de la Península Ibérica, estos sitios de arte rupestre datan del final de la Prehistoria. Constituyen un conjunto de excepcional envergadura, en el se muestra de forma vívida una etapa crucial del desarrollo del ser humano mediante pinturas que, por su estilo y temática, son únicas en su género.

El arte rupestre de la cuenca mediterránea de la Península Ibérica es el grupo más grande de yacimientos de arte rupestre de Europa y proporciona una imagen excepcional de la vida humana en una fase crítica del desarrollo humano, que se representa de manera vívida y gráfica en pinturas que son único en estilo y temática.

Los yacimientos de arte rupestre levantino prehistórico se encuentran en las sierras litorales e interiores de la Cuenca Mediterránea de la Península Ibérica a más de 1.000 kilómetros de costa, desde Cataluña hasta Andalucía. La propiedad incluye 758 solares distribuidos en seis Comunidades Autónomas -Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Murcia y Valencia- ubicados en zonas escasamente pobladas y de alto valor ecológico y paisajístico.

Las pinturas se encuentran en refugios al aire libre poco profundos, en las paredes frontales y, a veces, en los techos de los refugios. Tienen una serie de variaciones regionales, que no siempre son fáciles de distinguir. La zona norte tiene principalmente figuras zoomorfas naturales, únicas y raras figuras humanas estilizadas. Las zonas del Maestrazgo y del Bajo Ebro incluyen representaciones de escenas dinámicas de caza y combate con figuras humanas. Las zonas montañosas de Cuenca y Albarracín tienen pinturas en abrigos y rocas silíceas, mientras que la cueva del río Júcar y la sierra vecina muestran escenas de caza llenas de acción. Las pinturas de las comarcas de la Safor y La Marina (Valencia y Alicante) representan escenas cinegéticas y sociales pero no combates, mientras que en la cuenca del río Segura y serranías vecinas predomina el zoomorfismo. Finalmente, en Andalucía Oriental, la comarca de Los Vélez y las estribaciones de Sierra Morena, las pinturas incluyen en su mayoría figuras zoomorfas.

Las figuras son siluetas simples o rellenas toscamente con un pigmento y delineadas. Los colores predominantes son el rojo, el negro y en menor medida el blanco y el amarillo. Sus finas líneas de entre 1 y 3 mm de espesor fueron realizadas con púas y / o elementos de plantas. A veces, las figuras se rellenaban con colores planos.

Las escenas representadas son las primeras narraciones de la Prehistoria europea, y nos brindan información muy relevante sobre los siguientes aspectos: Actividades de caza individual o grupal; captura y rastreo de animales heridos; la recolección, como la miel, destacado referente histórico de la apicultura; la primera evidencia de enfrentamientos militares organizados; combates y ejecuciones; escenas de la vida cotidiana, que nos brindan información sobre sus vestimentas y adornos personales que marcan diferencias sociales durante la Prehistoria; ritos funerarios y escenas de rituales; brujos, divinidad femenina y figuras que combinan características humanas y animales (entre las figuras humanas, los arqueros son los más comunes, así como mujeres y niños); figuras zoomorfas, objetos individuales o motivos abstractos.

Asimismo, la supervivencia de la fauna autóctona confiere a estas zonas la excepcionalidad de un paisaje atemporal, ya que estos lugares constituyen las últimas reservas de determinadas especies de animales amenazadas en Europa, como el águila real, el águila perdicera o el halcón peregrino. Además, los mamíferos europeos más raros todavía están presentes, como el lince ibérico o la cabra montés española.

El Arte Rupestre de la Cuenca Mediterránea de la Península Ibérica constituye un documento histórico excepcional por su amplia gama y aporta una rara evidencia artística y documental de las realidades socioeconómicas de la prehistoria. Es exclusivo de la cuenca mediterránea de la Península Ibérica debido a la complejidad de los procesos culturales en esta región en la prehistoria posterior y a factores relacionados con los procesos de conservación, como la naturaleza de la roca y las condiciones ambientales específicas, así como la variedad de temas. representados y técnicas empleadas.



¿Qué ver en Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica?

.