La flor. Morfología



La flor es la parte de la planta donde se encuentran las estructuras reproductoras de la misma. No es más que un conjunto de esporofilos situados sobre braquiblastos (ramas cortas) de crecimiento limitado. Estos esporofilos pueden ser microsporofilos (estambres, que forman el androceo), que pueden estar acompañados o no de megasporofilos (carpelos, que forman el gineceo). Como ya se ha señalado, en el caso de las angiospermas, los carpelos forman una cavidad, el ovario, que encierra los primordios seminales, destinados a originar semillas, al contrario de las gimnospermas.

El conjunto de estambres constituye el androceo y el conjunto de carpelos el gineceo. Androceo y gineceo pueden estar solos o coexistir y, frecuentemente, van acompañados de unas piezas foliares, a veces vivamente coloreadas, que constituyen el perianto. El perianto puede tener dos verticilos de piezas, uno externo formado por sépalos, que forman el cáliz, y uno interno formado por pétalos, que es la corola. Si cáliz y corola tienen el mismo aspecto, se dice que el perianto es homoclamideo y que está formado por tépalos; si por el contrario son diferentes, si dice que es heteroclamideo. El perianto es haploclamideo si está formado por un único verticilo de piezas, y aclamideo si carece de ello o están atrofiados.

Partes de la flor



Capítulo anterior

anterior
Las hojas

Inicio del artículo

inicio
Las plantas vasculares

Capítulo siguiente

articulo posterior
El receptáculo

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"La flor. Morfología\". asturnatura.com [en línea] Num. 381, [consultado el 12/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/plantas/flores.html> . ISSN 1887-5068