La flor. El receptáculo o tálamo floral



Se conoce como receptáculo o tálamo a la parte axial de la flor sobre la que se encuentran las diversas piezas de la misma.

El receptáculo, que puede tener diversas formas (cóncavo, acopado o tubuloso) recibe en general el nombre de hipanto. En algunos casos la base del cáliz, de la corola y del androceo, aparecen soldados al hipanto, resultando difícil frecuentemente diferenciar lo que corresponde a cada verticilo floral. Por su parte, los carpelos aparecen hundidos en el receptáculo, pudiendo permanecer libres (como en Rosa) o soldados con el receptáculo (como en Pyrus), en tanto que los elementos del cáliz, corola y androceo, están aparentemente situados en el borde de dicho receptáculo acopado.

Según el mayor o menor grado de soldadura del gineceo con el receptáculo se distinguen gineceos súperos, medios e ínferos o flores hipóginas, períginas y epíginas.

Tipos de receptáculo según la flor



La flor hipógina (1) es aquella en la que el cáliz, corola y estambres se insertan sobre el tálamo por debajo del gineceo (gineceo súpero).
La flor perígina (2-3) es aquella en la que el cáliz, corola y estambres aparecen insertos en el tálamo acopado, más o menos profundo, en torno al gineceo (gineceo súpero, medio o semiínfero).
La flor epígina (4) es aquella en la que perianto y androceo semejan nacer o insertarse sobre el ovario, por ser concrescentes con él (gineceo ínfero).


Se dice que el gineceo es súpero (1) cuando el ovario es libre, es decir, unido al receptáculo sólo por la base.
Se dice que el gineceo medio o semiínfero (2-3) cuando el ovario concrescente con el tálamo más o menos acopado (hipanto) pero no totalmente soldado a él, sino en parte libre.
Se dice que el gineceo ínfero (4) cuando el ovario concrescente con el tálamo acopado (hipanto).

Conocer el tipo de flor en atención al receptáculo es muy importante a la hora de identificar familias de plantas.

Además de los tipos de receptáculo, es muchas veces necesario conocer si presenta alguna estructura que pueda diferenciar unas especies de otras. Así, en plantas en las que aparece más de una flor sobre el mismo receptáculo, puede ser interesante si hay escamas o pequeñas sedas entre las flores, surgiendo del receptáculo.



Capítulo anterior

anterior
La flor

Inicio del artículo

inicio
Las plantas vasculares

Capítulo siguiente

articulo posterior
El cáliz

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"La flor. El receptáculo o tálamo floral\". asturnatura.com [en línea] Num. 381, [consultado el 12/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/plantas/flores-receptaculo.html> . ISSN 1887-5068