El gineceo




El gineceo es el conjunto de órganos femeninos de la flor, formado por los carpelos, que son megasporofilos plegados longitudinalmente de forma que en su interior contienen uno o más primordios seminales. En su origen, el gineceo está formado por una o varias hojas (megasporófilas o carpelos) que en las gimnospermas producen las semillas en su superficie mientras que en angiospermas se pliegan y se sueldan por los bordes para formar una cámara cerrada en cuyo interior se desarrollarán las semillas tras la fecundación de los primordios seminales por el grano de polen procedente de los estambres.


Origen de los carpelos en la flor

Origen del carpelo por el plegamiento de un megaesporófilo

Partes del gineceo: estigma, estilo y ovario
Esta cámara consta principalmente de las siguientes tres partes:

  • Estigma: es la parte que capta el grano de polen y donde comienza a formarse el tubo polínico. Para ayudar a captar el polen puede presentar algunas modificaciones, como pelos o una superficie pegajosa.
  • Estilo: es la proyección tubular que sirve para situar el estigma de forma que pueda recibir el polen. Aunque generalmente se dispone de forma apical puede tener otras posiciones (lateral o ginobásico) o incluso no existir. Cuando no existe estilo se dice que el estigma es sentado.
  • Ovario: es la cavidad constituida por la soldadura de la parte basal de la hoja u hojas carpelares en cuyo interior se encuentran (en un número que varía entre uno y varios millares) los primordios seminales sujetos a la placenta, una zona especial muy vascularizada de la pared del ovario, mediante un pedúnculo que se denomína funículo.

Tipos de pistilo según la posición del estilo



Una flor puede tener uno o más carpelos; si tiene uno solo se califica de unicarpelar; si tiene más, se dice entonces que es bicarpelar, tricarpelar, tetracarpelar,... pluricarpelar. Estos calificativos se aplican también al gineceo con tales características: gineceo unicarpelar, bicarpelar, etc.

Cuando el gineceo tiene más de un carpelo, éstos pueden estar separados o fusionados parcial o totalmente. Así se habla de gineceo apocárpico o coricárpico cuando está constituido por carpelos independientes. En las angiospermas más primitivas los carpelos son libres y numerosos, dispuestos helicoidalmente; posteriormente se llega a que los carpelos libres se dispongan en verticilos.

Por concrescencia de los carpelos se pasa a los gineceos sincárpicos (de carpelos soldados). En los gineceos sincárpicos cuando la soldadura de los carpelos se realiza solamente por los bordes de los mismos el gineceo se dice que es paracárpico. Tanto los carpelos libres como los que son más o menos concrescentes entre sí pueden soldarse con el receptáculo floral.
En muchas ocasiones, el ovario común de aquellos carpelos que se han fusionado está compartimentado en dos o más lóculos o cavidades (ovario bilocular, trilocular,... plurilocular), que contienen los primordios seminales. Frecuentemente el número de lóculos está relacionado con el número de carpelos del gineceo. Si el ovario no está compartimentado, es decir, si presenta un solo lóculo o cavidad, se dice que es unilocular.

Gineceo apocárpico y sincárpico



La placentación hace referencia a la distribución de los primordios seminales en el ovario. El número de placentas es, en general, igual al número de carpelos que forman el ovario. En ciertos casos, sin embargo, puede atrofiarse alguna de las placentas y un ovario pluricarpelar llega a contener un sólo óvulo, como por ejemplo en las gramíneas (Poaceae) y las compuestas (Asteraceae). Los tipos de placentación más frecuentes son:

  • Placentación marginal. Es propia del gineceo unicarpelar (Leguminosas) o dialicarpelar (Magnoliáceas, Ranunculáceas). Cada carpelo tiene una sola placenta que corresponde a la zona de soldadura de la hoja carpelar.
  • Placentación parietal. Es aquella en la cual el gineceo formado por dos o más carpelos soldados por sus bordes formando una sola cavidad en el ovario, de manera que cada placenta corresponde a los bordes de dos hojas carpelares contiguas. Algunas de las familias que presentan este tipo de placentación son: Orquídeas, Violáceas, Pasifloráceas y Cucurbitáceas. En ciertos géneros se forman falsos tabiques sobre la pared del ovario aumentando la superficie placentaria: es la denominada placentación laminar, típica del género Papaver. En las crucíferas (Brassicaceae) el ovario consta de dos carpelos unidos por los bordes que delimitarían una sola cavidad. No obstante, entre las dos suturas se desarrolla un tabique membranoso llamado replum, el cual separa la cavidad en dos lóculos. Los óvulos se disponen en ambos costados, en dos series para cada carpelo. Una variante de este tipo de placentación, difícil de interpretar por el mero examen del ovario, es la de las Gramíneas (Poaceae). En estas especies el ovario es bicarpelar, unilocular y uniseminado. La posición del óvulo es lateral, como se deduce por la posición del hilo, y la placentación es, por consiguiente, parietal.
  • Placentación axilar. Ocurre en el gineceo formado por dos o más carpelos soldados en que cada uno lleva la placenta en el ángulo central, de manera que las suturas placentarias forman una columna adentro del ovario. Los óvulos de cada lóculo quedan así aislados de los vecinos por medio de los tabiques carpelares. Este tipo de placentación es la que se halla en Solanum, Citrus, Liliáceas, Iridáceas, entre otros muchos ejemplos.
  • Placentación central. El gineceo unilocular esta formado por dos o más carpelos unidos y los óvulos están fijos sobre una columna central y sin tabiques con la pared del ovario. Esta columna puede ser una prolongación basal de la placenta, como en las Primuláceas, o es el conjunto de placentas unidas que persisten luego de la disolución de los tabiques, como en las Cariofiláceas.
  • Placentación basal. Este tipo de placentación ocurre en especies con gineceo pluricarpelar y unilocular. El óvulo se dispone en el centro basal de la cavidad del ovario. Es típico de las familias de las Poligonáceas, Quenopodiáceas y Compuestas (Asteraceae).

    Tipos de placentación