Espacios protegidos



Soñar entre las rocas, por colinas y ríos;
adentrarse en silencio por regiones boscosas,
donde está cuanto escapa al dominio del hombre,
¡donde huellas mortales tal vez nunca hayan llegado!
Escalar por montañas invisibles, sin rastro,
como animal salvaje; y a solas, embebido,
contemplar las cascadas; los barrancos más altos;
eso no es soledad: es más bien comulgar,
sumergirse en la magia de la naturaleza


Espacios protegidos de Cantabria

Espacios protegidos de Castilla León

Espacios protegidos de País Vasco

Espacios protegidos de Principado de Asturias