Carbayera de El Tragamón


Nombre: Carbayera de El Tragamón
Lugar: Cefontes
Provincia: Asturias
Comarca:
Municipio: Gijón
Coordenadas: 43.51942,-5.61734

La vegetación potencial de la zona costera asturiana son los bosques de robles (Quercus robur), pero debido a que esta franja es la más poblada, estos bosques han desaparecido al transformase en prados para el pasto del ganado, cultivos, y sobre todo en plantaciones forestales con aprovechamientos madereros. La carbayera del Tragamón, formada por árboles centenarios y por formar una unidad adehesada de robles con praderas, ha sido declarada Monumento Natural de la Carbayera de El Tragamón (Decreto 21/2003 de 13 de marzo) en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Asturias (PORNA).

Localización: en el concejo de Gijón, en la localidad de Cefontes. La mitad de la Carbayeda forma parte hoy día del Jardín Botánico Atlántico.

Dimensiones: superficie: 4.8 hectáreas; el árbol de mayor altura tiene 17 m, 5.2 m de perímetro y 13 m de copa.

Especie: Quercus robur, roble y Castanea sativa, castaño

La Carbayera del Tragamón es un pequeño bosque adehesado, formado por árboles adultos sin ejemplares jóvenes entre ellos, que se encuentra dividida por una carretera. La parte sur, llamada Los Maizales, es en la que se aprecia mejor esta estructura de dehesa, y está formada principalmente por carbayos (Quercus robur), unos 192, melojo (Quercus pyrenaica), un único ejemplar, castaños, arces y laureles, mientras que en la zona norte, atravesada por el arroyo Peñafrancia, se forma una llanura de inundación en la que se encuentran alisos, sauces y algún chopo. La estructura de los robles y castaños maduros corresponde a la de aquellos que han sido manejados para la extracción de madera, es decir, árboles desmochados, con troncos cortos y gruesos, a menudo huecos y con estructura típica de candelabro.Los ejemplares más viejos de roble tienen edades próximas a los 500 años, aunque la mayoría de los árboles tienen entre 250 y 325 años.

Hay ejemplares en buen estado, pero numerosos presentan diversos daños; algunos castaños han muerto a causa de la tinta, enfermedad causada por los hongos Phytophthora cinnamomi y P. cambivora. Algunos robles presentan el tronco ahuecado, que ha servido para la realización de numerosos actos vandálicos, como hogueras y se han usado de papelera. Todos ellos muestran efectos de antiguos desmoches.

Carbayera de Tragamón
César Fernández

Los árboles actuales de la Carbayera de Tragamón tuvo su origen en el siglo XVI, ya que existen árboles de al menos 500 años, aunque se desconoce el origen de los mismos; pudieron ser restos de otra población más antigua o bien desarrollarse como individuos aislados de forma natural. La mayoría tuvieron su origen en plantaciones artificiales, realizadas entre 1600 y 1750, en las que los árboles fueron plantados en filas. Los árboles más jóvenes, de 50 años, se establecieron de forma natural en la parte norte de la carbayera, algo que no ocurre en la parte sur, que sufre el continuo pisoteo de los visitantes y las siegas. Debido a su origen forestal, esta carbayera ha sufrido en numerosas ocasiones podas o desmoches para la extracción de madera que ha dejado su marca en la estructura de los árboles. Los principales episodios de corta tuvieron lugar en los siglos XVIII y XIX, teniendo lugar el último y más intenso en 1905. Tragamón ha sido lugar de esparcimiento de los gijoneses durante años; en los últimos años de la dictadura y los primeros de la transición tuvieron lugar aquí los llamados días de la cultura, en los que se realizaban concentraciones en contra del franquismo.

Carbayera de Tragamón II
César Fernández


El bosque adehesado es una derivación del manejo tradicional del bosque natural; estos bosques adehesados han sido utilizados como fuente de madera (combustible) y se han dedicado al pasto de ganado vacuno (como el caso de Tragamón), además de usarse como fuente de heno. En los últimos siglos estos bosques han disminuido su extensión, ya que como se ha comentado, han sido sustituidos por prados de siega o plantaciones monoespecíficas. Aún así, en el Península tenemos claros ejemplos de este tipo de bosques, como la dehesa mediterránea de la encina (Quercus ilex subsp. rotundifolia) y el alcornoque (Quercus suber). Estos bosques son importantes para el establecimiento de comunidades de animales, especialmente de hongos, líquenes, insectos xilófagos, descomponedores de la madera y murciélagos.

Carbayera de Tragamón III
César Fernández



Numerosas aves tienen su nido en esta carbayera y sus alrededores; cabe mencionar al amante de las aves la presencia del agateador común, mosquitero común, verdecillo, mirlo, petirrojo, cochín, camachuelo, mito, cuco, oropéndola, pinzón, papamoscas gris, colirrojo real, reyezuelo listado, curruca capirotada, carboneros, herrerillos, cárabo o incluso gavilanes y herrerillos capuchinos.

Carbayera de Tragamón IV
César Fernández


//jQuery v3.1.1 , Bootstrap v3.2.0 , cookie consent