Moluscos. Monoplacóforos



La historia de estos animales es bastante curiosa. Se trataba de especies fósiles del Cámbrico - Devónico, hasta que la expedición oceanográfica danesa, a bordo del Galathea, extrajo a 300 millas de la costa pacífica de Nicaragüa y a 3750 m de profundidad, 10 ejemplares y 3 conchas vacias de una nueva especie de este grupo considerado fósil hasta entonces; fue bautizada como Neopilina galathea.

Se caracterizan por tener una concha de una pieza (monoplacóforos) simétrica que mide hasta 2 cm de longitud. Su ápice está doblado hacia la parte anterior. La cavidad paleal rodeal el pie por ambos lados consecuencia del aplastamiento dorso ventral que han sufrido. Debido a estas características externas se han clasificado en ocasiones junto con las lapas (fig. 1). La concha es de color pálido y aplanada.

La cabeza está reducida. La boca está en posición anterior y por delante de ella existe un pliegue a modo de labio llamado velo, que tiene dos zonas engrosadas a modo de tentáculos o palpos, al igual que en la zona postoral.

Concha

Anatomía de la parte ventral

Su principal característica es la repetición de estructuras semejetantes, semejando una cierta pseudometamería; así, en el surco paleal hay 5 o 6 pares de ctenidios monopectinados y en el cuerpo 8 pares de músculos retractores del pie y 6 pares de nefridios.



El corazón está formado por 2 aurículas y 2 ventrículos a los lados del recto en dos cámaras pericárdicas. El estómago tiene un estilo cristalino.

El sistema nervioso está formado por dos pequeños ganglios cerebroideos y un anillo nervioso a continuación, del que surgen dos nervios pedios y dos viscerales, unidos por comisuras (ver figura 2).

Anatomía interna

Son monoicos, con dos pares de gónadas en el medio del cuerpo conectadas a los nefridios más proximos por los que vierten sus gametos.

Esta serie de caracteres primitivos los colocan en la pieza basal de los moluscos y se cree que de ellos derivaron los gasterópodos, bivalvos y cefalópodos. Además, su pseudometamería ha sido el origen de varias teorías que explican el origen de los moluscos de otros animales triblásticos celomados como los anélidos o artrópodos.

En aguas de la Península Ibérica y Baleares sólo se ha encontrado una especie, Neopilina zografi, citada en el Tirreno a 400 m de profundidad.



Capítulo anterior

anterior
Moluscos. Aplacóforos

Inicio del artículo

inicio
Los moluscos

Capítulo siguiente

anterior
Moluscos. Poliplacóforos

Comparte en: