El berberecho. Los moluscos considerados mariscos

El berberecho es uno de los moluscos bivalvos más consumidos y de mayor demanda comercial, aunando a su calidad unas cotizaciones relativamente moderadas, que lo hacen muy atractivo para los consumidores. A ello contribuyen una serie de factores biológicos de la especie: su elevada tasa de reproducción, su rápido crecimiento y su capacidad de supervivencia en zonas de alta variabilidad ambiental, que tienen como consecuencia que sus bancos se caractericen por poblaciones masivas (se han llegado a registrar densidades de más de 10.000 individuos por m2).

La mayor parte de la producción nacional de berberecho procede de la explotación de bancos naturales, aunque otra parte proviene del cultivo extensivo en parques preparados al efecto.

El grueso de la producción se comercializa en fresco, aunque una parte sustancial se dedica a su transformación en conserva y, desde hace algún tiempo, también en forma de congelado (generalmente desconchados o, dicho de otro modo, "congelados en vianda").

Dada la gran demanda existente, también se comercializa berberecho procedente de otros países europeos, principalmente importado de Holanda y Dinamarca, pero siempre para la elaboración de conserva, o como congelado.

Morfología

El berberecho es un molusco bivalvo caracterizado por presentar una concha gruesa, de contorno globoso y ligeramente ovalado, con las dos valvas iguales, y vista de frente con un aspecto acorazonado. La superficie externa de las valvas se encuentra esculpida por una serie de costillas radiales rugosas (de 22 a 28), con finas líneas concéntricas irregulares y, a veces, prominentes.

El color es variable, por lo general blancuzco, amarillento o, en ocasiones, marrón oscuro, más intenso en las líneas de crecimiento. La zona de unión de las valvas, la charnela, presenta un ligamento elástico prominente, de color marrón oscuro, y en la parte anterior, bajo el umbo, una articulación consistente en 4 dientes en la valva derecha (dos anteriores y dos posteriores), que encajan en las correspondientes fosetas de la valva izquierda.

El interior de las valvas, que presenta las impresiones de los músculos aductores anterior y posterior, es de color blancuzco, con una mancha marrón en la zona de inserción del músculo aductor posterior, y presenta una serie de acanaladuras radiales desde el margen hasta casi la impresión paleal. Si bien el manto se fusiona para formar sifones, la impresión paleal no presenta seno.

La anatomía general del berberecho es parecida a la de las almejas, aunque existen ciertas diferencias en la disposición y tamaños relativos de algunos órganos. Así, el pie presenta un gran desarrollo, en comparación con el de las almejas, mientras que los sifones son, en cambio, mucho más cortos, por lo que no puede enterrarse tan profundamente en el sustrato como ellas.

Morfología de Cerastoderma edule

Clasificación y distribución

En el litoral ibérico se encuentran 2 especies

Cerastoderma edule (Linnaeus, 1758)

Moluscos

Berberecho, verdigón
Cerastoderma edule (Linnaeus, 1758). Syst. Nat. ed. 10. pg. 681
Descripción
Fotografías
Poblaciones georreferenciadas
Comestible
 
Cerastoderma edule (también conocido por su basiónimo Cardium edule), el "berberecho común", cuya morfología se corresponde con la descrita en el apartado anterior.

Cerastoderma glaucum (Bruguière, 1789)

Moluscos

Berberecho verde
Cerastoderma glaucum (Bruguière, 1789). Encyclopédie méthodique ou par ordre de matières. Histoire naturelle des vers. Vol. 1 p. 221-222
Fotografías
 
Cerastoderma glaucum (también conocido por su sinónimo Cardium lamarcki), "el berberecho verde", frecuentemente confundido con la especie anterior debido a que ambos presentan morfología semejante. Esta especie se diferencia del berberecho común en el número de costillas de la concha (entre 17 y 28), que presenta un coloración blanquecina o gris-amarillenta, con un cierto tinte violáceo a olivaceo hacia la parte posterior, y en que el interior de las valvas presenta un coloración blanca, frecuentemente con manchitas grises o amarronadas, así como unas acanaladuras radiales muy marcadas, que alcanzan al umbo.

La distribución geográfica del berberecho común en el Atlántico Nororiental es muy amplia, extendiéndose desde la zona occidental del Mar de Barents, hasta las costas de Senegal. En el Mediterráneo únicamente se encuentra en la parte suroccidental (área del Mar de Alborán).

El berberecho verde presenta en el Atlántico Nororiental una distribución semejante al de la otra especie, desde las costas de Noruega hasta las de Marruecos, pero penetrando también en el Mar Báltico. Se encuentra también en todo el Mediterráneo, el Mar Negro, así como en el Mar Caspio.

Hábitat y comportamiento

Los berberechos habitan en fondos blandos, de arena, de arena fangosa, de cascajo fangoso, o de fangos, localizados preferentemente en zonas próximas a las desembocaduras de los ríos, en esteros, o en los estuarios, donde se entierran superficialmente. Su distribución batimétrica llega desde el intermareal hasta profundidades cercanas a los 10 m.

Presentan una gran capacidad de adaptación a los cambios en los factores ambientales, lo que les permite soportar grandes fluctuaciones de salinidad y de temperatura, permitiéndoles colonizar zonas no aptas para otras especies de bivalvos menos resistentes, en las que forman bancos que pueden llegar a presentar, como ya hemos indicado anteriormente, densidades enormes.

Los berberechos son animales que se alimentan por filtración, constituyendo su alimento la materia orgánica particulada y los orgánismos planctónicos que se encuentran suspendidos en el agua. El agua con el alimento es bombeada al interior de la cavidad paleal a través del sifón inhalante y filtrada por las branquias. Las partículas alimenticias retenidas son seleccionadas por los palpos labiales y aquellas que resultan rechazadas son expulsadas al exterior, como pseudoheces, a través del sifón exhalante.

Si bien el modo de vida habitual del berberecho es infaunal, es decir, enterrado en el sedimento, dejando en el exterior únicamente el extremo de los sifones, también puede desplazarse activamente sobre el sustrato, e incluso dar saltos de varios centímetros, gracias a su largo pie, musculoso y contráctil, que le sirve, igualmente, de órgano excavador y le permite hundirse rápidamente en el sedimento.

Sus depredadores más importantes son los cangrejos, las estrellas de mar y los peces planos.

Reproducción y crecimiento

Como en la mayoría de los bivalvos, en los berberechos los sexos se encuentran separados, y la fecundación tiene lugar en el medio externo, tras expulsar los gametos al exterior a través del sifón exhalante.

Unas horas después de haber tenido lugar la fecundación, el huevo eclosiona y de él surge la primera forma móvil planctónica, una larva trocófora, que tras un periodo comprendido entre 24 y 48 horas se transforma en una larva véliger (larva D), provista de una tenue concha. Durante un cierto tiempo, la larva véliger crece experimentando una serie de cambios morfológicos: aparición del pie, desarrollo de la glándula del biso, etc., hasta que llega un momento en que deja de nadar, cae al fondo -estado pedivéliger- y comienza a buscar activamente un sustrato adecuado para realizar el proceso de metamorfosis. Una vez encontrado el sustrato, se fija a él mediante la secreción producida por la glándula del biso, e inicia la metamorfosis, transformándose en un adulto juvenil, que luego se desprende e inicia su vida libre.

En el litoral noroccidental de la Península Ibérica, el periodo de reproducción de los berberechos se inicia en la primavera y llega hasta el otoño, alcanzando su máxima intensidad durante los meses de mayo y junio.

Los berberechos son animales de crecimiento rápido, que alcanzan la madurez sexual tras el primer año de vida, y que en uno o dos años llegan a los 30 - 40 mm de talla (EM). Sin embargo, el ritmo de crecimiento no es constante a la largo del año, sino que sufre variaciones según la disponibilidad de alimento, dependiendo también de la influencia de factores ambientales como la temperatura del agua, etc. Así, los individuos jóvenes disminuyen su ritmo de crecimiento en los meses invernales, cuando los aportes de alimento y la temperatura alcanzan sus mínimos, mientras que los de mayor edad pueden llegar a detenerlo completamente. Esta detención deja su huella en la concha, en forma de un anillo de crecimiento que destaca entre las demás líneas concéntricas más finas que marcan los ritmos diarios de crecimiento. El estudio de la sucesión de anillos de crecimiento permite conocer la edad de los individuos.

Las tallas máximas (EM) registradas son de 53 mm en el caso del berberecho común (las más corrientes entre 25 y 35 mm) y de 55 mm en el berberecho verde (las más comunes entre 30 y 40 mm).

Pesquería del berberecho

Sistemas de pesca

La extracción de berberechos es una labor marisquera de tipo artesanal, en la que el mariscador emplea artes tradicionales. El procedimiento más habitual es el del marisqueo a pie, aprovechando el periodo de bajamar, y se realiza manualmente utilizando azadas o rastrillos para remover el sedimento. También se realiza desde embarcaciones, sobre todo cuando se trata de bancos situados en la zona inframareal, utilizando rastros de varas y artilugios semejantes.

Regulación de la pesquería

Tanto la Administración Central, como las distintas Comunidades Autónomas han realizado una regulación básica de pesquería de berberechos mediante el establecimiento de periodos de veda y de tallas mínimas de captura que, en cada caso, presentan algunas variaciones.

En la siguiente tabla se muestran los Periodos de veda y tallas mínimas para la captura de Berberecho en diferentes Comunidades Autónomas.

Comunidad AutónomaPeriodo de vedaTalla mínima
Principado de Asturias1 de abril al 30 de Septiembre28 mm (EM)
Galicia1 de marzo al 1 de Octubre25 mm (EM)

Estado de la pesquería

El 90% de la producción nacional de berberecho tiene su origen en las Rías gallegas, procedente en su mayor parte de la explotación de bancos naturales. No obstante, y a pesar de tratarse de un especie extraordinariamente prolífica, de rápido crecimiento y márgenes de tolerancia ambiental amplios, la excesiva presión pesquera junto con otras circunstancias como el aumento de la contaminación de las aguas (vertidos de residuos urbanos e industriales, mareas negras) o la extracción de áridos, etc., han llegado a poner los bancos naturales en peligro de desaparición.

Para poner remedio a esta situación, a parte de las regulaciones que ha establecido la Administración Autonómica en materia de vedas y tallas mínimas, se ha potenciado el establecimiento de parques de cultivo y la regeneración de los bancos naturales amenazados. En 2017 la producción de berberechos fue de 2.845 T.

Cultivo

Al igual que con las almejas, los berberechos se cultivan en parques preparados al efecto, en este caso sobre fondos de arena fina o de fango, en zonas protegidas del oleaje para evitar que se remueva el sedimento.

Como en todos los sistemas de cultivo en parque, el del berberecho consta de dos etapas:

  • Obtención de semilla. Casi siempre procedente del propio parque o por recolección de la semilla en bancos naturales. La semilla se obtiene tamizando las capas superficiales de sedimento.
  • Engorde en el parque. Una vez obtenida la semilla, se siembra en la zona acondicionada, que también es protegida contra los depredadores mediante redes de malla fina y controles periódicos.

El crecimiento que experimentan los berberechos en estos parques es similar al que tendrían en los bancos naturales, pues su fuente de alimento esta constituida por la materia orgánica y el plancton en suspensión en el agua, ya que no se actúa ni sobre la disponibilidad de alimento, ni sobre los factores ambientales.

El rendimiento medio de estos parques de cultivo semiextensivo ronda los 2kg de berberecho/m2.

Comercialización

La mayor parte de la producción nacional de berberechos se destina al consumo en fresco, aunque también se consume como congelado o transformado (conserva).

Dada la gran demanda del mercado se importa berberecho de otros países europeos que son grandes productores, principalmente Dinamarca y Holanda, aunque este berberecho importado no se comercializa fresco, si no desconchado y congelado (en "vianda"), o en conserva. Para comercialización en fresco solo llegan pequeñas cantidades de Portugal.

Para su comercialización en fresco debe de pasar, como el resto de los moluscos, por un proceso de depuración, tras el que es envasado en sacos de red amarilla con capacidades de 0,5, 1, y 2 kg, provistos de la correspondiente etiqueta acreditativa, tal como estipula la legislación vigente.

Especies similares

En nuestro litoral también se capturan dos especies de bivalvos muy próximas a los berberechos, que aunque no son objeto de gran demanda comercial pueden encontrarse en el mercado en forma de transformado (conserva) bajo la denominación de "langostillo".

Acanthocardia echinata (Linnaeus, 1758)

Moluscos

Carneiro, longostillo
Cardium echinatum Linnaeus, 1758. Syst. Nat. 1: 679
Descripción
 
Acanthocardia echinata, (también conocido por sus sinónimos Cardium echinatum y Cardium mucronatum), el "berberecho macho" o "carneiro", caracterizado por una concha gruesa, ovalada, con dos valvas iguales, con 18 a 22 costillas prominentes provistas de espinas unidas entre sí por una carena media, agudas en la parte dorsal y algo espatuladas en la parte ventral y anterior de la concha. Color blancuzco a marronáceo, con las zonas concéntricas más claras o más oscuras. Interior de las valvas blancuzco, sin seno paleal marcado, con acanaladuras radiales profundas, que alcanzan la zona bajo el umbo y dan al borde de la concha un aspecto crenulado. Alcanza tallas muy superiores a las del berberecho, llegando hasta los 80 mm (EM), aunque las tallas más comunes oscilan entre 45 y 55 mm. Habita en fondos de arena fina, arena fangosa, y cascajo fangoso, desde la zona inframareal hasta profundidades considerables (300 m). Su distribución geográfica en el Atlántico Nororienteal se extiende desde las costas de Noruega y el Mar Báltico hasta las de Marruecos. También se encuentra en todo el Mediterráneo.

Acanthocardia tuberculata (Linnaeus, 1758)

Moluscos

Cardium tuberculatum, aculeatum Linnaeus, 1758. Syst. Nat. 1: 679
Descripción
Fotografías
Poblaciones georreferenciadas
 
Acanthocardia tuberculata (también conocido por sus sinónimos Cardium tuberculatum y Rudicardium tuberculatum), el "corruco", caracterizado por una concha gruesa, ovalada, con las dos valvas iguales, provista de 19 a 24 costillas prominentes, cada una de ellas con una serie de tubérculos independientes entre ellos. Coloración exterior muy variable, blanco, amarillo claro, beige, con zonas marrón oscuro. Interior de las valvas blanco, sin seno paleal marcado, con unas acanaladuras radiales que no alcanzan al centro de la valva y dan al margen de la concha un aspecto fuertemente crenulado. Alcanza tallas máximas de hasta 90 mm (EM), aunque las más comunes oscilan entre los 50 a 70 mm. Habita en fondos de arena, arena fangosa, y conchilla, desde la zona inframareal hasta los 80 m de profundidad. Su distribución geográfica en el Atlántico Nororiental se extiende desde las costas del Sur de Inglaterra (Canal de la Mancha) hasta las de Marruecos. También se encuentra en todo el Mediterráneo y la zona Norte del Mar Rojo.



Comparte en:


Citar como:

Fernández Ovies, C. L.. \"El berberecho. Los moluscos considerados mariscos\". asturnatura.com [en línea] Num. 742, [consultado el 9/12/2019]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/mariscos/moluscos-berberecho.html> . ISSN 1887-5068
Síguenos en nuestro canal de YouTube