Almejas. Los moluscos considerados mariscos

Bajo la denominación genérica de almeja se agrupa a un conjunto de especies de moluscos bivalvos que gozan de gran aceptación por los consumidores y presentan una gran tradición gastronómica, lo que queda reflejado en la considerable cotización que alcanzan en el mercado.

El hecho de que las almejas se encuentren, desde hace tiempo, entre los mariscos más demandados por los consumidores ha tenido como consecuencia una intensa explotación de los bancos naturales, que ha llevado al agotamiento a algunos de ellos y, también, a un rejuvenecimiento de las poblaciones y, con ello, a una disminución en la talla de los individuos que llegan al mercado. Como respuesta a esta situación, las diferentes Administraciones han regulado las pesquerías de almejas mediante el establecimiento de vedas y tallas mínimas de captura, a la vez que se han iniciado planes de cultivo, tanto en la modalidad extensiva: repoblación de los bancos naturales con semilla obtenida mediante cultivo y que luego se siembra y engorda en condiciones naturales, como en la modalidad intensiva: semilla obtenida mediante cultivo que luego se engorda en el medio natural en densidades elevadas (en sacos, cestos o paniers, etc.) y en condiciones controladas (eliminación de depredadores, etc.).

A parte de su importancia como especies pesqueras, las almejas también juegan un papel importante desde el punto de vista socio-económico, puesto que su pesquería genera un gran número de puestos de trabajo, generalmente femeninos, las mariscadoras, que aunque temporales (sobre todo durante los periodos en que se abre la veda) suponen una fuente importante de riqueza y ocupación para el sector pesquero.

Morfología de las almejas

Las almejas se caracterizan por la posesión de una concha calcárea bivalva, formada por dos piezas iguales, derecha e izquierda, las valvas, en las que se distinguen claramente una parte anterior y otra posterior. En la mitad anterior ambas valvas presentan una pequeña protuberancia, el umbo, donde, por lo general, se conserva la concha larvaria.

Las valvas articulan entre si mediante la charnela, constituida por tres dientecillos en cada valva, los dientes cardinales, de los que el central de ambas y el posterior de la valva derecha son bífidos, así como por un ligamento elástico externo, de color marrón, que facilita la apertura de la concha.

Aunque similares a primera vista, las conchas de las distintas especies muestran algunas diferencias en la forma, ornamentación superficial, coloración, tamaño relativo de los dientes, etc. que ayudan a distinguirlas unas de otras.

La superficie interna de las valvas presenta una serie de marcas o impresiones características que corresponden a las zonas de inserción de ciertas estructuras anatómicas:

  • Impresiones musculares, anterior y posterior. Corresponden a las zonas de inserción de los dos músculos aductores, anterior y posterior.
  • Impresión (línea) paleal. Corresponde a la zona de inserción de los músculos del borde del manto.
  • Seno paleal. Corresponde a la zona curva que deja la inserción de los músculos paleales en la parte posterior de la valva, a nivel de los dos sifones.

Desprendido de las valvas, el cuerpo del animal es blando y consiste en dos pliegues carnosos, los pliegues del manto o lóbulos paleales, unidos dorsalmente desde el extremo anterior al posterior, y que cubren al resto del cuerpo del animal. El espacio que delimitan ambos lóbulos y en el que está contenido el cuerpo constituye la cavidad paleal.

En su parte posterior, los lóbulos paleales se unen y sueldan formando dos prolongaciones tubulares, los sifones, que pueden o no estar unidos uno al otro en toda su longitud, cuya función consiste en conducir el agua al interior de la cavidad paleal (sifón inhalante) y expulsarla nuevamente al exterior, junto con materiales de desecho (sifón exhalante).

Separando los lóbulos paleales se observan en primer lugar las branquias o ctenidios, formadas por 2 pares de láminas filamentosas, situados a ambos lados de la cavidad paleal. Esta cavidad se encuentra dividida por las branquias en dos cámaras: una exterior, o cámara inhalante, donde penetra el agua que pasa a través del sifón inhalante, y otra interior, o cámara exhalante, desde donde el agua, ya filtrada, es expulsada al exterior a través del sifón exhalante.

Las branquias realizan dos funciones: actuar como órgano respiratorio y, simultáneamente, actuar de filtro separador de las partículas en suspensión en el agua que, posteriormente, mediante la acción de dos pares de órganos, los palpos orales, serán conducidas a la boca.

En el margen ventral del cuerpo, un poco desplazado hacia la región anterior, se encuentra un órgano musculoso y contráctil, el pie, mediante el cual el animal se desplaza sobre el fondo o excava en él para enterrarse.

Por último, en los extremos anterior y posterior del cuerpo se encuentran dos estructuras cilíndricas de color blanco, los músculos aductores, anterior y posterior, encargados del cierre de las valvas.

Más información sobre los bivalvos

Recuerda que en este artículo tienes más información sobre la morfología y procesos vitales de los bivalvos.

Clasificación y distribución geográfica de las almejas

En nuestras costas se encuentran 3 especies autóctonas de almejas, más una cuarta, de origen foráneo, que recientemente ha comenzado a ser cultivada en nuestro país, cuyas características distintivas se indican a continuación:


Warning: Missing argument 3 for listado_especies(), called in /web/htdocs/www.asturnatura.com/home/articulos/artplantilla.php on line 134 and defined in /web/htdocs/www.asturnatura.com/home/functions/functionsn.php on line 645

Fatal error: Call to a member function query() on null in /web/htdocs/www.asturnatura.com/home/functions/functionsn.php on line 648