Mariscos de nuestras costas. Introducción

A lo largo de las páginas que siguen, desfilarán los distintos grupos de organismos marinos reunidos bajo la denominación genérica de mariscos, de los que iremos describiendo las especies más apreciadas y consumidas en nuestra región, independientemente de que algunas de ellas sean importadas y, por tanto, no autóctonas de nuestras costas, ofreciendo un resumen de su biología.

Así, la Parte 1 está dedicada a los Crustáceos, la Parte 2 a los Moluscos y la Parte 3 a los Equinodermos. En cada una de ellas se ofrece una visión general del grupo tratado que incluye datos sobre su morfología, la clasificación adoptada, los ciclos vitales, etc., para luego entrar en la descripción más detallada de la biología de cada una de las especies consideradas, incluyendo siempre que ha sido posible datos sobre el estado de su pesquería, vedas, etc...

La Parte 4 describe los procedimientos más comunes de depuración de mariscos y la Parte 5 ofrece una breve explicación del fenómeno de las mareas rojas y un resumen de las intoxicaciones más frecuentes en los consumidores humanos como consecuencia de las mismas.

La Parte 6 consiste en una Bibliografía, en la que se ofrecen referencias a obras generales y artículos especializados, y en la Parte 7 se ofrece un Glosario de los términos utilizados a lo largo de la obra.

Sobre la clasificación de los organismos

Aun cuando el objetivo que persigue este libro es puramente divulgativo se ha considerado conveniente ofrecer unas ideas generales sobre los principios teóricos y los procedimientos prácticos que permiten el establecimiento de una Clasificación de los organismos marinos aquí descritos, puesto que una de las funciones que persigue cualquier clasificación biológica es la de actuar como un sistema de almacenamiento y recuperación de información de gran capacidad: un nombre que identifica una especie proporciona una clave de acceso a la totalidad del conocimiento biológico disponible sobre ese organismo.

En términos generales, una Clasificación, consiste en la división de objetos en clases:

Los objetos agrupados en una clase tienden a parecerse entre sí más que a los objetos excluidos de ella o, dicho de otra manera, tienden a estar más relacionados entre sí que a cualquiera de los objetos excluidos. Hay que tener en cuenta que parecido y relación pueden ser lo mismo, pero no necesariamente.

En Biología existen dos disciplinas, frecuentemente consideradas como una sola, cuyos objetivos son la elaboración de clasificaciones de los seres vivos:

  • Taxonomía: que se ocupa de la teoría y la práctica de describir, nombrar y clasificar los seres vivos. Así, los taxonomistas describen grupos de organismos (taxones).
  • Sistemática: que se ocupa del estudio científico de la diversidad de relaciones existentes entre los diferentes tipos de organismos. Los sistemáticos consideran las tramas de relaciones entre los organismos e interpretan sus orígenes (sus relaciones filogenéticas).

En cualquier caso, las clasificaciones son ordenamientos jerárquicos de grupos en grupos, representando diferentes grados de inclusividad. Es importante resaltar aquí que la identificación de un organismo no es sinónimo de su clasificación, puesto que su identificación tiene lugar en el interior de un esquema clasificatorio preexistente.

En las clasificaciones biológicas, los diferentes niveles (categorías) representados en la jerarquía poseen nombres distintivos, regulados por reglas de nomenclatura.

Prácticamente todos los taxonomistas y sistemáticos utilizan el sistema jerárquico linneano, caracterizado por un sistema nomenclatural en el que la subordinación de los distintos niveles viene expresado por el nombre de la categoría.

La más básica y fundamental de las categorías nomenclaturales o taxones es la especie, que subsecuentemente es incluida en categorías crecientemente inclusivas, tanto obligatorias como optativas (Tabla 1).

Cada uno de estos taxones de diferente nivel jerárquico, pero sobre todo el de la especie, permite acceder a la más o menos voluminosa literatura existente sobre la anatomía, bioquímica, fisiología, ecología, comportamiento, etc. referente a cada organismo.

El término especie es difícil de definir puesto que no es considerado únicamente como una categoría taxonómica, sino también como un concepto biológico y como una unidad de evolución. A efectos prácticos, aunque es discutible, la especie taxonómica o morfoespecie (reconocida sobre bases morfológicas) suele considerarse equivalente a la especie biológica.

Los caracteres utilizados por los taxonomistas en la descripción de las especies pueden referirse a cualquier tipo de información sobre la especie en cualquier fase de su desarrollo: desde el huevo o espermatozoide, fases larvarias y juveniles, a los diferentes estados del adulto. Por lo general, las especies taxonómicas son reconocidas por un pequeño conjunto de caracteres clave o diagnosis que la diferencian claramente de otros taxones.

Categoría Ejemplo Sufijo
PhyllumArthropoda
SubphyllumCrustacea
ClaseMalacostraca
SubclaseEumalacostraca
OrdenDecapoda
SubordenMacrura Reptantia
InfraordenAstacidae
SuperfamiliaNephropoidea-oidea
FamiliaNephropidae-idae
SubfamiliaNephropinae-inae
GéneroHomarus
EspecieHomarus gammarus

Aunque existen nombres vernáculos, o comunes, para la mayoría de las especies más familiares y extendidas, y que presentan su utilidad en la vida corriente, la precisión en la comunicación de la información biológica requiere de nombres inequívocos, únicos e incambiables, aceptados universalmente y que puedan ser citados en un lenguaje comprensible internacionalmente, para el más de 1 millón de especies descritas, tanto vivientes como fósiles, y sus agrupaciones.

Los requerimientos necesarios para nombrar correctamente los taxones zoológicos se encuentran recogidos en el Código Internaciones de Nomenclatura Zoológica, que establece las reglas de nomenclatura a seguir y determina las infracciones que pueden existir y su tratamiento. Las reglas básicas son:

  • Todos los nombres zoológicos deben de ser en Latín o latinizados, o poder ser tratados como Latín si se forman a partir de otros idiomas no latinos.
  • Los nombres de géneros y especies serán escritos de modo distintivo, en itálicas o subrayados.
  • Las especies serán nombradas por un nombre científico, o binomen, formado por la combinación del nombre genérico y el nombre específico. Los nombres específicos solo pueden usarse en combinación con el nombre genérico, si bien tras una primera citación completa, este podrá reducirse a su letra inicial.
  • Los nombres de los autores que realizaron la primera descripción de la especie y la fecha de la publicación original pueden ir a continuación del binomen, pero no son parte de los nombres científicos.
  • La nomenclatura sobre el nivel de Superfamilia no está cubierta por el Código, aun cuando se aplican algunas convenciones: los nombres son plurales latinizados sin sufijos standard y se escriben en mayúsculas.

Así mismo, el Código establece que aunque cada taxón debe tener un solo nombre científico correcto (válido), pueden aplicarsele nombres adicionales (sinónimos), que surgen cuando un taxón ya descrito es renombrado inadvertidamente, o cuando dos o más taxones supuestamente distintos y nombrados separadamente muestran, posteriormente, ser idénticos. El Principio de Prioridad prescribe que el nombre válido es aquel de los disponibles con la fecha de publicación más antigua. El resto de los nombre pasan a ser no válidos y se dice que "entran en sinonimia".

Como ejemplo se puede ver la clasificación del bogavante en la tabla superior. Sinónimos serían Cancer gammarus Linnaeus, 1758; Astacus marinus Fabricius, 1775; Astacus gammarus Pennant, 1777; Homarus marinus Weber, 1795; Astacus europaeus Couch, 1837; Homarus vulgaris H. Milne-Edwards, 1837. Nombre vernáculo: Bogavante (España), Homard (Francia), Lobster (Inglaterra e Irlanda).



Inicio del artículo

inicio
Los mariscos de nuestras costas

Comparte en:


Citar como:

Fernández Ovies, C. L.. \"Mariscos de nuestras costas. Introducción\". asturnatura.com [en línea] Num. 742, [consultado el 23/8/2019]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/mariscos/introduccion.html> . ISSN 1887-5068
Síguenos en nuestro canal de YouTube