Los Foraminíferos (Foraminifera). Fósiles

Los foraminíferos son organismos unicelulares y eucariotas, provistos de concha mineralizada por carbonatos y en algunos casos por sílice u otras sustancias, que pertenecen al reino de los protistas. Aparecieron en el Cámbrico (principios del Paleozoico) y persisten en la actualidad en infinidad de ambientes marinos; poblando desde el litoral hasta los fondos de mares y océanos cálidos y fríos.

Desde el punto de vista paleontológico se suelen dividir en dos grandes grupos. Los macroforaminíferos; que alcanzan tamaños centimétricos y que por lo tanto al poseer una concha relativamente grande, gruesa y pesada, para su tamaño, vivían cerca del lecho marino formando parte del bentos. Los microforaminíferos: cuyas delgadas conchas poseen un tamaño inferior al milímetro, por lo que viven suspendidos en la zona fótica de las aguas marinas formando parte de plancton.

Los macroforaminíferos aparecen a principios del Paleozoico, mientras que los primeros microforaminíferos, que se conocen, aparecen en rocas jurásicas (Mesozoico). Ambos grupos persisten en la actualidad.

Dentro de los macroforaminíferos destacan: los fusulínidos que aparecen en el Silúrico y se expande en el Carbonífero para desaparecer en el Pérmico, los orbitolínidos en el Cretácicico inferior, los alveolínidos del Cretácico superior-Paleógeno y los nummulítidos en el Paleógeno; aunque el género Heterostegina es muy abundante en el Mioceno superior y persiste actualmente en el Mediterráneo, Pacífico e Índico (Heterosteginadepressa).

Dentro de los microforaminíferos cabe destacar por su importancia estratigráfica los globigerínidos, que aparecen en el Jurásico y persisten actualmente.

Los foraminíferos son organismos marinos y mayoritariamente carnívoros, que se alimentan de otros microorganismos que atrapan con pseudópodos generados por la deformación del citoplasma. Estos pseudópodos atraviesan su concha por unas perforaciones que poseen en ella. Muchos de ellos poseen un tamaño considerable (macroforaminíferos) para ser unicelulares, ya que oscilan entre poco menos de 1 cm y los 20 cm, y viven sobre el fondo marino o sobre plantas, desplazándose lentamente mediante los pseudópodos. Mientras que otros viven fijados a distintos elementos del fondo. Los que poseen un tamaño comprendido entre 0.1 mm y 1 mm (microforaminíferos) son planctónicos y herbívoros que se alimentan del fitoplancton. Algunos de ellos viven en simbiosis con organismos fotosintéticos, por lo que se localizan cerca de la superficie o en fondos marinos donde puede llegar la luz. Al poseer concha carbonatada, la presión y la temperatura condicionan su distribución batimétrica. Así, en mares cálidos hay numerosas especies, algunas de las cuales pueden vivir a profundidades próximas a los 3.000 m. Mientras que en los mares fríos, el número de especies es escaso y viven cerca de la superficie de las aguas. Los macroforaminíferos poseen reproducción alternante (sexual y asexual), mientras que los microforaminíferos planctónicos se reproducen sexualmente.

Son excelentes fósiles guía, ya que al ser unicelulares; han evolucionado rápidamente, se pueden localizar infinidad de sus conchas en casi todas las rocas marinas y colonizaron casi todos los ambientes marinos desde principios del Paleozoico. Sirven pues para: datar las rocas, determinar ambientes marinos (temperatura, profundidad, salinidad, paleolatitud, etc.) y conocer el clima reinante en épocas pasadas.

Listado de especies

Cretácico

Orbitolina texana

Orbitolina texana

Orbitolina texana Roemer.

Protista, Rhizaria, Foraminifera
 
Eoceno

Nummulites millecaput

Nummulites millecaput

Nummulites millecaput Boubée, 1832

Protista, Rhizaria, Foraminifera
 
Eoceno

Assilina exponens

Assilina exponens

Assilina exponens (Sowerby, 1840)

Protista, Rhizaria, Foraminifera