Aconitum lamarckii





Descripción


Julio de 2004, subida al Lago del Valle. Esta ranunculácea tiene fama de ser tan tóxica que incluso su veneno puede pasar a través de la piel por llevarla en la mano. Se dice que es la más tóxica de Europa (junto con A. napellus) y he oido la leyenda de que con el jugo de su raiz los antiguos emponzoñaban sus flechas. Un saludo.

Datos de la fotografía

Autor: José Luis Porto Torres

Equipo: Sony TRV25

Fecha de publicación: 06/03/2006

Visitas: 2767

Comentarios: 2

Localización

¿Te gusta la foto?

Especie asociada a la fotografía

Aconitum vulparia subsp. neapolitanumAconitum vulparia subsp. neapolitanum (Ten.) Muñoz Garm. in Anales Jard. Bot. Madrid 41: 212 (1984)
= Aconitum lycoctonum var. neapolitanum Ten., Syll. Pl. Fl. Neapol. 76 (1830)

Planta perenne provista de un rizoma fibroso del que surgen tallos de hasta 2 m, provistos de un indumento de pelos aplicados o patentes. Las hojas son de contorno ovado a reniforme y están palmatipartidas hasta casi la base, formando segmentos de 1 - 8 mm de ancho.

Las flores, zigomorfas, de color amarillo, se reúnen en inflorescencias ...

más información

Datos de Aconitum vulparia subsp. neapolitanum en asturnatura.com

Ficha completa
8 fotografías
18 poblaciones georreferenciadas


Especie tóxica o peligrosa Especie tóxica o peligrosa



Comentarios

Juan Luis Menéndez
07-03-2006
Gracias por la imagen. Solo una pequeña precisión: en el estado actual de las investigaciones, nuestro Aconitum de flores amarillas ha de llamarse A. lycoctonum, el nombre linneano más antiguo. La marabunta de nombres específicos y subespecíficos que se han dado posteriormente a plantas de este grupo en Europa (A. lamarckii entre ellos) responden solo a variaciones en la forma de las hojas que no tienen base genética, o si la tienen está muy bien repartida en toda el área de la especie. Saludos.
Juan Luis Menéndez
07-03-2006
Normalmente las plantas venenosas son las que reúnen mayor cantidad de leyendas especialmente en la llamada "botánica oculta" o "botánica mágica", donde los usos mágicos que se hacían de ellas y las vírtudes que se les atribuían no dejan de sorprenderme cada vez que encuentro algo referente al tema. Sobre esta especie desconozco bastante, pero sobre A. napellus, más conocida quizás en este ambientillo, era usada en fumigaciones para auyentar a los malos espíritus. El último de los doce trabajos de Hércules consistia en doblegar a Cerbero, un perro feroz de tres cabezas que protegía las puertas del infierno; los griegos creían que esta planta nacía directamente de las babas de dicha bestia del averno.
¿Quieres comentar la fotografía?

¿No tienes una cuenta? Regístrate aquí