Armina maculata (3 de 3)





Otras fotografías de la serie para completar detalles

Armina maculata (1 de 3)
Armina maculata (1 de 3)
Comentarios 0
Visitas 1461
Armina maculata (2 de 3)
Armina maculata (2 de 3)
Comentarios 0
Visitas 999


Descripción


Estas fotos que comparto hoy corresponden a dos ejemplares de Armina maculata, una especie de la que aún no tenemos ficha abierta en nuestra web, y que resulta muy llamativa tanto por su inconfundible y contrastado diseño cromático como por el gran tamaño que alcanza.

Los ejemplares de las fotos no los hallé yo, sino que me fueron amablemente cedidos por José Luis González, un extraordinario buceador y fotógrafo submarino (no en vano, fue campeón del mundo de esta disciplina) al que, gracias a nuestro Riki, que me lo presentó hace años, tengo el placer de conocer. Aprovecho para reiterarle mi sincero agradecimiento por el detalle que tuvo al facilitarme estos animales.

Así pues, las fotos que veis no son submarinas sino hechas en el exterior, en recipientes llenos de agua de mar, pero, en cambio, los comentarios que hago más abajo sobre el comportamiento de estos animales se basan en las observaciones que José Luis llevó a cabo durante su inmersión.

Como decía, el tamaño de estos animales es muy considerable, llegando el mayor de los dos ejemplares a superar los 13 centímetros de longitud y los 5 centímetros de anchura en su parte media (cuando la longitud máxima que he leído que se da para la especie es de 12 centímetros).

La forma del cuerpo de estos nudibranquios es más o menos piriforme alargada, más ancha por delante y ahusándose mucho hasta el extremo posterior, que acaba en punta. No obstante, la parte media del animal presenta lados rectos y paralelos. Estos animales son altos, también (es decir: no son en absoluto aplanados).

El color del dorso de estos animales es un naranja bastante intenso con el que contrasta la existencia de gran número de elevaciones o tubérculos de diversos tamaños, de un color blanco puro, de contorno más o menos redondeado, algunos agudos, otros más bien aplanados, dispersos por todo el dorso de forma un tanto anárquica, aunque, si nos fijamos bien, se aprecia cierta disposición en líneas torpemente longitudinales. El resto del cuerpo es anaranjado, pero de un tono más apagado que el del dorso.

Los rinóforos son muy peculiares, ya que están muy adelantados, son cortos (sobre todo para la talla de estos animales), apenas sobresalen desde debajo del extremo delantero del manto y tienen forma de cabezas de cerilla de color grisáceo y con un extraño diseño lamelado en su mitad distal, compuesto por unas entre 13 y 15 laminillas verticales que se van uniendo entre sí y acaban por converger en su ápice. Ambos rinóforos están muy juntos, y por delante de los mismos existe un tubérculo acaballonado con funciones sensoriales, llamado carúncula, que se aprecia con cierto detalle en la imagen inferior de la foto 2, una vista apical de los rinóforos.

Por la cara frontal de los animales, partiendo de los rinóforos hacia abajo, se extiende la aplanada cabeza, que se va ensanchando a cada lado para formar un corto lóbulo.

En los laterales del cuerpo en vista ventral apreciaremos la existencia de una zona plisada compuesta por una gran cantidad de laminillas de color crema bajo los bordes del manto (las lamelas laterales), dispuestas de forma oblicua, en diagonal al eje mayor del cuerpo (imagen inferior derecha de la foto 3). La existencia de estas laminillas es una marca distintiva del género Armina, aunque en esta especie se encuentran ocultas en vista dorsal (en otras especies, como Armina tigrina o Armina neapolitana, las láminas se extienden por toda la cara dorsal del manto). En el tercio anterior del cuerpo, las lamelas laterales son sustituídas por otras laminillas, de color blanco y dispuestas de forma longitudinal, en paralelo al eje mayor del cuerpo, conformando una serie de branquias (se aprecian en la imagen superior de la foto 3, y contrastan claramente, por su color y orientación, con las lamelas laterales oblicuas y de color crema a las que arriba me referí).

En la pared lateral del cuerpo se halla el orificio genital (justo tras las láminas branquiales de color blanco) y el orificio anal (más atrás, a la altura de la parte media de las otras laminillas -las lamelas laterales-).

El pie de estos animales es liso y tenuemente anaranjado. Su borde frontal forma una suerte de escudete que tiene el margen con repliegues, fuertemente crenulado o denticulado, con aspecto almenado (se observa bien en la imagen superior de la foto 2), y que, como las uñas de la pala de una excavadora, les viene muy bien para abrir hueco en la arena o fango y enterrarse en el fondo. En el extremo posterior del pie, en vista ventral, se puede observar claramente una raya más clara, dispuesta en sentido longitudinal en la línea media del cuerpo, que se prolonga hacia adelante desde el extremo posterior del pie hasta un tercio de la longitud total del mismo. Parece ser que esa raya longitudinal, que se observa bien en la imagen inferior izquierda de la foto 3, se corresponde con la glándula pedia.

José Luís González me indicó que encontró a estos ejemplares a más de 29 metros de profundidad, depredando sobre Veretillum cynomorium, que es su presa habitual y con la que guardan un gran parecido (sobre todo cuando los Veretillum repliegan sus pólipos). Gracias a ello, estos nudibranquios se aseguran bastante bien de pasar desapercibidos a sus propios depredadores.

José Luis me comentó, además, que le llamó mucho la atención el ver que había varios Veretillum cynomorium tumbados sobre el suelo, desenclavados del fondo arenoso/fangoso en el que siempre se les halla erguidos. Barruntaba que podrían haberse desenclavado ellos mismos del fondo voluntariamente, como mecanismo de defensa al sentir a los Armina maculata sobre ellos con aviesas intenciones, para dejarse arrastrar por la corriente y alejarse así rápidamente de dichos depredadores. Ignoro si la teoría es correcta, pero no me parece en absoluto descabellada y me adhiero decididamente a esa posible explicación, a falta de otra que me convenza más. Por eso la menciono aquí.

Por cierto: me he dado cuenta de que la ubicación que aparece en el mapa es incorrecta, ya que el hallazgo se produjo mucho más al sureste de la Isla Sur de Cíes, muy lejos de la costa.

Espero que os hayan parecido tan interesantes como a mí estos animales.

Un saludo.

Hábitat:
Submarino, sobre fondo arenoso/fangoso
Abundancia:
2 ejemplares
Fenología:
adultos
Recolector:
José Luis González
Determinador:
Marcos Fernández Iglesias

Datos de la fotografía

Autor: Marcos Fernández Iglesias

Equipo: Canon Powershot A 520 // Olympus TG3

Fecha de realización: 02/09/2015

Fecha de publicación: 28/11/2017

Visitas: 1034

Comentarios: 3

Localización

Localización: España, PONTEVEDRA, Vigo, CANIDO, Al este de la playa de la Isla Sur o de San Martiño (Islas Cíes) (42.20126,-8.89577)

¿Te gusta la foto?

Especie asociada a la fotografía

Armina maculata Rafinesque, 1814

Moluscos

Armina maculata Rafinesque, 1814. récis des découvertes et travaux somiologiques de Mr. C.S. Rafinesque-Schmaltz entre 1800 et 1814; ou choix raisonné de ses principales découvertes en zoologie et en botanique, pour servir dintroduction à ses ouvrages futurs. Palerme. 1-55. page(s): 30
Descripción
Fotografías
Poblaciones georreferenciadas
 


Comentarios

¡Un documento interesantísimo, Marcos! No conocía nada de esta interesantísima especie y he disfrutado mucho leyéndolo. ¡Fuerte abrazo!
Muchísimas gracias por tu comentario, Fernando. Me sonrojas. Me sabe a gloria viniendo de ti, un AUTÉNTICO MAESTRO, pero me sonrojas. Sobre todo por lo inmerecido de tus elogios en este caso.

Los bichos de las fotos, por supuesto, se los merecen todos, que son preciosos y sorprendentes; José Luis González, también se merece todos tus elogios, tanto por su generosidad como por su buen ojo como descubridor de estos ejemplares, así como atento observador de sus hábitos y circunstancias, de los que he transcrito cuanto me acuerdo que me contó. Pero yo...

Mi único mérito en este caso es daros a conocer esta especie con unas fotos (bastante mejorables) de estos dos magníficos ejemplares -rubor me da pensando en las fotos que le haría José Luís bajo el agua o en las que podríais haberles hecho cualquiera de vosotros de haberlos tenido a mano como los tuve yo- y con unos comentarios recopilados de aquí y de allí, y de las experiencias con estos animales que otros han tenido por mí (o sea: nada que no puedas hacer leyendo algún libro o curioseando en internet, supongo).

Así que -créeme que te lo digo sin falsa modestia, Fernando, pues ya ves que razones para ello me sobran-, especialmente en esta ocasión me parecen inmerecidos tus elogios dirigidos a mi intervención (aunque me siguen encantando, ojito ;D), por eso los doy por hechos tanto a los dos magníficos ejemplares de las fotos como a su generoso descubridor. Y todos en paz.

¡Un fuerte abrazo, amigo mío!.
Sólo una cosa más (aún a riesgo de petar la web y de que Juan Luís me extradite a Laponia): yo también disfruté muchísimo con esta especie. Es, de verdad, ESPECTACULAR. ¡Y ya callo! :D
¿Quieres comentar la fotografía?

¿No tienes una cuenta? Regístrate aquí