Anapagurus hyndmanni (1 de 3)





Otras fotografías de la serie para completar detalles

Anapagurus hyndmanni (2 de 3)
Anapagurus hyndmanni (2 de 3)
Comentarios 0
Visitas 33
Anapagurus hyndmanni (3 de 3)
Anapagurus hyndmanni (3 de 3)
Comentarios 0
Visitas 31


Descripción


Las fotos que acompañan a este texto corresponden a un ejemplar hembra de esta especie de pequeño cangrejo ermitaño, de la cual aún no teníamos imagen alguna en nuestra web.

Como rasgos diagnósticos más importantes a tener en cuenta para identificar a esta especie destaco los siguientes: de un tamaño medio de los animales de en torno a 2,5-3 centímetros de largo total, su caparazón, con forma acorazonada, es tan largo como ancho y acaba por delante en un rostro redondeado que se ve ligeramente superado en las esquinas por dos proyecciones laterales, en cada una de las cuales hay unas pequeñas espinas dirigidas hacia adelante.

Otro rasgo a tener muy en cuenta es el aspecto de las escamas oftálmicas, situadas entre los pedúnculos oculares, que son estrechamente triangulares y que en esta especie rematan distalmente en una aguda espina, larga y submarginal, que se aprecia bien en la foto 3. Los pedúnculos oculares miden aproximadamente tres quintas partes de la longitud del caparazón, y acaban en una córnea ligeramente dilatada y profusamente pigmentada, como se puede ver en la misma foto 3. La placa existente entre las bases de los pedúnculos oculares carece de espinas.

Los pedúnculos antenulares exceden el margen distal de las córneas en dos veces o algo más de dos veces la longitud del penúltimo segmento. Por su parte, el último segmento antenular es aproximadamente el doble de largo que el referido penúltimo segmento, y posee filas dorsolaterales y dorsomediales de sedas de diverso tamaño, incluyendo alguna más larga en posición distal. Los márgenes ventrales del último y penúltimo segmentos cuentan con mechones de sedas muy largas.

Los pedúnculos antenales sobrepasan claramente el margen distal de las córneas. Los acículos de las antenas terminan en una espina corta, aproximadamente alcanzando, también, el margen distal de las córneas.

Pero, sin duda, uno de los rasgos diagnósticos más característicos de esta especie es el aspecto de la quela (o pinza) derecha, ya que, como se puede apreciar claramente en la imagen superior de la foto 2, es muy ancha, de silueta casi redondeada (especialmente en el caso de las hembras, como la que se ilustra en estas fotos, ya que en los machos su anchura es más moderada), y posee unos dedos curvados ventralmente, aunque más fuertemente en los machos maduros. El dáctilo acaba a la misma altura que el propodio, y es de sección triangular. Pero si de esta quela hay un aspecto que nos llame más la atención (aparte de su silueta ancha y redondeada), es la evidente presencia de crestas espinosas muy fuertes a ambos lados, de suerte que le dan a los bordes el aspecto indiscutiblemente aserrado que se puede apreciar en la imagen superior de la foto 2, ya referida, y que a mí, personalmente, (y os ruego que disculpéis esta licencia tan poco científica) me recuerda el borde crenulado de una empanadilla. Toda la superficie de la quela está dotada de muy pequeñas espínulas, que le dan una apariencia finamente granulosa, mientras que en la superficie ventral abundan los largos mechones de sedas. El carpo de este quelípedo equivale a unos dos tercios de la longitud de la quela o pinza (propodio más dáctilo), y también posee crestas espinosas. Por su parte, el carpo excede al mero en aproximadamente un tercio de su propia longitud. Las coxas de los quelípedos cuentan con una espina distal ventrolateral corta.

En cuanto al dáctilo del quelípedo izquierdo, cuenta con cierto número de espínulas en la superficie dorsal, así como con numerosos mechones de pelos moderadamente largos. Los márgenes dorsomedial y dorsolateral del carpo poseen cada uno 2 o 3 espinas fuertes y espaciadas en la mitad distal.

Los pereiópodos, o patas ambulatorias, tienen dáctilos que suponen entre una cuarta y una quinta parte de su longitud total, y poseen mechones de sedas cortas y rígidas, así como un manifiesto surco longitudinal, de diferente anchura dependiendo del pereiópodo de que se trate, y que puede observarse en las fotos 1 y 2 (imagen superior). Su carpo equivale a unos dos tercios de la longitud del mero y está dotado, también, de filas de mechones de sedas dorsales cortas y unas pocas espinas cortas, a su vez.

El esternito torácico puede apreciarse en la imagen inferior de la foto 2, y es bastante ancho. En el borde delantero de su extremo anterior hay abundante y larga pilosidad dispuesta radialmente. Como se puede ver en la imagen referida, en la parte central posterior del extremo anterior del esternito hay una suerte de hendidura de forma cuadrada. La parte posterior del esternito torácico es ancha, pero también bastante larga, poseyendo dos expansiones laterales con aspecto ganchudo. El centro de dicha parte posterior del esternito torácico presenta un suave surco medio en sentido longitudinal, dándole un aspecto un tanto bilobulado.

El lóbulo protopodial distal del urópodo derecho es igual a la longitud del endopodo. Por su parte, el telson cuenta con lóbulos posteriores asimétricos y separados por una hendidura ancha y poco profunda (lo que distingue bien a esta especie de la especie próxima, Anapagurus laevis, en la que dicha hendidura distal del telson es muy estrecha). Además, en los márgenes distales de cada uno de los lóbulos del telson hay 4 espinas cortas, mientras que sus márgenes laterales carecen de espinas, pero están dotados de mechones de sedas.

En el color del caparazón de Anapagurus hyndmanni predominan los tonos rojizos y anaranjados, los quelípedos y pereiópodos cuentan con manchas de color naranja y bandas castañas transversales, y los flagelos antenales con bandas castañas oscuras y algunos puntos blancos. Finalmente, los huevos de esta especie son de un distintivo color verde oliva oscuro.

Encontré a este ejemplar, junto con otros dos, el 23 de abril de 2016, habitando en fondo fangoso a unos 20 metros de profundidad, a la altura de la boya SALGUEIRÓN, en la zona noroeste de la Ría de Vigo.

Espero no haberos aburrido en exceso.

Un saludo.

Hábitat:
Fondos submarinos blandos
Abundancia:
3 ejemplares
Fenología:
Hembra ovígera
Recolector:
Marcos Fernández Iglesias
Determinador:
Marcos Fernández Iglesias

Datos de la fotografía

Autor: Marcos Fernández Iglesias

Equipo: Olympus TG3

Fecha de realización: 23/04/2016

Fecha de publicación: 28/12/2020

Visitas: 141

Comentarios: 0

Especie asociada a la fotografía

Anapagurus hyndmanni (Bell, 1845)

Artrópodos

Imagen de Anapagurus hyndmanniAnapagurus hyndmanni (Bell, 1845). A history of the British Stalk-eyed Crustacea. pg. 182

 

Localización

Localización: España, PONTEVEDRA, Cangas, CANGAS, Inmediaciones de la boya Salgueirón. Ría de Vigo. (42.24229,-8.77805)



Comentarios

Nadie ha comentado esta fotografía todavía.

¿Quieres comentar la fotografía?

¿No tienes una cuenta? Regístrate aquí