Viperidae Oppel, 1811


Clasificación

Reino Animalia
Filum Chordata
Subfilum Vertebrata
Infrafilum Gnathostomata
Clase Reptilia
Subclase Diapsida
Orden Squamata
Infraorden Serpentes


Fotografías de Viperidae

En las galerías de fotografías puedes ver las siguientes fotografías de Viperidae entre otras.

Descripción

Los vipéridos son una familia de serpientes provistas de venenos muy activos que comprende las víboras del Viejo Mundo y los crótalos, principalmente americanos. Poseen el aparato inoculador más evolucionado de todas las serpientes, con largos colmillos huecos que actúan como agujas hipodérmicas.

La mayoría de las especies son extremadamente venenosas; su veneno tienen una acción principalmente hemolítica. Los colmillos inoculadores son de tipo solenoglifos, es decir, huecos y con un canal interior que se ha desarrollado a partir del ahondamiento progresivo del surco existente en otras familias hasta que se han fundido los márgenes de éste. Los colmillos pueden erguirse cuando la serpiente abre la boca para atacar, y se pliegan de nuevo contra el el techo bucal cuando cierra la boca; ello permite que sean muy largos, alcanzando hasta los 5 cm en la víbora del Gabón (Bitis gabonica).

La mayoría de los vipéridos son ovovivíparos y el hallazgo de embriones avanzados dentro de hembras de víboras y serpientes de cascabel puede haber originado la leyenda de que estos reptiles esconden a sus crías tragándoselas cuando se sienten amenazadas.

El veneno

La capacidad de una serpiente para ser venenosa está íntimamente relacionada con la actividad de su veneno. Mucho depende del estado de salud del espécimen así como de otros factores como época del año, irritabilidad de la serpiente, sitio de la mordedura, la especie misma, si la mordedura es una mordedura seca, etc., lo mismo que el estado de salud de la víctima (humana o no), la edad y en ocasiones si una persona ha sido mordida en repetidas ocasiones ya que se desarrolla una especie de inmunidad adquirida.

Los venenos no son tipos puros, sino una combinación de ambos. El término hemolítico para aquellos tipos de venenos cuyo blanco principal es el tejido hematopoyético es un término corto porque la sangre es sólo uno de tantos tejidos blanco que los venenos de las víboras atacan. De esta manera mejor sería llamarlo veneno destructor de tejidos, lo cual abarca un espectro más amplio de acción de esta mezcla proteínica.

Sin embargo, hay especies de serpientes que poseen una combinación más equilibrada de venenos destructor de tejidos y neurotóxico (propio de los Elapidae). Por ejemplo, El dolor instantáneo (diferenciado del dolor subsecuente resultante de la hinchazón, o de las incisiones, torniquete, u otros tratamientos) es mencionado en casi todos los registros de mordeduras de las serpientes de cascabel, de veneno destructor de tejidos principalmente. El dolor constituye el mejor síntoma de confirmación de la presencia de veneno en la mordedura, justificando el tratamiento, no obstante no es un síntoma invariable, pues ha habido algunos casos donde este no se ha presentado, como en la mordedura por Crotalus scutulatus o Crotalus durissus, cuyo veneno tiene una forma de acción diferente al de otras víboras de fosetas como Bothrops asper.

Incluso se ha visto que el veneno de la cascabel Mojave (Crotalus scutulatus salvini) afecta los sistemas cardiovascular, la sangre, tejidos musculares, tejidos epiteliales, sistema respiratorio y nervioso central. La mayoría de estos venenos causan cambios relativamente menores en la transmisión neuromuscular en comparación con las serpientes de coral. El envenenamiento por Crotalus scutulatus produce parálisis respiratoria que puede ocasionar la muerte, lo cual la hace clínicamente importante debido a que su veneno causa en ocasiones, a diferencia de las demás cascabeles, efectos neurotóxicos retardados; la sintomatología puede tardar hasta 12 horas en presentarse ya que no están acompañados por los daños usuales de tejidos, usados para estimar la toxicidad en las mordeduras de vipéridos.

El veneno de las serpientes de cascabel Crotalus durissus terrificus y Crotalus sulcatus scutulatus también contiene dos subunidades neurotóxicas, crotoxina y toxina Mojave respectivamente, mientras que una toxina homóloga ha sido aislada de otras cascabeles tales como Crotalus viridis concolor. La actividad de la proteasa en los adultos de C. s. scutulatus es bastante baja, lo que explica hasta cierto punto la ausencia de efectos locales que sí hay en otros vipéridos.

Subfamilia Viperinae

De las tres subfamilias que existen, Azemiopinae, Crotalinae y Viperinae, sólo la última aparece en la Península Ibérica, y es la que incluye las especies del género Vipera, las víboras, unico representante en Europa occidental de la subfamilia, que cuenta además con otros siete géneros repartidos por Eurasia y África. Las víboras carecen de fosetas termosensoriales en la cabeza (características de los crótalos), y tampoco presentan rastro de proceso coanal en los palatinos ni proceso posteromedial en los prefrontales.

 


Lista de especies

Dispone de información de 2 especies.

 

 

Más información

 
 


Autor / citar como:

Menéndez Valderrey, J. L. Viperidae (Chordata). Asturnatura.com [en línea]. Consultado el: 18/06/2019.
Disponible en <https://www.asturnatura.com/familia/viperidae.html>. ISSN 1887-5068.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de asturnaturaDB®, así como de las descripciones que contiene, la transmisión de las mismas por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización previa y por escrito de los autores de asturnatura.com. Las fotografías son propiedad de sus autores.
Síguenos en nuestro canal de YouTube