Niveles de organización del cuerpo humano



Para facilitar el estudio de un organismo tan complejo como el ser humano analizamos la materia viva desde lo más sencillo hasta lo más complejo, pero es necesario que lo consideremos como un todo formado a partir de otras partículas más sencillas que se unen para formar otras más complejas.

Pueden distinguirse varios niveles de complejidad o de organización del cuerpo humano.

El cuerpo humano presenta varios niveles de complejidad estructural, el más sencillo es el nivel químico. En este nivel, los átomos, minúsculas unidades de materia, se combinan para formar moléculas como agua, azúcar y proteínas. A los átomos que forman parte de la materia viva se les denomina bioelementos. Los principales bioelementos que forman parte de la composición del ser humano son el oxígeno, el carbono, el hidrógeno, el nitrógeno, entre otros. De la misma manera, las moléculas que constituyen los seres vivos son las biomoléculas (ver bioelementos y moléculas inorgánicas), las cuales pueden ser inorgáncias, como la sales minerales o el agua, u orgánicas, como las proteínas y los lípidos. Las moléculas se asocian de formas determinadas para formar células microscópicas, las unidades más pequeñas de los seres vivos; y ya estamos en el nivel celular. Todas las células desempeñan funciones similares comunes, pero además cada tipo de célula tiene una función específica, y varía en tamaño y forma en relación a sus vecinas, de acuerdo con su ubicación en el cuerpo.

Los seres vivos más sencillos se componen de una única célula, pero la escala estructural de los organismos complejos, como los árboles o los seres humanos, ha avanzado hasta el nivel tisular. Los tejidos son grupos de células similares con una función común. En el cuerpo humano hay cuatro tipos tisulares básicos (epitelial, conectivo, muscular y nervioso) que desempeñan una función definida y diferente en el cuerpo.

Niveles de organización del cuerpo humano

Un órgano es una estructura compuesta de dos o más tipos de tejido que desempeña una función específica en el cuerpo; en este nivel orgánico ya son posibles algunas funciones extremadamente complejas. Por ejemplo: el intestino delgado, que realiza la digestión y absorbe los alimentos, se compone de los cuatro tipos de tejidos. Un sistema orgánico, nivel de aparato, es un grupo de órganos que funciona de forma conjunta para alcanzar un objetivo común. Por ejemplo, el aparato digestivo incluye el esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, por nombrar algunos de sus órganos, cada uno de los cuales desempeña su propia función. Mediante la colaboración, todos ellos mantienen los alimentos en movimiento en el aparato digestivo, de forma que se descompongan correctamente y se absorban en la sangre, proporcionando la energía que necesitan las células de todo el cuerpo.

En total, nuestro cuerpo u organismo, el nivel más elevado de organización estructural, se compone de once sistemas, que en mayor o menos detalle veremos a lo largo del cuerpo.



Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J. L.. \"Niveles de organización del cuerpo humano\". asturnatura.com [en línea] Num. 705, [consultado el 9/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/cuerpo-humano/niveles-de-organizacion.html> . ISSN 1887-5068