Taliáceos y Larváceos



Al contrario de las ascidias, estos otros dos grupo de tunicados se han especializado en la vida libre, formando parte del plancton. Son transparentes, con una túnica más o menos gruesa y un conjuntivo gelatinoso; son también filtradores y sus sifones, además de para la alimentación, se usan como propulsores a chorro para producir el desplazamiento.

Los taliáceos

Este grupo de tunicados tan sólo incluye 6 géneros pero sus especies se encuentran mundialmente distribuidas, especialmente en aguas tropicales y semitropicales. Tienen ciclos de vida bastante complejos y al menos un estadio del mismo es colonial. En este se incluyen los pirosomas, las salpas y los doliólidos.

Los pirosomas son especies coloniales que emiten bioluminiscencia al ser molestados. Sus colonias tienen forma cilíndrica, con uno de los extremos cerrados y el otro abierto. La pared de la colonia está ocupada por zooides orientados con el sifón bucal al exterior y el atrial al interior del cilíndro; de esta forma crean un potente chorro propulsor de salida por el orificio que tiene la colonia. La colonia crece asexualmente por la agregación de nuevos zooides originados como yemas en la región cardiaca de otros zooides. Durante la reproducción sexual, en la que se produce la fecundación del único huevo de un zooide, se origina un oozoide rudimentario llamado ciatozooide que por gemación origina cuatro blastozoides, los cuatro primeros miembros de la colonia; el oozoide inicial degenera pronto, pero su sifón atrial premanece durante la vida de la colonia como el orificio de salida de agua de la colonia. El tamaño es muy variado, entre los pocos centímetros de Pyrosoma atlanticum y los varios metros de P. spinosum.

En las salpas y los doliólidos se producen agregados de zooides sexuales en el interior de sus colonias asexuales. Estas colonias, generalmente con forma de cadena, están formadas por zooides con forma de barril, especialmente en los doliólidos. Su cuerpo presenta bandas de musculatura circular bastante características con forma de anillo que son completos en los doliólidos e incompletos en las salpas; la función de estos músculos es colaborar a crear corrientes de agua con la suficiente potencia para que al salir por el sifón atrial el animal se pueda desplazar; los doliólidos conservan la corriente ciliar para la alimentación, pero las salpas carecen de estos cilios y se sirven de la corriente creada por los músculos para ello. El mecanismo de alimentación es idéntico al visto para las ascidias. La reproducción asexual es bastante compleja; las yemas que se producen en las regiones cardiacas de los oozoides forman estolones (más largos en las salpas); en este estolón se originan más yemas que forman colonias de blastozoides.

  • doliólido
    En los doliólidos (fotografía derecha) yemas rudimentarias migran por el estolón a un apéndice dorsal llamado espuela, donde se diferencian en tres tipos diferentes de zooides. Los trofozoides, con la zona bucal ampliada, son los responsables de la alimentación de la colonia; los forozoides son los zooides locomotores y tienen una espuela superior sobre los que se desarrollan los gonozoides, que son los miembros reproductores de la colonia. Una vez formados, cada individuo se libera de la colonia y pasa a tener vida libre. Los gonozoides producen los óvulos y espermatozoides, que originan una larva renacuajo que se desarrolla en un zooide que cierra el ciclo.

  • En las salpas el estolón es largo y puede llegar a medir varios metros de longitud. Los blastozoides crecen en el mismo desde yemas, pero separados en grupos por numerosos puntos de desprendimiento, por lo que aparecen dispuestos en agredados independientes que se van desprendiendo del estolón progresivamente. La reproducción sexual tiene lugar dentro del blastozoide, donde el único huevo se desarrolla tras la fecundación en una especie de bolsa placentaria donde hay riego sanguíneo del progenitor; los juveniles crecen en el interior del progenitor hasta que son expulsados al exterior.

Los larváceos

Los larváceos o apendicularias son un pequeño grupo de 70 especies planctónicas de pequeño tamaño, todos menores de medio centímetro. Son organismos transparentes que se encuentran en grandes concentraciones en capas superficiales del mar. Su morfología es similar a la de una larva renacuajo de ascidia doblada en ángulo recto o con la típica forma de U de este grupo; tienen dos hendiduras branquiales, la boca en posición anterior y el intestino se abre en la parte ventral (ver fotografías inferiores).

Larváceo

Larváceo. Cabeza

La principal caracterítica de estos animales es que no tienen túnica, sino que el epitelio superficial (epitelio oicoplástico) segrega una sustancia gelatinosa que puede envolver completamente el animal formando una especie de casa que es renovada varias veces al día. La familia más conocida es la Oikopleuridae; en ella el animal entero se encuentra en el interior de la capa gelatinosa, que tiene varios orificios de entrada y salida de agua. Las corrientes son creadas por la cola del animal y así el agua entra dentro de la casa y sale de ella; las zonas de entrada son unas mallas que evitan el paso de partículas grandes al interior. Dentro de la casa el animal filtra el agua una segunda vez por dos filtros todavía más finos y pasa a la boca donde el alimento queda recogido por el moco producido por el endostilo.

Su reproducción es más simple que la del grupo anterior, ya que sólo tienen reproducción sexual que origina una larva nadadora que no se fija al fondo.





Inicio del artículo

inicio
Los tunicados. Las ascidias

Capítulo siguiente

articulo posterior
Ascidias. Clasificación

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L. . \"Taliáceos y Larváceos\". asturnatura.com [en línea] Num. 120, [consultado el 9/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/tunicados/tallarv.php> . ISSN 1887-5068