Trilobites. Ontogenia y desarrollo






Temario de Geología

Artículo: Los trilobites

Capítulo anterior: Clasificación de los trilobites
Capítulo posterior: Trilobites. Origen y evolución


Como la mayor parte de los artrópodos actuales se cree que los trilobites presentaban una reproducción sexual ovípara. Tras la fecundación se producían una serie de huevos que se cree que, en algunos casos, eran incubados durante un tiempo en una especie de bolsa incubadora que algunos ejemplares tenían en la región anterior (en el campo preglabelar). Esta bolsa ha servido para creer que estas especies presentaban cierto dimorfismo sexual, ya que sólo se encuentran en algunos ejemplares. Muchos artrópodos actuales incuban los huevos y algunos también disponen de estas bolsas incubadoras, como los branquiópodos (ver características) o pulgas de agua y los ostrácodos (ver características) , pero no en una posición tan anterior como ocurre en los trilobites. La posición de esta bolsa incubadora está en todos los grupos íntimamente relacionada con la situación de las aperturas genitales, por lo que es posible que éstas tuvieran su apertura en la región ventral torácica anterior; el hecho de que estas bolsas sólo aparezcan en especies con hipostoma flotante podría ayudar a confirmar esta hipótesis.


Bolsa incubadora, esquema
Bolsa incubadora
Esquema y fotografía de una bolsa incubadora

Otros trilobites muestran un dimorfismo sexual que se manifiesta por un desarrollo diferente de determinados segmentos torácicos, habiéndose sugerido que podrían servir para el acomodo de la puesta durante un espacio de tiempo más o menos largo

Las especies con las otras formas de hipostoma carecen de bolsas y posiblemente la incubación, en caso de producirse, se realizaría en la zona ventral entre los apéndices, como así es posible que lo atestiguen algunas marcas ovoidales en sus icnofósiles que se han interpretado como las impresiones de los huevos.

Es imposible conocer la embriología de los trilobites ya que esas fases carecerían de elementos esqueléticos lo suficientemente duros para fosilizar y permanecer. Debido a esto, lo que se conoce de la ontogenia o desarrollo es gracias a las fases portadoras de exoesqueleto. Como comentamos anteriormente, al ser artrópodos y tener esqueleto externo, se veían obligados a realizar mudas para aumentar su tamaño, cambiando el esqueleto por otro más grande y deshaciéndose del viejo inservible, exuvio. Un trilobites realizaba varias mudas a lo largo de su vida, por lo que es más fácil encontrar un fósil de mudas o exuvios que del cuerpo entero del trilobites, al igual que ocurre con las huellas y los esqueletos de dinosaurio. Gracias a estas mudas se conoce relativamente bien el desarrollo u ontogenia de los mismos.

Así, se han identificado tres periodos por los que atraviesan los trilobites en su desarrollo:

  • Protaspis: se trata de un estadio larvario y el primero calcíficado que origina el desarrollo del embrión. Tiene forma bastante simple y carece de segmentos torácicos. Es posible diferenciar dos tipos de protraspis: la anaprotaspis presenta la región cefálica (protocéfalon) indiferenciada de la postcefálica (protopigidio); la aparición de una costilla transversal hace posible la separación de estas regiones y así se pasa a una larva metaprotaspis.

  • Meraspis: este estadio larvario se caracteriza por la continua adición de segmentos torácicos al cuerpo y comienza con la primera aparición de la articulación entre el protocéfalon y el protopigidio, que se llamarán de transición (ya sea el pigidio o céfalon de transición). La apación de segmentos se realiza en la parte anterior de este pigidio, y el número de segmentos nos indicará el estadio de meraspis en que se haya el trilobites. Los segmentos nuevos aparecen tras una muda y suelen hacerlo en número de 1 o 2 por cada una de ellas.
  • Holaspis: en este estadío (las primeras fases son holaspis juveniles), el crecimiento o mudas no lleva implícito un aumento del número de segmentos, sino tan sólo un aumento de tamaño.

Estos diferentes tipos de estadios tienen una gran importancia ya que ayudan a la clasificación de las diferentes especies de trilobites. En la figura inferior aparecen las principales protaspis de los diferentes órdenes de trilobites.

Estadios del desarrollo de los trilobites


Todos los esquemas © S. M. Gon III



Comparte en: