Clasificación de los trilobites



Atendiendo a los caracteres morfológicos que hemos visto en el capítulo anterior es posible clasificar a los trilobites en los siguientes 8 órdenes:


1. Ord. Agnostida

Se trata de pequeños trilobites de unos pocos milímetros de longitud con el céfalon y el pigidio similares en forma y tamaño. Vivieron entre principios del Cámbrico y finales del Ordovícico y posiblemente se tratase de un grupo de especies planctónicas.

El céfalon tiene el borde con forma parabólica, con la máxima anchura anterior al ángulo genal; carecen de suturas faciales a excepción de unos pocos géneros de eodíscidos que tienen suturas propáricas. La glabela es más ancha en la base, fusiforme y con segmentación variable. Muchas especies carecen de ojos. El hipostoma es flotante y la placa rostral no existe o no está calcificada.

El tórax está formado por 2 segmentos (suborden Agnostina) o 3 (suborden Eodiscina). El lóbulo central es generalmente ancho y corto.

El pigidio tiene morfología isopigia, con su margen casi alcanzando el margen cefálico.

Se divide en dos subórdenes, Agnostina y Eodiscina.

2. Ord. Redlichiida

Acadoparadoxides
Acadoparadoxides briareus, Museo Marítimo de Luanco (Asturias); © Juan Luis Menéndez.
Son trilobites primitivos que vivieron entre principios y finales del Cámbrico que se caracterizan por numerosos segmentos torácicos de extremos espinosos.

El céfalon es grande y semicircular, con una larga glabela bien segmentada y en ocasiones engrosada en la zona anterior. Suelen presentar espinas genales largas y fuertes que se proyectan a veces por el borde cefálico. Los ojos son semilunares y el lóbulo palpebral presenta costillas abombadas hacia el borde anterior de la glabela. El hipostoma es generalmente conectado y la placa rostral ancha.

El tórax suele tener más de 60 segmentos, con las pleuras espinosas y suele estar dividido en protórax y opistotórax.

El pigidio es muy pequeño (micropigio), de tan sólo uno o dos segmentos.

Se divide en dos subórdenes, Olenellina y Redlichiina.

Andalusiana
Andalusiana, Museo Marítimo de Luanco (Asturias).

3. Ord. Corynexochida

Paralejurus
Fotografía: Paralejurus, Museo Marítimo de Luanco (Asturias).
Se trata de un grupo de trilobites que vivieron entre principios del Cámbrico y mediados del Devónico. El céfalon muestra una glabela alargada y suturas opistoparianas. Las costillas posteriores de la glabela se dirigen hacia la parte posterior y tienen forma aguda y las anteriores a la parte anterior de forma más acusada cuanto más anteriores sean. El hipostoma es conectado o desplazado. Ojos grandes.

El tórax está formado po 7 u 8 segmentos generalmente, aunque en algunos grupos pueden tener entre 2 y 12 o más. Los bordes suelen ser espinosos.

El pigidio es grande, isopigio o subisopigio, a veces también con espinas en los bordes.

Se divide en tres subórdenes, Corynexochina, Illaenina y Leiostegiina.

4. Ord. Phacopida

Odontochile
Fotografía: Odontochile, Museo Marítimo de Luanco (Asturias); © Juan Luis Menéndez.
Se trata de un gran grupo bastante diversificado que vivió entre principios del Ordovícico y finales del Devónico. Sus tres subórdenes, Phacopina, Cheirurina y Calymenina presentan una ontogenia bastante semejante.

El céfalon presenta suturas proparianas (Phacopina and Cheirurina) o gonatoparianas (Calymenina), el campo preglabelar pequeño o ausente y 4 pares de costillas en la glabela. Los ojos, si los presentan, son esquizocroales en los Phacopina y holocroales en los otros dos subórdenes. El hipostoma es conectado o desplazado (sólo en algunos Phacopina), y la placa rostral puede estar ausente.

El tórax tiene entre 8 y 19 segmentos, a veces con costillas bastante marcadas. El lóbulo axial suele ser bastante ancho generalmente.

El pigidio es micropigio por lo general pero puede ser subisopigio en algunos grupos, lobulado, espinoso, de forma triangular o redondeada.

5. Ord. Asaphida

Posiblemente el más grande y diverso de todos los grupos de trilobites, el O. Asaphida engloba aproximadamente el 20% de todas las especies. Sus familias, de gran diversidad morfológica, se agrupan en este orden por compartir una ontogenia similar marcada por la presencia de una larva carente de segmentos torácicos bastante especializada con el pliegue enrollado y conocida como protaspide asafoide. Vivieron entre mediados - finales del Cámbrico y finales del Ordovícico o principios del Silúrico.

El céfalon muestra un alto grado de desaparición de caracteres o "alisado", por lo que las costillas de la glabela no suelen ser visibles. Los ojos suelen ser grandes aunque hay formas que carecen de ellos de forma secundaria. El pliegue cefálico es por lo general ancho y con una especie de costillas aterrazadas. La librigena se encuentra separada por una sutura media ventral, y la sutura facial anterior a menudo tiene una curvatura adaxial para unirse en la parte anterior de la glabela; las suturas son opistoparianas. Hipostoma conectado o desplazado, y en las más primitivas es flotante.

El tórax tiene entre 5 y 12 segmentos, aunque unos pocos tienen 2 o 3 (unos pocos Trinucleioidea), más de 13 (algunos Anomocaroidea) o más de 30 (algunos Trinucleioidea).

El pigidio es grande, subisopigio a macropigio, con un pliegue amplio.

Todas las superfamilias del orden se agrupan en un único suborden Asaphina, y ellas son Anomocaroidea, Asaphoidea, Dikelokephaloidea, Remopleuridoidea, Cyclopygoidea y Trinucleioidea.

6. Ord. Proetida

Este grupo de pequeños trilobites que vivió entre el Ordovícico y el Pérmico hasta 1975 se consideraron dentro del Orden Ptychopariida del cual se separaron al descubrir entre ambos diferencias en su desarrollo. Fueron los últimos trilobites.

El céfalon presenta suturas opistoparianas. La glabela es grande y está bien definida, es más estrecha en la parte anterior y presenta por lo general 4 pares de costillas siendo el posterior el más largo y profundo. Los ojos son holocroales cuando están presentes, grandes y convexos. La placa rostral es estrecha y el hipostoma flotante en la mayoría de las especies y con numerosos tubérculos aunque puede ser contermitante de forma secundaria. Las espinas genales suelen estar presentes.

El tórax tiene entre 7 y 22 segmentos con el ápice variable, liso o bastante espinoso.

El pigidio es micropigio o subisopigio, sin espinas y con entre 4 y 10 costillas en los lóbulos pleurales.

Las superfamilias Proetoidea, Aulacopleuroidea y Bathyuroidea se agrupan en un único suborden, Proetina.

6. Ord. Lichida

Dicranatus
Fotografía: Dicranatus, Museo Marítimo de Luanco (Asturias).
Este grupo de trilobites que vivieron entre el Cámbrico y el Devónico agrupa las especies típicamente espinosas con exoesqueletos dénsamente poblados de tubérculos y gránulos.

El céfalon, con suturas opistoparianas, muestra una glabela ancha, grande, que alcanza el borde anterior del cuerpo, con lóbulos simples (Dameselloidea y Odontopleuroidea) o complejos fusionados lateralmente (Lichoidea). Los ojos no suelen ser grandes, holocroales. El hipostoma es conectado.

El tórax tiene entre 8 y 13 segmentos, con extremos espinosos normalmente y a veces con espinas bastante distintivas (Odontopleuroidea).

El pigidio es isopigio o macropigio generalmente, otras veces es más corto, más largo que ancho y a menudo con 3 pares de pleuras con costillas de extremos espinosos.

Se agrupan en este orden las tres superfamilias ya comentadas: Lichoidea, Odontopleuroidea y Dameselloidea.

7. Ord. Ptychopariida

Un grupo grande y heterogéneo de trilobites que vivieron entre principios del Cámbrico y finales del Ordovícico y cuya clasificación es bastante problemática debido a su especialización.

El céfalon tiene normalmente suturas opistoparianas, con una glabela de extremo anterior redondeado y ancho, con 3 pares de costillas estrechos y paralelos. El hipostoma es flotante.

El tórax consta de más de 8 segmentos y por lo general es grande.

El pigidio puede ser pequeño con borde (especies del Cámbrico) o grande, con o sin borde (especies del Ordovícico).

Se divide en tres subórdenes, Ptychopariina, Olenina y Harpina .

El suborden Harpina es fácil de identificar por la presencia del escudo harpétido. Vivieron entre finales del Cámbrico y finales del Devónico. Tienen un céfalon semicircular u oval, con el borde inclinado, formado por el borde genal enrollado o doblado y un escudo bilaminar, aplanado, convexo o cóncavo que se extiende posteriormente en unas prolongaciones genales largas y aplanadas. La glabela es convexa, estrecha en la parte anterior, con 1 o 3 pares de costillas. Los ojos están reducidos a unos tubérculos prominentes centrados en las mejillas. La superficie externa es granulada o tuberculada. El tórax tiene 12 o más segmentos, con las pleuras aplanadas y un lóbulo axial ancho. El pigidio es subtriangular. Se clasifican en tres familias, Entomaspididae, Harpetidae y Harpididae (=Loganopeltidae).

 

Existe además un grupo, Naraoiidae, que se agrupa próximo a los trilobites pero no dentro del grupo, ya que a pesar de una morfología semejante, carecen de segmentos torácicos y mineralización en el exoesqueleto. Veremos este grupo con más detalle en el capítulo referente a la evolución de los trilobites.



Inicio del artículo

inicio
Los trilobites

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"Clasificación de los trilobites\". asturnatura.com [en línea] Num. 105, [consultado el 10/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/trilobites/clasi.php> . ISSN 1887-5068