Sipuncúlidos. Reproducción



Los sipuncúlidos tienen los sexos separados en la mayor parte de las especies y las gónadas se encuentran situadas en la base de los músculos retractores del introverto. Los gametos se liberan en una fase inicial y su maduración ocurre en la cavidad del celoma del tronco; al madurar se eliminan de este celoma por el nefridio y salen al exterior.
La fecundación es externa y los cigotos tienen desarrollo en espiral. La gastrulación se produce por una epibolia y se pueden desarrollar directamente gusanos pequeños, o indirectamente mediante una larva trocófora lecitotrófica o mediante otra larva secundaria llamada pelagosfera, que se forma desde la trocófora.

La larva trocófora es la larva característica de los sipuncúlidos, los equiúridos, poliquetos, moluscos y otros protostomados. Esta larva está formada por un penacho de pelos apicales y una banda conspicua de cilios llamada prototroco que rodea su cuerpo a aproximadamente un tercio de la longitud del cuerpo del penacho apical. Su intestino es un tubo completo y la boca se abre en una zona posterior al prototroco. En ocasiones esta larva presenta una banda secundaria de cilios llamada metatroco bajo la boca, y una tercera, el telotroco, anterior al ano.

Larva trocófora
Larva trocófora



La larva pelagosfera es generalmente planctotrófica, pelágica y de vida larga, siendo pues el estado de dispersión a largas distancias de los sipuncúlidos. Esta larva nada y se alimenta empleando una franja metatrocal de cilios bien desarrollada que se sustituye al prototroco inicial.


Inicio del artículo

inicio
Los sipuncúlidos

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"Sipuncúlidos. Reproducción\". asturnatura.com [en línea] Num. 50, [consultado el 9/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/sipunculidos/reproduccion.php> . ISSN 1887-5068