Quelicerados. Arachnida. Características generales de los arácnidos



Los arácnidos son un grupo de artrópodos quelicerados que poseen ocho patas, aunque en ocasiones el par delantero se convierte en apéndices sensoriales o incluso aparecen otros apéndices que adquieren aspecto de patas. Casi todos los arácnidos son terrestres, aunque algunos pueden vivir en ambientes de agua dulce e incluso marinos (excepto pelágicos). El grupo está formado por unas 10000 especies entre las que se encuentran las arañas, escorpiones, opiliones, ácaros, ...

Casi todos los arácnidos adultos tienen ocho patas, característica que permite diferenciarlos fácilmente de los insectos, que tienen seis patas. Sin embargo, los arácnidos tienen dos pares más de apéndices que se han adaptado para la defensa, alimentación y la percepción sensorial; el primer par son los quelíceros, que emplean para la alimentación y defensa, mientras que el segundo, los pedipalpos, se emplean para alimentación, locomoción y reproducción. En el grupo de los Solifugos, los pedipalpos son tan largos que semejan un quinto par de patas marchadoras. Las larvas de los Riniculei tienen sólo tres pares de patas, ya que el cuarto par aparece cuando mudan a ninfas.

Los arácnidos también se diferencian de los insectos en que carecen de alas y antenas. Su cuerpo se organiza en dos tagmas, el prosoma o cefalotórax y el opistosoma o abdomen; este último aparece dividido en preabdomen y postabdomen en algunos grupos, como los escorpiones.


Hay algunas características que son importantes para entender la forma de vida terrestre de los arácnidos, como la presencia en el sistema respiratorio de tráqueas en el sistema respiratorio interno y la presencia de pulmón en libro en lugar de branquias en libro, que no son más que un sistema de láminas vasculares internas empleadas para el intercambio; al contrario de las branquias en libro que están externalizadas, el pulmón en libro presenta la superficie de intercambio internalizada. En muchos arácnidos el sistema de tráqueas comienza su ramificación a partir de una pequeña cámara conectada con el espiráculo.

Otra adaptación a la vida terrestre son los apéndices modificados para lograr una eficiente modificación en tierra, la fertilización interna, órganos sensoriales especiales y especialmente evitar la pérdida de agua mediante un sistema excretor eficiente.

El sistema excretor de los arácnidos está formado por hasta cuatro pares de glándulas coxales a lo largo del prosoma y por dos pares de túbulos de Malpigio que vierten en el intestino. Muchos arácnidos únicamente tienen uno u otro típo de glándulas excretoras, y otros ambos. El principal producto de desecho nitrogenado es la guanina.

El sistema circulatorio presenta sangre de composición variable dependiendo de la forma de respiración. Los arácnidos presentan un sistema traqueal tan eficiente que no necesita transportar el oxígeno directamente en la sangre, por lo que presentan un sistema circulatorio muy reducido. En los escorpiones y muchas arañas aparece hemocianina. El corazón está localizado en la parte anterior del abdomen. Algunos ácaros no presentan ni corazón.

El sistema digestivo guarda relación con la dieta. Los arácnidos son principalmente carnívoros y se alimentan de los cuerpos predigeridos de sus presas, pequeños insectos y otros pequeños animales. Sólo algunos ácaros ingieren partículas sólidas de alimento. No es raro que las arañas se alimenten de su propia seda en ocasiones. Algunos grupos producen venenos más o menos tóxicos en glándulas especializadas para capturar sus presas o defenderse. Algunos ácaros son parásitos, pudiendo producir enfermedades en el ser humano, como por ejemplo la sarna.

Tras capturar la presa con los pedipalpos y quelíceros inyecta en su cuerpo jugos digestivos que rápidamente licúan el interior de la presa; posteriormente, el arácnido succiona el contenido a una cavidad prebucal gracias a una faringe esclerotizada que actúa como bomba; este alimento pasa posteriormente al esófago y al estómago.

El estómago tiene forma tubular, con numerosos divertículos que se extienden por todo el cuerpo. Tanto éstos como el estómago producen encimas digestivos y absorben los nutrientes. Del estómago, pasa a un intestino corto y esclerotizado y a un ano que se abre al final del abdomen.

Los órganos de los sentidos están bien adaptados a la vida de los arácnidos. Presentan dos tipos de ojos, los laterales y los ocelos medios. Los ocelos laterales han derivado de los ojos compuestos y en ocasiones presentan un tapetum lucidum, que aumenta la captación de luz en condiciones de oscuridad. Los ancestros de los arácnidos modernos posiblemente tuviesen los dos tipos de ojos, pero los actuales a menudo carecen de uno u otro. La córnea, que actúa como lente, es continua con la cutícula del cuerpo; bajo ella aparece un humor vítreo y después la retina, y si está presente, el tapetum lucidum. En muchos arácnidos, la retina posiblemente no forme imágenes complejas.

Muchos arácnidos presentan otros órganos de los sentidos, de los cuales el más importante son los pelos sensoriales que cubren el cuerpo. Pueden ser simples, pero generalmente son estructuras complejas llamados tricobotrios, que son capaces de detectar vibraciones y corrientes de aire.

El sistema reproductivo de los arácnidos presenta una o dos gónadas localizadas en el abdomen. La abertura genital se encuentra localizada en la parte inferior del segundo segmento abdominal. En muchas especies, el macho transfiere el esperma a la hembra mediante espermatóforos. Es normal que existan complejos sistemas de cortejo para asegurar que la hembra recibe el espermatoforo.

La puesta está formada por huevos con vitelo que eclosionan dejando libres juveniles inmaduros similares a los adultos. Los escorpiones son ovovivíparos o viviparos, y dependiendo de las especies, portan sobre ellos los juveniles.

Los arácnidos se clasifican en varios órdenes; en los próximos capítulos se estudiarán los principales órdenes de arácnidos.


Dispones de una guía de arácnidos para conocer la diversidad de arácnidos.




Inicio del artículo

inicio
Los quelicerados

Capítulo siguiente

articulo posterior
Arácnidos. Los ácaros

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"Quelicerados. Arachnida. Características generales de los arácnidos\". asturnatura.com [en línea] Num. 443, [consultado el 17/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/quelicerados/arachnida-aracnidos.php> . ISSN 1887-5068