Arácnidos. Uropygi



Los uropigios o uropígidos son un grupo arácnidos, los Uropygi (también Thelyphonida), vulgarmente llamados vinagrillos, vinagrones o incluso escorpiones látigo. Los Uropygi agrupa a unas casi 300 especies de distribución principalmente tropical y subtropical, donde viven bajo rocas y troncos. El registro fósil de estos arácnidos comienza ya en el Carbonífero. Entre sus principales características está que carecen de glándulas venenosas, pero presentan otras glándulas analas que expulsan un líquido de olor avinagrado, que es inofensivo para el ser humano, pero no para sus presas o atacantes; su nombre deriva de un largo flagelo articulado que presentan al final del cuerpo. Suelen ser de color oscuro, de entre 2 y 9 centímetros, carnívoros, y suelen aparecer durante la noche.

Uropygi



El prosoma presenta en la parte dorsal un escudo en el que se encuentran dos ojos simples medios anteriores y tres ocelos laterales. En la parte ventral este escudo aparece dividido en tres placas. Los queliceros son pequeños y están formados por dos artejos: una basal y uno apical con forma de uña. Los pedipalpos tienen forma de quela o pinza bastante tosca, con una serie de ornamentaciones con las cuales el animal tritura el alimento antes de ingerirlo. De los cuatro pares de apéndices locomotores, es el primero el más largo, con aspecto de antena, con el que el animal va investigando el medio por el que se mueve, al igual que en otros arácnidos como Schizomida, Amblypygi y Solifugae.

El opistosoma está formado por 12 segmetos. El primero forma un pedicelo, es más estrecho, de unión al prosoma; el segundo presenta el poro genital, que está cubierto por un opérculo. El último es el que presenta el flagelo, el ano y los orificios de las glándulsa anales, que se abren a cada lado del orificio anal; el líquido que producen está formado en un 84% por ácido acético y 5% de ácido cáprico diluido en agua. El pedicelo permite que el animal pueda levantar el opistosoma y poder dirigir el chorro de líquido hacia las presas; este líquido debilita la cutícula de otro artrópodos.

El sistema excretor está compuesto por un par de glándulas coxales que desembocan bajo el último par de apéndices locomotores; presentan además tubos de Malpighi y nefrocitos situados junto a las filotráqueas.


Los machos producen un saco espermático que es transferido a la hembra, la cual deposita hasta 35 huevos que entierra protegidos por una membrana mucosa que les ayuda a conservar la humedad. Es la hembra quien protege a la prole y durante ese tiempo no se aimenta. Tras la eclosión, las crías escalan hasta el dorso de la madre y se fijan a ella mediante unas ventosas especiales. Tras la primera muda, ya parecen adultos en miniatura y abandonan los cuidados de la madre, que morirá poco tiempo después. Los juveniles han de atravesar por tres mudas y tres años hasta convertirse en adultos. Vivirán otros cuatro años más.


Inicio del artículo

inicio
Los quelicerados

Capítulo siguiente

articulo posterior
Arácnidos. Schizomida

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"Arácnidos. Uropygi\". asturnatura.com [en línea] Num. 443, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/quelicerados/arachnida-aracnidos-uropygi.php> . ISSN 1887-5068