Arácnidos. Las Arañas



Las arañas son el grupo más grande de arácnidos; presentan ocho patas y unos quelíceros con los que inyectan veneno a sus presas. Se encuentran en todo el planeta excepto en la Antártida y han colonizado todos los tipos de hábitats excepto el marino y el aéreo. Están descritas casi unas 45.000 especies de arañas agrupadas en 109 familias.

Anatómicamente las arañas se diferencian de otros artrópodos por tener el cuerpo típico del artrópodo con los segmentos fusionados en dos tagmas, el cefalotórax y el abdomen, unidos por un pequeño pedicelo. Al contrario de lo que ocurre con los insectos, las arañas carecen de antenas. Excepto en el grupo más primitivo, presentan el sistema nervioso más centralizado de todos los artrópodos, ya que sus ganglios se encuentran fusionados en una masa en el cefalotórax. Es llamativo también que no presenten músculos extensores en sus patas: las extienden por presiones hidráulicas internas.

Araneus diadematus, José Rafael González
El abdomen de las arañas presenta unos apéndices en el extremo modificados conocidos como hileras, por donde fabrican la seda gracias a una serie de glándulas que se encuentran aquí alojadas. Con esta seda elaboran una gran cantidad de telas de araña, que varían en tamaño, forma y funcionalidad. Parece ser que la más primitiva es la tela orbicular.

Aunque en 2008 se describió una especie de araña herbívora, el resto son predadoras, alimentándose la mayoría de insectos y otras añaras, si bien unas pocas pueden cazar pequeños pájaros, peces o lagartos. Muestran una gran variedad de estrategias de caza, como atraparlas en sus telas o mimetizándose con el entorno y acechándo. Algunas detectan la presa por vibración pero las cazadoras activas presentan una visión muy buena. El sistema digestivo es muy estrecho como tomar trozos sólidos de la presa, por lo que les inyectan el veneno, compuesto por enzimas digestivos, que la licúan y luego la absorben.

Los machos de las arañas, antes del cortejo, se identifican ante las hembras mediante un complejo ritual para evitar ser devorados por ellas. Las hembras portan los huevos en unas envolturas de seda y algunas especies cuidan de los juveniles durante un cierto tiempo; una minoría son sociales, creando telas comunales que pueden albergar hasta 50.000 individuos.


Estructura externa

Argiope bruennichi, Emilio Pernía
Las arañas varían en tamaño desde los 0.5 mm de tamaño a las grandes migalomorfas tropicales que pueden alcanzar los 9 cm de tamaño corporal, pero bastante más contando el tamaño de las patas.

El prosoma aparece cubierto en su parte dorsal por una única pieza que presenta los ojos en su parte anterior, y en su parte ventral otra placa, junto al esterno, aparece otra más pequeña conocida como labio.

Los quelíceros son de tamaño moderado y están formados por dos piezas, una basal y una distal, con aspecto de colmillo, que se acopla a un surco de la parte basal cuando se encuentra en reposo. Todo el mundo conoce el potencial tóxico de las arañas debido a las glándulas de veneno que se abren en el extremo de estos quelíceros. Si bien el veneno de las arañas no es peligroso para el ser humano, algunas especies revisten especial peligro, como en el caso de la conocida Viuda negra (género Latrodectus), cuyo veneno neurotóxico puede llegar a causar la muerte en niños o personas enfermas; otras arañas, como la araña lobo (Lycosa raptoria), tiene un veneno hemolítico que produce la necrosis o descomposición de los tejidos.

Los pedipalpos en los machos han sufrido grandes modificaciones y son órganos copuladores, mientras que en las hembras tienen aspecto de patas pequeñas.

Las patas son de longitud variable y están formadas por siete artejos: una coxa basal, un trocanter pequeño, el fémur largo, rótula corta, tibia larga, metatarso y un tarso al final que finaliza en dos o tres uñas.

El opistosoma o abdomen es alargado y globoso; carece de segmentación excepto en las arañas más primitivas y se encuentra unido al prosoma o cefalotórax por un pedicelo a modo de cintura. En la parte anterior de la región ventral aparece una de presión llamada surco epigástrico; a cada lado de este surco aparecen las aberturas de los espiráculos de los pulmones en libro y de los órganos reproductores.

Morfología externa de una araña
Morfología externa de una araña


Son especialmente importante en las arañas unos órganos o estructuras que aparecen en la parte posterior ventral del abdomen, que son las hileras o espineretas, justo por delante del ano. Las arañas más primitivas presentan ocho, pero la mayor parte muestran únicamente seis, incluyendo un par atrófico o modificado. Cada una de ellas es cónica, corta, y en ellas se encuentran las glándulas productoras de seda. La seda de las arañas es una proteína dura y elástica; cada hilo está formado por multitud de fibras que surgen de los muchos conductos que finalizan en una misma hilera. La seda juega un papel muy importante en la vida de las arañas ya que se emplea para multitud de propósitos, como atrapar su presa, cubierta para los huevos, cuerda de escalada,... Esta tela inicialmente debió ser un único hilo del cual la araña se suspendía en el aire y que fue el origen de las construidas posteriormente a modo de trampas; la primera quizás no fue más que un entrecruzamiento de filamentos de cuerdas de escalada y de ahí surgieron aquellas con forma de embudos, mallas, círculos,...

Sistema digestivo

Araña alimentándose de una mosca, Juan Luis Menéndez
Las arañas son generalmente carnívoras y su alimento principal son los insectos, aunque algunas pueden capturar pequeños vertebrados como peces. Generalmente la presa es atrapada en una tela y luego la araña inyecta en su interior, mediante los quelíceros, el veneno, que está formado principalmente por enzimas que descomponen el interior de la presa, generando un líquido que luego la araña absorbe.

La cámara preoral aparece limitada por el labio, las prolongaciones de las coxas y el labrum; unos pelos existentes en el labio hacen de filtro del alimento dejando fuera las partículas sólidas. La succión se realiza gracias a un agrandamiento de la parte posterior de esófago llamada bomba estomacal, localizado en la parte media del prosoma.

El abdomen está ocupado en su mayor parte por un mesenteron más o menos diverticulado; el intestino finaliza en una cámara cloacal en la parte posterior del abdomen, en la cual son recogidos los productos de desecho y se expulsan por el ano.

Sistema respiratorio

En las arañas los órganos de intercambio gaseoso son los pulmones en libro y las tráqueas. Las arañas más primitivas carecen de traqueas pero muestran dos pares de pulmones en libro; en el resto, el par posterior de pulmones en libro se transformó en tráqueas; estas dos tráqueas muestran su apertura fusionada en un único espiráculo situado por delante de las hileras, que conduce a una pequeña cámara a la que dan los dos conductos traqueales originales. Estos tubos son más o menos complejos en sus divisiones dependiendo del grupo de arañas; en unos son simples pero en otros van más allá de los pulmones en libro y pueden alcanzar la cabeza y extremidades. En algunos grupos de arañas pequeñas los pulmones en libro pueden aparecer convertidos también en tráqueas. Este sistema traqueal está originado por una modificación primitiva de los pulmones en libro.

Sistema circulatorio

El sistema circulatorio de los arañas es bastante parecido al de los escorpiones con la diferencia de que el corazón varía en tamaño y en el número de aberturas. El corazón más primitivo presenta cinco segmentos con otras tantas aberturas pares y aparece en aqueñas arañas con cuatro pulmones en libro. A medida que los pulmones se hacen más pequeños y las tráqueas adquieren más importancia, el corazón pierde cámaras cardiacas y aberturas, hasta el punto en el que en las arañas que sólo presentan tráqueas el número de aberturas se reduce a los dos pares. Es llamativo también que la aorta anterior sea de mayor tamaño que la aorta posterior; de esta forma la cabeza recibe mayor oxígeno que la parte posterior.

La presión sanguínea es la causante de que las arañas puedan extender sus extremidades.

Sistema excretor

Las glándulas coxales son uno de los órganos encargados de la excrección. No están tan desarrolladas como en otros arácnidos. Las arañas más primitivas presentan dos pares de glándulas coxales que se abren sobre las coxas del I y III par de patas; en el resto únicamente perduran el par anterior, que en grupos evolucionados aparecen atrofiadas.

Son los tubos de Malpighi los principales órganos excretores de las arañas. Son dos tubos y vierten a la cámara cloacal. Cada uno de ellos aparece ramificado sobre los divertículos del intestino.

Sistema nervioso

Myrmarachne formicaria, Rafa González
Las arañas tienen un sistema nervioso similar al de otros arácnidos. Aparecen varios ganglios independientes relacionados con el sistema digestivo. El primero se encuentra sobre el esófago y tras el cerebro; origina un único nervio que inerva los músculos de la faringe y el labrum. El segundo son dos ganglios localizados a los lados de la bomba estomacal, de los cuales surgen dos nervios que van hacia adelante al cerebro y otros dos dirigidos hacia la parte posterior y que se unen a otros dos ganglios localizados en la parte posterior del prosoma; estos dos pares de ganglios inervan la bomba estomacal y los divertículos del prosoma y opistosoma.

Generalmente las arañas tienen ocho ojos dispuestos en dos hileras de cuatro a cada lado del caparazón del prosoma, si bien pueden aparecer dispuestos de otra forma, de forma característica en algunos grupos. Algunos de estos ojos están provistos de un tapetum.

Los pelos sensoriales son los segundos órganos sensoriales en importancia después de los ojos. Recogen información ambiental y pueden aparecer aislados o en grupos; están repartidos por todo el cuerpo de la araña. Los órganos liriformes, formados por una agrupación de pelos entre el tarso y el metatarso, pueden permitir a la araña diferenciar las frecuencias de vibración de la tela en la que se encuentran; diferencian así a sus crías, a un macho o el tamaño de las presas.

Presentan también quimiorreceptores en el intestino anterior para diferenciar y expulsar aquellas presas que puedan presentar sustancias tóxicas.

La reproducción de las arañas


Nido de araña. José Luis Porto
El sistema reproductor de la hembra está formado por dos ovarios a modo de sacos paralelos, alargados, situados en la parte inferior del abdomen, con aspecto de racimo de uvas debido al crecimiento y maduración de los oocitos, hasta el punto de que pueden llegar a ocupar los dos tercios del volumen del abdomen. Al madurar los huevos se rompen dentro del ovario y pasan a un oviducto curvo que surge de cada ovario y van a una línea media, convergiendo los de cada ovario para formar un tubo mediano, que finaliza en una vagina corta y recubierta de quitina que se abre en la parte media del pliegue epigástrico.

Aparecen también otras aberturas y receptáculos asociados con el sistema anterior en las cuales se deposita el órgano copulador del macho que aparecen por delante de la apertura anterior en una zona llamada epigino; el semen es almacenado en los receptáculos seminales o espermatecas hasta el momento de la puesta, cuando se produce la fecundación.

El aparato reproductor del macho es más sencillo. Los testículos son dos grandes tubos situados a cada lado del abdomen. Los espermatozoides recorren estos tubos por unos conductos espermáticos enrollados que se extienden hacia abajo y se abren al exterior por un poro genital también localizado en la parte media del surco epigástrico. Los órganos copuladores del macho no se conectan con la abertura del conducto espermático, si no que están situados en los extremos de los pedipalpos. El segmento tarsal de estos pedipalpos se ha modificado para formar una estructura destinada exclusivamente para transmitir a la hembra los espermatozoides. Cada palpo tiene en su interior un reservorio con forma de bulbo a partir del cual se extiende un conducto eyaculador, que conduce a una proyección a modo de pene llamada émbolo. En reposo todo este sistema aparecen recogidos en el interior del palpo. Durante el apareamiento, el segmento tarsal se llena de hemolinfa y se proyecta fuera del alveolo y es entonces introducido en una aperturas reproductoras de la hembra. Dependiendo del grupo de arañas, junto a este aparato copulador se han desarrollado diversas estructuras accesorias como apófisis bulbares, conductores, ... que participan activamente en la transferencia de los espermatozoides. Cada especie tiene un mecanismo propio, por lo que conocer la estrucura tanto del epigino como de los palpos puede resultar necesaria para la determinación de la especie.

Tras la copulación, la hembra deposita los huevos sobre una pequeña tela que ha tejido antes y que cubre con otra, formando una especie de capullo. En algunas especies la hembra muere en este momento. En otras el capullo queda abandonado por la hembra y en otras la hembra lo lleva consigo de un lado a otro hasta que nacen las crías y maduran.

Dispones de una guía de arácnidos para conocer la diversidad de arácnidos.


Capítulo anterior

anterior
Arácnidos. Los escorpiones

Inicio del artículo

inicio
Los quelicerados

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"Arácnidos. Las Arañas\". asturnatura.com [en línea] Num. 443, [consultado el 9/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/quelicerados/arachnida-aracnidos-araneae.php> . ISSN 1887-5068