Opistobranquios. Especies más comunes



Son muchos los grupos de opistobranquios que hemos visto, sin mencionar apenas cuáles son las especies que más fácilmente podremos encontrar un día que vayamos a darnos un chapuzón al mar. Iremos viendo los diferentes grupos, desde los más primitivos, que todavía llevan la concha puesta, hasta los nudibranquios, el grupo más vistoso de todos.

Son muchos los grupos de opistobranquios que hemos visto, sin mencionar apenas cuáles son las especies que más fácilmente podremos encontrar un día que vayamos a darnos un chapuzón al mar. Iremos viendo los diferentes grupos, desde los más primitivos, que todavía llevan la concha puesta, hasta los nudibranquios, el grupo más vistoso de todos.

Entre los opistobranquios más primitivos tenemos a Acteón tornatilis, un caracol con una concha globosa en la que se puede introducir al ser molestado; en la cabeza tiene una expansión llamada escudo cefálico, que usa para excavar en la arena o zonas fangosas donde vive y enterrarse en ella. Otros semejantes son Retusa truncatula, que es capaz de usar parte de este escudo cefálico para envolver la parte delantera de la concha, que podrían interpretarse como unos pequeños lóbulos parapodiales, y Akera bullata, que ya no es capaz de retraerse en la concha y tiene unos lóbulos parapodiales largos y grandes que alcanzan la concha. Las diferentes especies de Philine, como Philene aperta ya no tienen la concha visible, pero la tienen interna y el manto la cubre por completo.

Aplysia punctataEl siguiente grupo importante está formado por las liebres de mar, de las que son característicos unos rinóforos enrollados a lo largo y unos lóbulos parapodiales que les permiten nadar; también tienen concha interna, pero está ya es muy fina y frágil. La especie más común, que se puede encontrar incluso en el intermareal es Aplysia punctata, que mide unos 20 cm de longitud como máximo, y tiene una puesta rosada formada por numerosas cintas enrolladas; Aplysia fasciata es todavía de mayor tamaño, de unos 40 cm y hasta 2 kg de peso, es la mejor nadadora de todas, ya que es la única que tiene los lóbulos parapodiales completamente libres; otras especies de Aplysia presentes en el Cantábrico son A. depilans, de color verdoso, y A. parvula, la más pequeña de las cuatro. Es característico la capacidad que tienen de expulsar una tinta violácea ligeramente irritante al ser molestadas, al estilo de los pulpos.

Las diferentes especies de Berthella, como B. plumula o B. plumula, carecen de lóbulos parapodiales, pero tienen un mecanismo de defensa ya comentado que consiste en la capacidad de producir secreciones de ácido sulfúrico que las hace totalmente incomestibles. Son de color naranja pálido o amarillento, alcanzan gran tamaño, se alimentan de ascidias y son abundantes en el cantábrico.

Otro grupo de interés lo constituyen los sacoglosos, que ya carecen de concha por completo y ya aparentan la forma de una babosa. Algunas especies tienen ceras, pero aunque son similares a los de los nudibranquios aeolidáceos, han tenido un origen diferente. Son todas especies herbívoras, que se alimentan de algas, como Enteromorpha, Bryopsis, Cladophora, pero aquí mencionaremos dos especies que se alimentan de Codium tomentosum por su abundancia. La primera es Hermaea dendritica, que tiene ceras, y la segunda Elysia viridis, que carece de ellos; ésta última se encuentra generalmente entre las ramas de Codium, y adquiere sus cloroplastos al comer, que le dan un color verdoso muy variable según la dieta, por lo que se hace difícil encontrarla entre marzo y septiembre, época en la que vive; su puesta es característica, siendo unos cordones también de color verdosos que forman una espiral.

BerthellaEl siguiente grupo de opistobranquios ya son los nudibranquios. Los más primitivos que encontramos en nuestra costa son quizás algunas especies de Doto, como Doto coronata, que sobrepasa ligeramente el centímetro de longitud y nos lo encontraremos alimentándose de hidrozoos. El grupo de los doriáceos, aquellos nudibranquios que no tienen ceras defensivos, pero sí espículas y tubérculos en el manto que hacen las veces de defensas, es un grupo muy abundante. Trapania maculata tiene un cuerpo blanco con manchas amarillas, mientras que T. tartanella, de menos de 1 cm, es totalmente incoloro y deja ver su masa visceral, y que al igual que Goniodoris nodosa se alimentan de briozoos. Son muchos los nudibranquios de este grupo que se alimentan de briozoos y que merecerían la pena comentarse, ya que son bastante conocidos por el submarinista; Adalaria proxima, Aegires punctilucens, Polycera quadrilineata y Limacia clavigera son todos miembros del mismo grupo que los anteriores, y se alimentan de los conocidos briozoos Membraniphora y Electra, sobre los cuales es frecuente encontrarlos. Es característico de estos grupos que el manto no cubra por completo el cuerpo del animal, pero en Cadlina ya nos encontramos con el animal completamente cubierto por el manto, encontrándonos a Cadlina laevis y C. pellucida, esta última sobre la esponja Pachimatisma johnstonia.

Chromodoris luteoroseaUn grupo importante de nudibranquios es el de los dóridos, en el que el subgrupo de los cromodóridos está formado por animales de color de fondo generalmente azul en el que se dibujan numerosas líneas formando patrones más o menos complejos. El género Chromodoris nos presenta dos especies, C. luteorosea, de hasta unos 50 mm, con el cuerpo azul rosado y numerosos puntos amarillos rodeados de un anillo blanco, y C. purpurea, blanco rosado y sin ninguna línea accesoria. El género Hypselodoris tiene algunas de las especies más conocidas de todas, como H. cantábrica, azul intenso con una línea central amarilla que forma una T delante de los rinóforos y dos laterales más o menos partidas, H. tricolor, con las dos líneas laterales blanquecinas, y H. villafranca, con muchas líneas blancas y amarillas que forman un patrón semejante a una red rota. Se alimentan generalmente de numerosas especies de esponjas, siendo la más frecuente Disidea fragilis. Otro dórido de interés es Doriopsilla areolata , una especie que resulta familiar por su color pardo amarillento y un enrejado de líneas blancas características, pero si cabe lo son todavía más la famosa vaquita suiza, Discodoris atromaculata, de color blanco con manchas de color pardo oscuro que suele encontrarse sobre la esponja Petrosia ficiformis, y el limón de mar, Archidoris pseudoargus, sobre la esponja Hemimycale columella. Otras especies de dóridos son Jorunna tomentosa y Rostanga rubra, que viven también sobre esponjas y se camuflan adquiriendo su color, blanco parduzco la primera al alimentarse de Halichondria panicea o Haliclona, y roja la segunda, al hacerlo con Hymeniacidon sanguinea o Microciona atrasanguinea.

Spurilla neapolitanaEl otro gran grupo de nudibranquios, del que ya hemos hablado, es el de los aeolidáceos. Son característicos en ellos sus frágiles ceras que dan al animal un grado de delicadeza poco igualado en otros grupos. El primero del grupo que vamos a mencionar es Janolus cristatus, conocido por sus ceras marrones con la punta azulada; se alimenta de briozoos y de él se han extraído sustancias afrodisíacas. Otros aeolidáceos muy comunes son Aeolidia papillosa y Spurilla neapolitana, dos voraces depredadores de anémonas. Las diferentes especies de aeolidáceos rosados, como Coryphelia pedata, que tiene las puntas de los ceras blancos, y Flacellina auriculata, dan una bonita nota de color al grupo, en la que Berghia coerulescens tampoco se queda atrás con sus ceras azules, blancos y naranjas.

Son muchas las especies que no han entrado en este pequeño resumen de los opistobranquios más comunes del Cantábrico, pero en nuestra base de datos podréis encontrar mucha más información de estos animales tan fascinantes.



Inicio del artículo

inicio
Los nudibranquios

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"Opistobranquios. Especies más comunes\". asturnatura.com [en línea] Num. 80, [consultado el 9/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/opisto/especies.php> . ISSN 1887-5068