A lo largo de nuestra vida hacemos unas 70.000 comidas que incluyen, aproximadamente, unas 600 toneladas de alimentos. De una adecuada ingestión de estos alimentos, no solo en cantidad sino también en calidad, depende nuestra vida y también nuestro estado de salud.

Durante mucho tiempo los problemas relacionados con la nutrición se debían a un defecto en el consumo de alimentos que provocaba (y todavía lo hace en muchos países del mundo) enfermedades carenciales diversas como la ceguera, la anemia o el raquitismo. A esta lista de patologías, claramente relacionadas con nuestra dieta, se ha ido sumando una serie de enfermedades degenerativas entre cuya causa, multifactorial, se encuentra nuestra forma de alimentarnos.

En las estadísticas de "mal alimentados", a los 800 millones de personas que, en todo el mundo, padecen hambre y sus consecuencias, debemos sumar los 400 millones de obesos y los 1000 millones de personas con sobrepeso; considerándose, actualmente a la obesidad como la segunda causa de muerte prevenible (la primera es el tabaquismo). La hipertensión, la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares, enfermedades de alta prevalencia en nuestro medio, pueden ser prevenidas, en gran medida, mediante una adecuada selección de alimentos. La nutrición y la dietética, como ciencias que estudian las necesidades de las personas en distintas circunstancias patológicas y fisiológicas, y como éstas pueden se cubiertas mediante una adecuada selección de alimentos, son materias básicas para todo profesional de la salud.

Índice del artículo

Citar como:

LORENZO CORCHÓN, A.. \"Fundamentos de nutrición\". asturnatura.com [en línea] Num. 446, 14/10/2013 [consultado el 19/2/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/nutricion/fundamentos-nutricion/index.php> . ISSN 1887-5068

Comparte en: