La Vitamina B6



Es una vitamina hidrosoluble que fue aislada por primera vez en los años 30 del siglo XX. Existen seis formas de vitamina B6, todas ellas derivadas de la piridina: piridoxal, piridoxina y piridoxamina, así como sus derivados fosforilados: piridoxal 5"- fosfato (PLP), piridoxina 5"-fosfato y piridoxamina 5"-fosfato. El PLP es la principal forma activa y es la que mayor importancia tiene en el metabolismo humano, ya que participa como coenzima en la función de un gran número de enzimas que intervienen sobre todo en el metabolismo de los aminoácidos.

Estructura de la vitamina B6
Estructura de la vitamina B6

Absorción y metabolismo

Los derivados fosforilados de la vitamina B6 son hidrolizados por fosfatasas inespecíficas en el intestino y son absorbidos desfosforilados en el yeyuno por un proceso de transporte activo, al igual que la piridoxina.

Los coenzimas activos se originan fundamentalmente en el hígado por un proceso de fosforilación dependiente de flavoproteínas. Posteriormente se almacenan junto a las proteínas enzimáticas correspondientes a las que el PLP se une de forma covalente.

El PLP es la forma mayoritaria de vitamina B6 en plasma, donde circula unido a albúmina. Los eritrocitos también transportan PLP unido a la hemoglobina. Las formas fosforiladas son captadas por los tejidos, pero son hidrolizadas en la membrana por la actividad de la fosfatasa alcalina. Una vez en el interior de las células se realiza de nuevo la fosforilación.

El ácido piridóxico constituye el principal metabolito degradativo de la vitamina B6. Se origina sobre todo en el hígado y se elimina junto al piridoxal por vía urinaria.

Funciones metabólicas

El PLP interviene como coenzima fundamentalmente en el metabolismo de los aminoácidos, a través de reacciones de descarboxilación, transaminación… Sus principales funciones son:

  • Síntesis de neurotransmisores: la síntesis de serotonina tiene lugar en el cerebro a partir de triptófano en una reacción catalizada por una enzima dependiente de PLP. Otros neurotransmisores como dopamina, norepinefrina y GABA (ácido γ-aminobutírico) se sintetizan también a partir de enzimas dependientes de PLP.

  • Síntesis y actividad de los eritrocitos: El PLP actúa como coenzima en la síntesis del grupo hemo, ya que es necesario para la síntesis del ácido a- aminolevulínico. Además, como hemos comentado anteriormente, tanto el PLP como el piridoxal pueden unirse a la hemoglobina, lo cual parece que influye en su capacidad para captar y liberar oxígeno.

  • Síntesis de niacina: Las necesidades de niacina pueden cubrirse, además de por su aporte dietético, mediante la conversión de triptófano en niacina en una reacción en la que el PLP participa como coenzima.

  • Función hormonal: el PLP se une al receptor de hormonas esteroideas, de manera que inhibe la unión de las hormonas a su receptor, disminuyendo así sus efectos. Debido a esta función, estado nutricional de vitamina B6 puede tener implicaciones en patologías en las que las hormonas esteroideas desempeñan alguna función, como en el cáncer de mama o de próstata.

  • Coenzima de la glucógeno fosforilasa: buena parte del PLP del organismo se encuentra en el músculo unido a la glucógeno fosforilasa, pero también participa como coenzima en la gluconeogénesis a partir de aminoácidos.

  • Metabolismo de la homocisteína: los individuos sanos utilizan dos vías diferentes para metabolizar la homocisteína. Una de ellas supone la conversión de homocisteína nuevamente en metionina en una reacción dependiente de ácido fólico y vitamina B12. La otra vía convierte la homocisteína en otro aminoácido, cisteína, para lo cual requiere dos enzimas dependientes de vitamina B6. Hay numerosos estudios observacionales que muestran una asociación entre una ingesta baja de vitamina B6 y niveles elevados de homocisteína en sangre, lo cual se correlaciona con riesgo elevado de enfermedad cardiovascular. Otros estudios muestran que niveles elevados de PLP en sangre se correlacionan con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, pero independiente de los niveles de homocisteína. Por su parte, la suplementación oral con vitamina B6 no parece disminuir los niveles de homocisteína en ayunas, pero sí cuando la suplementación con vitamina B6 se produce después de una sobrecarga con metionina, lo que sugiere que la vitamina B6 interviene en el metabolismo de la homocisteína después de las comidas.

Papel de la vitamina B6, los folatos y la vitamina B12 en el
metabolismo de la homocisteína
Papel de la vitamina B6, los folatos y la vitamina B12
en el metabolismo de la homocisteína


Ingestas recomendadas

Las recomendaciones de vitamina B6 dependen de muchos factores, entre los que destaca la ingesta de proteínas. Así, cuanto mayor es la ingesta proteica mayores son las necesidades de vitamina B6, dado su papel en el metabolismo de los aminoácidos. En cualquier caso, las organizaciones internacionales aconsejan en general entre 1,3 y 1,7 mg diarios para varones y entre 1,3 y 1,5 mg para mujeres, llegando a 1,9 mg durante el embarazo y 2,0 durante la lactancia.

Fuentes alimentarias

En cualquiera de sus formas, la vitamina B6 es muy abundante en todos los alimentos, especialmente en el hígado, las leguminosas, los frutos secos y algunas frutas como los plátanos. En los vegetales predominan la piridoxina y la piridoxamina, mientras que en los animales predomina el piridoxal.

Los procesos térmicos pueden afectar a la disponibilidad de la vitamina, ya que favorecen la formación de complejos entre las formas coenzimáticas de piridoxal y las proteínas, con pérdida de la actividad vitamínica.

Deficiencia y toxicidad

Las carencias de vitamina B6 en los países industrializados son muy poco comunes, dada la abundancia de la piridoxina en los alimentos y a la amplia oferta alimenticia. La deficiencia de piridoxina produce retraso del crecimiento, anemia hipocrómica, dermatitis seborreica, glositis, depresión y convulsiones.

Existe además una pequeña cantidad de vitamina B6 almacenada y la contribución de la microbiota intestinal tampoco es desdeñable.

Las deficiencias suelen desarrollarse cuando concurren en un mismo individuo algunas de las circunstancias siguientes:
  • Alimentación a base de cereales: aunque los cereales tienen un contenido alto de vitamina B6, se encuentra en forma de glucósido, que no es absorbible y se pierde en gran parte durante la molienda y en los procesos industriales.
  • Alcohólicos crónicos: además del aporte dietético escaso y los problemas de absorción que afectan en general a la mayoría de las vitaminas, los alcohólicos crónicos presentan alteraciones del metabolismo de la piridoxina, ya que suele haber una disminución de la fosforilación y una aceleración de la desfosforilación, así como un aumento de la excreción renal.
  • Interacciones fármaco-nutrientes: los tratamientos con isoniazida, penicilina, anticonceptivos orales… disminuyen la biodisponibilidad de vitamina B6 bien debido a la formación de complejos inactivos, aumento de la excreción urinaria...

Hay que recordar que algunas deficiencias en piridoxina conducen secundariamente a carencias de niacina, al no funcionar adecuadamente su síntesis endógena a partir de triptófano.

No se han descrito efectos adversos de ingesta de vitamina B6 a partir de alimentos, sólo a partir de suplementos. La utilización excesiva de piridoxina debido al consumo prolongado de suplementos (2-4 g diarios) puede producir efectos tóxicos, concretamente neuropatía periférica.


Capítulo anterior

anterior
La Vitamina K

Inicio del artículo

inicio
Los nutrientes

Capítulo siguiente

articulo posterior
El ácido fólico

Comparte en:


Citar como:

LORENZO CORCHÓN, A.. \"La Vitamina B6\". asturnatura.com [en línea] Num. 455, [consultado el 12/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/nutricion/energia-nutrientes-componentes-dieta/vitamina-b6.php> . ISSN 1887-5068