Tabaco y nutrición



El estatus de los llamados nutrientes antioxidantes en las personas que fuman regularmente se puede ver comprometido de dos maneras: en primer lugar, el tabaco introduce una gran cantidad de sustancias "oxidantes" en nuestro organismo, induciendo una depleción de nuestras reservas antioxidantes. En segundo lugar, y aunque las causas no se han logrado establecer, los fumadores tienden a consumir dietas que contienen menores cantidades, precisamente, de los nutrientes antioxidantes.
Resulta también interesante destacar que el humo del tabaco puede tener también efectos muy negativos en el estatus de algunos nutrientes antioxidantes, es decir, los llamados " fumadores pasivos" también se ven perjudicados indirectamente.

Tabaquismo en grupos de riesgo. Gestantes

El consumo de tabaco provoca una alteración en el metabolismo de la vitamina C y del folato y aumenta las necesidades de vitamina E. Esto puede tener importantes repercusiones nutricionales en grupos con unos mayores requerimientos como son los adolescentes y las mujeres gestantes. En éstas últimas, el consumo habitual de una cantidad importante de tabaco (>1 paquete diario), produce una serie de efectos nocivos tanto nutricionales como no nutricionales, destacando los siguientes:

a) Envejecimiento de la placenta con presencia de daños vasculares, que aumenta el riesgo de abortar por hemorragia placentaria, incrementándose asimismo la posibilidad de prematuridad.
b) Disminución del peso en el nacimiento.
c) Reducción en un 10% de la capacidad de transporte de oxígeno, debido al aumento de los niveles de carboxihemoglobina.
d) Constricción vascular, con la consiguiente reducción del flujo sanguíneo a la placenta, por lo que se puede ver afectado el adecuado aporte nutricional al feto.
e) Disminución de los niveles de vitamina B12 como consecuencia de la utilización de la misma en el metabolismo del cianuro, producido en la combustión del tabaco.
f) Reducción de los niveles plasmáticos de folatos, necesitándose una ingesta de tres veces la cantidad recomendada a no fumadores para mantener la concentración adecuada. Un déficit de folato conducirá a niños con bajo peso al nacer y un aumento en el riesgo de partos prematuros. Además, no se puede olvidar que la anemia macrocítica que se presenta en la gestación en todo el mundo es producida mayoritariamente por deficiencia de folato.
g) Disminución de los niveles plasmáticos de vitamina C, necesitándose la ingesta de una cantidad doble de la recomendada para alcanzar los niveles adecuados.

Este descenso parece relacionarse con un aumento de los niveles séricos de cobre que a su vez puede afectar a la absorción de cinc.

La mejor recomendación en la gestación respecto al tabaco es que no se fume en absoluto. No obstante, los datos estadísticos indican que el consumo de menos de cinco cigarrillos al día no genera consecuencias negativas en el feto.


Capítulo anterior

anterior
Alcohol y nutrición

Inicio del artículo

inicio
Los nutrientes

Comparte en:


Citar como:

LORENZO CORCHÓN, A.. \"Tabaco y nutrición\". asturnatura.com [en línea] Num. 455, [consultado el 17/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/nutricion/energia-nutrientes-componentes-dieta/tabaquismo.php> . ISSN 1887-5068