La Colina



A pesar de que los seres humanos somos capaces de sintetizar este aminoácido, dependemos de su aporte externo para el mantenimiento de una buena salud, lo que la convierte en un nutriente semiesencial para el cual ya se han establecido ingestas recomendadas oficiales.

Estructura de la fosfatidilcolina
Estructura de la fosfatidilcolina

Función

Es necesaria para la síntesis de componentes estructurales de la membrana celular como la fosfatidilcolina, la esfingomielina y otros fosfolípidos. Es precursor de la acetilcolina, que es un importante neurotrasmisor que participa en la memoria y en la función muscular.

La fosfatidilcolina es un componente principal de las VLDL, por lo que es esencial para el transporte de lípidos y colesterol endógeno; la incapacidad de sintetizar VLDL provoca un acúmulo de lípidos en el hígado y da lugar a hígado graso e insuficiencia hepática.

Metabolismo de la colina
Metabolismo de la colina

La oxidación de la colina da lugar a un metabolito denominado betaina, la cual es una fuente importante de grupos metilo que son esenciales para las reacciones de metilación, como las necesarias para la transformación de homocisteína en metionina. El déficit de colina aumenta los niveles de homocisteína y por lo tanto aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.


Ingestas recomendadas

Se establecieron por primera vez en 1998 por el Food and Nutrition Board de la Academia de Medicina de EEUU. No se han definido Ingestas Diarias Recomendadas (DRI) pero sí Ingestas Adecuadas (AI) en función de las cantidades que se necesitan para prevenir el daño hepático. Estas recomendaciones son las siguientes.

Ingesta recomendada de colina
Ingesta recomendada de colina

Fuentes alimentarias

Se puede sintetizar colina en el cuerpo humano a partir de fosfatidiletanolamina, pero la síntesis de novo parece insuficiente para cubrir las necesidades de las personas.

En los alimentos se encuentra en forma de fosfatidilcolina (lecitina); los alimentos más ricos en la misma son la leche, los huevos, el hígado y los cacahuetes. También se encuentra como aditivo en numerosos alimentos procesados.

Toxicidad

Dosis altas (10-16 g) producen "olor corporal a pescado", por acúmulo de un metabolito de la colina, la trimetilamina. Dosis menores, de 7,5g/día han resultado provocar un efecto hipotensor. Para prevenir este efecto se han establecido cifras de Umbral Máximo Tolerables por el FNB.



Capítulo anterior

anterior
La Carnitina

Inicio del artículo

inicio
Los nutrientes

Capítulo siguiente

articulo posterior
Los carotenoides

Comparte en:


Citar como:

LORENZO CORCHÓN, A.. \"La Colina\". asturnatura.com [en línea] Num. 455, [consultado el 12/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/nutricion/energia-nutrientes-componentes-dieta/aditivos-colina.php> . ISSN 1887-5068