Estructura del ARN




El ácido ribonucleico es un heteropolímero lineal no ramificado de ribonucleótidos, cada uno de los cuales está formado por una base nitrogenada (que puede ser adenina, citosina, guanina o uracilo), una molécula de ribosa y un grupo fosfato. Tiene tamaños muy variables, que van desde unas 80 bases a varios miles de ellas.


Una característica común a todos los ácidos ribonucleicos presentes en las células tanto procariotas como eucariotas es que son siempre de cadena simple, aunque pueden establecer uniones entre bases de la propia molécula para dar lugar a una estructura tridimensional característica.

El RNA mensajero o mRNA es la copia complementaria de un fragmento de DNA con sentido biológico. Está constituido por moléculas de elevada masa molecular relativa. La mayor parte de la molécula es un filamento sin arrollar, pero pueden formarse horquillas en los lugares donde se señala la terminación del mensaje genético. Es muy inestable; en las células procariotas se degrada en 3-5 minutos y en las eucariotas en unas 10 horas.

El RNA ribosómico o rRNA está formado por moléculas muy largas con numerosos plegamientos y regiones en las que aparecen bases nitrogenadas apareadas (U frente a A y C frente a G). Incluye moléculas de diferentes tamaños, con estructuras tridimensionales complejas, que participan activamente en la síntesis de proteínas. Se supone que al menos algunos de ellos tienen funciones catalíticas en este proceso.

Modelo esquematizado del RNA ribosómico
Modelo esquematizado de la estructura del RNA ribosómico


El RNA transferente o tRNA se encuentra disperso por el citoplasma; es el tipo de RNA de molécula más pequeña, pues contiene entre 73 y 95 nucleótidos. La molécula adopta una disposición similar a la de una hoja de trébol, que sufre además unos arrollamientos adoptando una estructura tridimensional en forma de L.

En la estructura del tRNA cabe destacar cuatro regiones con las bases nitrogenada apareadas (A-U, G-C) y en los extremos de lo que serían los foliolos de la hoja de trébol, tres bucles de bases sin aparear; y en el extremo de lo que sería el peciolo de la hoja, una zona de bases sin aparear.

Se conocen unos 50 tipos de tRNA. Las bases nitrogenadas de los diferentes tipos pueden variar, destacandose como peculiaridad que es frecuente observar algunas bases nitrogenadas diferentes de las habituales en el RNA, como la N6-metiladenina, la 7-metilguanina, el dihidrouracilo e incluso la timina (que es propia del DNA). Pero en todos los tipos de tRNA encontramos los siguientes elementos comunes:
  • El brazo aceptor, que es el extremo sin aparear del peciolo, en cuyo extremo 3' aparece siempre la secuencia CCA. El aminoácido transportado por la molécula de tRNA se une concretamente a la ribosa de la adenosina del extremo 3'.
  • El anticodón, que es el triplete de bases nitrogenadas que aparece en el bucle opuesto al brazo aceptor; el anticodón indica el aminoácido que puede unirse a la molécula de tRNA, y esta correspondencia es importante para función de la traducción en la síntesis de proteínas; además, el anticodón constituye el elemento diferenciador de los diferentes tipos de tRNA.

Modelo esquematizado del RNA transferente
Modelo esquematizado de la estructura del RNA ribosómico


Existen otros tipos de RNA, entre los que destacan especialmente los que presentan muchos virus y en los cuales almacenan su información genética; en algunos casos se trata de moléculas de cadena simple y otros de cadena doble.

Contenido relacionado