Las ceras




Las ceras son ésteres de ácidos largos de cadena larga (de 14 a 36 átomos de carbono), con alcoholes también de cadena larga (de 16 a 30 átomos de carbono).

En general son sólidas, con puntos de fusión de 60 a 100 ºC, y totalmente insolubles en agua, ya que son hidrófobas.


Las ceras realizan diversas funciones, que están relacionadas con su impermeabilidad en el agua y con su consistencia. Así, las plumas, el pelo y la piel están cubiertos con una capa de cera que los mantiene flexibles, lubricados e impermeables; la cubierta cerosa de las hojas y frutos de las planta impide la pérdida de agua y los protege contra los parásitos. Una de las ceras más conocidas es la que segregan las abejas y utilizan para confeccionar su panal. Otros ejemplos son la lanolina o cera protectora de la lana de las ovejas, el cerumen del conducto auditivo externo de ciertos mamíferos, el esperma de las ballenas,...

Estructura de una cera
Estructura de una cera

Formación de una cera
Formación de una cera

Las ceras biológicas se utilizan en las industrias farmacéuticas y cosméticas para la fabricación de lociones, ungüentos y pulimentos.

Hidrólisis de una cera
Hidrólisis de una cera

Contenido relacionado