Las Mariposas. Morfología



Podríamos definir a una mariposa como un insecto terrestre volador que presenta una metamorfosis completa (huevo, oruga, crisálida e imago) y que posee cuatro alas recubiertas de escamas coloreadas.

Como los demás insectos, las mariposas, en su fase de imago, poseen un esqueleto externo formado por numerosas placas de quitina, sustancia dura y muy resistente. El cuerpo está dividido en tres secciones: la cabeza, el tórax y el abdomen. Las mariposas se diferencian de otros insectos por la presencia de escamas en las alas y por contar con un aparato succionador constituido por una trompa.

partes de mariposa
Partes de una mariposa. L. Shyamal



La cabeza es la portadora de los órganos sensoriales. En ella aparecen dos ojos compuestos, cada uno formado por un gran número de ojos simples que permiten a la mariposa obtener una imagen en mosaico de lo que le rodea, permitiéndoles detectar los menores movimientos, pues su visión parece estar bastante desarrollada. En la cabeza también se sitúan las antenas o palpos, que sirven de órganos táctiles, auditivos, olfativos (utilizados por las hembras para distinguir las plantas donde depositarán sus huevos, y por los machos para detectar a las hembras) y de trepidación. Otro órgano es la espiritrompa, formada por un par de tubos que se unen para formar otro tubo hueco, y que permanece enrollada cuando no se usa; cuando está extendida, sirve para aspirar hacia el esófago el néctar de las flores o las sustancias disueltas en el agua. Del labio inferior se forman los palpos labiales, que en algunos casos resaltan tanto que sirven como elemento distintivo.


Cabeza de mariposa



Escamas del ala de una mariposa
Escamas del ala de una mariposa
Detrás de la cabeza está el tórax, que consta de tres segmentos quitinosos unidos entre sí, y de cada uno de ellos parte un par de patas, largas y delgadas, constituidas por fémur, tibia y tarso, éste último termina habitualmente en un par de uñas que sirven para que el animal se sujete. Las patas están atrofiadas en algunas especies de licénidos y ninfálidos, especialmente el par delantero. Los pies tienen células gustativas que les ayudan a encontrar la planta apropiada para la puesta de los huevos. Los dos pares de alas se insertan en los anillos torácicos medio y posterior. Una estructura propia de la mayor parte de los lepidópteros es la epífisis, una especie de espolón situado en la cara interna de la tibia anterior, que se usa para limpiar la probóscide. Las alas están constituidas de finas membranas enlazadas y reforzadas por una red de nervios o venas. La superficie alar está recubierta de millones de escamas imbricadas, que al parecer son pelos modificados y presentan diferentes formas, y que están dispuestas en una sola dirección como las tejas de un tejado y pigmentadas, lo que les proporciona su hermoso colorido. Las escamas en realidad son placas quitinosa de muy pequeño tamaño y delgada, con un pedicelo minúsculo en la base que las fija a la membrana alar. Esas escamas, de cuya denominación en griego procede la palabra "lepidóptero" (lepis = escamas, pteron = alas), están cubiertas por una capa cérea que repele el agua, proporcionando resistencia a las inclemencias del tiempo.

Alas de mariposa
Venación de las alas de una mariposa



Los colores de las alas pueden ser de varias clases:

  • Pigmentarios, aportados por secreciones de los propios insectos o por las plantas nutricias de las orugas.
  • Estructurales (o "colores de interferencia", como también son llamados), producidos por la propia forma de las escamas que reflejan y difractan la luz que incide en su estructura, de la misma forma que una fina capa de aceite crea una irisación sobre el agua, como vemos en el caso de muchas mariposas que presentan reflejos azules o verdes, como los machos de Apatura iris y A. ilia, y que tienen la peculiaridad de que, al ser muy sensibles al ángulo de visión, producen que el fenómeno de coloración tornasolada no se aprecie normalmente en ambas alas a la vez.
  • Ultravioletas, no distinguibles por el ojo humano. Muchas especies, entre ellas numerosos piéridos, presentan esa coloración ultravioleta, que es utilizada para el reconocimiento entre especies. Algunas mariposas, como las pertenecientes al género Carcharodus, presentan grupos de escamas transparentes o hialinas, denominadas "ventanas". El reverso de la alas de las mariposas, generalmente, es de distinto color que el anverso y presenta dibujos con muchos contrastes.

Androconio del ala de una mariposa

Androconio de un ninfálido
Los machos de muchas especies tienen grupos de escamas alares especializadas, que unidas constituyen las llamadas "androconias", las cuales forman dibujos característicos y segregan sustancias (feromonas) de importante papel en el apareamiento. Las androconias suelen tener formas distintas a las demás escamas, terminando frecuentemente en un mechón fibroso. En el caso de los piéridos y los licénidos, están dispersas por la superficie del ala. Su distribución varía: en unos casos están distribuidas de forma que pasan desapercibidas; en otras, se agrupan en manchas androconiales, habitualmente situadas en el anverso de las alas anteriores; en algunas especies, se localizan en un pliegue de la membrana costal del ala anterior. En el caso de los satirinos, están generalmente agrupadas formando una línea oscura en el anverso del ala anterior. Una red de tubos quitinosos proporciona la rigidez necesaria a la superficie membranosa y transporta la hemolinfa, de color verde amarillento, que es la sangre de las mariposas. Las rápidas contracciones de los músculos del tórax proporcionan a las alas el movimiento de batido necesario para emprender el vuelo.

El abdomen es cilíndrico, blando y más flexible, y consta de nueve segmentos, que contienen los órganos digestivos y reproductivos. En lo machos los últimos se han transformado en órganos para la cópula; en la hembra el orificio vaginal se encuentra en la zona ventral. En los lepidópteros pertenecientes al suborden Glossata (del griego "con lengua"), las hembras tienen dos aberturas genitales, una de las cuales usa el macho durante la cópula, mientras que la otra se utiliza para la puesta de huevos. El abdomen de la hembra es más voluminoso que el del macho debido a contiene los huevos. Los órganos genitales presentan frecuentemente caracteres morfológicos propios de cada especie, lo que impide en gran medida los acoplamientos entre especies distintas. El estudio de la genitalia permite distinguir a las especies muy similares externamente. El abdomen contiene, además del intestino, un músculo a modo de corazón, los órganos digestivos y el sistema nervioso, formado por un cerebro, situado en la cabeza, y por otra especie de cerebro, el ganglio subesofágico, que controla el aparato bucal. La respiración se realiza por estigmas que se abren a cada lado del abdomen.

El tamaño de los lepidópteros es muy variable, pues va desde unos pocos milímetros en algunas especies hasta los papiliónidos tropicales, con envergaduras del orden de los 25 centímetros.



Comparte en:


Citar como:

GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J.. \"Las Mariposas. Morfología\". asturnatura.com [en línea] Num. 359, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/lepidopteros-mariposas/morfologia.php> . ISSN 1887-5068