Las Mariposas. Hábitats



En España las mariposas se encuentran en casi todos los hábitats, desde la zona costera hasta las grandes altitudes, e incluso es posible observar algunas especies (muy pocas, eso sí) en zonas urbanas y suburbanas tales como parques y jardines. Las mariposas no se suelen encontrar en terrenos boscosos densos ni en los bosques de coníferas o eucaliptos, pero sí en lugares abiertos con flores (uno de los medios más favorables para ellas), en prados, en bordes de caminos, en los linderos y claros de los bosques caducifolios (una de las comunidades de mayor riqueza en especies de la Península Ibérica), en los bosques de ribera, en brezales y páramos, en zonas herbosas en montañas, e incluso en las morrenas y pedreros de las zonas más altas (donde podemos encontrar, entre otras, a algunas especies del género Erebia).

Además de las alteraciones faunísticas (biogeográficas) causadas por los cambios geológicos y climáticos acaecidos a lo largo de milenios, otros factores (abióticos) adicionales que marcan la distribución actual de las mariposas son la altitud, la latitud y el clima (temperatura, humedad,...), ya que éstos influyen sobre la disponibilidad de las plantas necesarias para nutrirse, sin cuya existencia no sería posible la supervivencia de la mariposa. De estos factores abióticos, la altitud, la temperatura y la humedad son quizá los más importantes, pues influyen decisivamente en la vegetación y, por tanto, en los ciclos biológicos de las mariposas. Por otro lado, las mariposas que se alimentan de más de una planta (polífagas) son, generalmente, más abundantes, están más extendidas y son menos vulnerables que las que sólo se alimentan de una especie de planta (monófagas).


Algunas especies de mariposas son migradoras: unas, como Pieris brassicae o Lampides boeticus, realizan en ocasiones la migración en grupos; otras, como en el caso de Vanessa cardui, de forma aislada. En el entorno europeo las migraciones primaverales se realizan partiendo del sur de Europa en dirección al norte. Las otoñales (cuyos componentes son los descendientes de las primaverales) tienen un sentido contrario, de norte a sur. Algunas especies, aunque no emigren, recorren grandes distancias en busca de alimento o de un lugar para pasar el invierno. En cambio, hay otras que se distinguen por su sedentarismo y su ciclo vital transcurre en un pequeño espacio de terreno.<


Inicio del artículo

inicio
Los lepidópteros

Capítulo siguiente

articulo posterior
Las Mariposas. Conservación

Comparte en:


Citar como:

GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J.. \"Las Mariposas. Hábitats\". asturnatura.com [en línea] Num. 359, [consultado el 12/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/lepidopteros-mariposas/habitats.php> . ISSN 1887-5068