Clasificación de los glúcidos




Atendiendo a su complejidad se clasifican en:

  1. Monosacáridos u osas: son los más sencillos. No son hidrolizables; esto es, no se pueden descomponer por hidrólisis en otros glúcidos más simples. Constituyen los monómeros a partir de los cuales se forman los demás glúcidos. Ejemplos de monosacáridos son la glucosa, fructosa y ribosa.


  • Ósidos: Formados por la unión de varios monosacáridos mediante enlaces Oglicosídicos, pudiendo poseer en su molécula otros compuestos diferentes de los glúcidos. Son hidrolizables, descomponiéndose en los monosacáridos y demás compuestos que los constituyen. Se dividen en:

    • Holósidos. Son aquellos que están constituidos por carbono, hidrógeno y oxígeno, exclusivamente. A su vez se subclasifican en:

      • Disacáridos, formados por 2 monosacáridos unidos. Sacarosa, maltosa y lactosa.
      • Oligosacáridos, formados por entre 2 y 10 monosacáridos unidos.
      • Polisacáridos, formados por un gran número de monosacáridos. El almidón, el glucógeno y la celulosa son policsacáridos.
    • Heterósidos. Formados por osas y otros compuestos que no son glúcidos. Por lo tanto, además de carbono, hidrógeno y oxígeno, contienen otros elementos químicos. Estos compuestos se estudiarán en temas posteriores.

  • Clasificación de los glúcidos
    Clasificación de los glúcidos

    Contenido relacionado


    //jQuery v3.1.1 , Bootstrap v3.2.0 , cookie consent