Clasificación de los glúcidos



Atendiendo a su complejidad se clasifican en:

  1. Monosacáridos u osas: son los más sencillos. No son hidrolizables; esto es, no se pueden descomponer por hidrólisis en otros glúcidos más simples. Constituyen los monómeros a partir de los cuales se forman los demás glúcidos. Ejemplos de monosacáridos son la glucosa, fructosa y ribosa.

  2. Ósidos: Formados por la unión de varios monosacáridos mediante enlaces Oglicosídicos, pudiendo poseer en su molécula otros compuestos diferentes de los glúcidos. Son hidrolizables, descomponiéndose en los monosacáridos y demás compuestos que los constituyen. Se dividen en:

    • Holósidos. Son aquellos que están constituidos por carbono, hidrógeno y oxígeno, exclusivamente. A su vez se subclasifican en:

      • Disacáridos, formados por 2 monosacáridos unidos. Sacarosa, maltosa y lactosa.
      • Oligosacáridos, formados por entre 2 y 10 monosacáridos unidos.
      • Polisacáridos, formados por un gran número de monosacáridos. El almidón, el glucógeno y la celulosa son policsacáridos.
    • Heterósidos. Formados por osas y otros compuestos que no son glúcidos. Por lo tanto, además de carbono, hidrógeno y oxígeno, contienen otros elementos químicos. Estos compuestos se estudiarán en temas posteriores.


Clasificación de los glúcidos
Clasificación de los glúcidos



Capítulo anterior

anterior
Concepto de glúcido

Inicio del artículo

inicio
Los glúcidos

Capítulo siguiente

articulo posterior
Monosacáridos

Comparte en:


Citar como:

LORENZO CORCHÓN, A. \"Clasificación de los glúcidos\". asturnatura.com [en línea] Num. 473, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/glucidos/clasificacion-glucidos.php> . ISSN 1887-5068