Los Briozoos. Morfología y fisiología



Este filo contiene unas 4000 especies y es uno de los principales  filos animales, a pesar de ser menos conocido que otros muchos.

Se trata de organismos coloniales y sésiles  (fijados al sustrato) de pequeño tamaño (unos 0,5 mm) normalmente cubiertos por una estructura protectora que deja un orificio por el que sale el lofóforo, un órgano especial del grupo. Es un organismo sencillo en el que la mayor parte de la cavidad corporal está ocupada por celoma, no se observan órganos para la respiración, ni para la excreción y tampoco para el sistema circulatorio, aunque esto es posiblemente por las dimensiones de estos organismos. Si se puede observar sin embargo el aparato digestivo, que tiene forma de U.

Este filo se divide en tres clases: Phylactolaemata, Gymnolaemata y Stenolaemata. La clase Gymnolaemata integra a la mayoría de los briozoos actuales, casi todos marinos. Los organismos pertenecientes a la clase Phylactolaemata son todos de aguas dulces y se compone únicamente de unas 50 especies y los de la clase Stenolaemata contiene unas pocas especies marinas actuales y unas 500 especies fósiles.

Briozoo

Morfología

Los individuos de las colonias tienen formas diferentes según de que especie y sobre todo a que clase pertenezcan. De todas formas, de un modo general, los individuos tienen forma de caja o de óvalo y algunos son tubulares (dependiendo de las especies). En general, están protegidos por una cubierta protectora (zoecio), que puede estar compuesta de quitina y proteinas (es el caso de la clase Gymnolaemata, orden Anasca), o bien tienen una cubierta de carbonato cálcico sobre la que se encuentra una cutícula (es el caso de los individuos pertenecientes a la clase Gymnolaemata, orden Ascophora); esa capa calcárea varía mucho en grosor entre distintas especies.

Brioozoo morfología


En todas las especies, independientemente del tipo de cubierta que posean, los individuos dedicados a la alimentación (autozoides) presentan un orificio por el que saldrá el lofóforo. Algunas especies, las mas evolucionadas, presentan incluso una tapa para proteger ese orificio.

Dentro de la cubierta protectora se observa el aparato digestivo, fibras musculares y el funículo, que es un tubo de tejido peritoneal, dedicado a distribuir los alimentos principalmente, y prácticamente el resto del hueco está ocupado por celoma.

Este phyllum está dentro de los llamados lofoforados precisamente por la presencia del lofóforo (figs. 1 y 2) . Se trata de una corona de tentáculos, con diferentes formas, que se guarda en una cavidad del animal y se evierte para la alimentación; es generalmente circular con una serie de tentáculos que tienen cilios y un canal en el centro por el que los alimentos son empujados hacia la base del lofóforo donde se encuentra la boca. Dentro de los tentáculos hay fibras musculares longitudinales y nervios, y una pequeña porción de celoma. Al final del tubo digestivo se encuentra el ano, que también tiene se encuentra en el lofóforo.

Briozoo

Lofóforo en forma de herradura. Género Pectinatella

Briozoo

En los filactolemados de agua dulce el lofóforo no es circular, sino que tiene forma de herradura. Las fibras musculares que cruzan el celoma sirven para la eversión del lofóforo y para volver a guardarlo en su cavidad. El sistema nervioso está formado por un anillo del que surgen nervios que van principalmente a los tentáculos, pero también a otras partes del cuerpo.

Organización colonial

Los briozoos son organismos muy abundantes y la mayor parte de ellos de aguas costeras creciendo sobre rocas, conchas, algas, etc.

La forma de la colonia es variable, así si bien algunas especies forman colonias estoloníferas, la mayoría serán formas incrustantes o arbóreas en las que la colonia se basa en la fusión de los zooides próximos. La superficie dorsal está sobre el sustrato u otros zooides, mientras que la ventral es la superficie expuesta y se denomina superficie frontal.

También los patrones de crecimiento son diferentes en distintas especies; así hay especies poco calcificadas que forman colonias arbóreas como es el caso de Bugula, en las que los zooides se fusionan en una doble fila; sin embargo la inmensa mayoría son especies incrustantes, pegadas al sustrato sobre la parte dorsal mientras que la parte ventral o frontal está al descubierto y sobre la cual se encontrará la apertura del lofóforo. Hay también colonias foliáceas erectas formadas por una capa de zooides o bien dos capas fusionadas por la parte dorsal de los zooides.

La comunicación de los individuos se produce por medio de unos poros presentes en sus paredes (ver fig. 1). En algunas especies se ha observado el paso de líquido celómico por esos poros, pero lo normal es que estén obstruídos por unas células especiales algunas de las cuales se relacionan con el funículo y se ha comprobado que a través del funículo hay flujo de lípidos a partir de los zooides que se están alimentando.

Si bien su estructura es sencilla, se ha comprobado también que al menos algunas especies poseen un sistema nervioso colonial (Electra, Membranipora); nervios de un individuo pasarían por los poros y se conectarían de alguna manera con los nervios de otro zooide. Este sistema nervioso es útil a la hora de retraer los lofóforos en caso de peligro.

Las colonias son generalmente polimórficas, esto es, con presencia de zooides de distintas morfologías. Los zooides tipo son los que son capaces de alimentarse, son los denominados autozooides, y las colonias se componen en su mayor parte por este tipo de zooides. Los individuos modificados reciben en general el nombre de heterozooides. Algunos se modifican en forma de estolones, discos de fijación, estructuras rizoidales, etc. para la fijación de la colonia; se trata de individuos muy reducidos en los que sólo se observa la pared del cuerpo y tejido funicular en su interior. En los briozoos mas avanzados, los queilostomados, aparecen heterozooides modificados para la defensa de la colonia. Son los avicularios y los vibráculos:

  • Avicularios: Son algo mas pequeños que los autozooides, con un opérculo muy desarrollado que actúa a modo de mandíbula para defender a la colonia de ataques de pequeños organismos y larvas de otros organismos que podrían fijarse sobre la colonia. Estos avicularios pueden ser sésiles o estar pedunculados, en cuyo caso ejecutan rápidos movimientos similares a los del picoteo de un pájaro. En algunas especies del género Bugula se ha comprobado que sirven también como defensa ante organismos mayores como anfípodos y poliquetos cuyos apéndices quedarían atrapados en las mandíbulas.

    Avicularia Bugula

    Avicularia de Bugula

    Avicularias de Bugula


  • Vibráculos: En este caso el opérculo se modifica en forma de hilo o cerda que en su movimiento limpia a la colonia de detritus y larvas de otras colonias.

Fisiología

Los briozoos se alimentan capturando partículas alimenticias en suspensión en el agua y para ello utilizan el lofóforo. Éste es como una corona de tentáculos que se evierte por aumentos de presión del líquido celómico como consecuencia de movimientos musculares en el interior del organismo. En los organismos con cubiertas blandas o flexibles estos músculos están fijados a esas paredes y al contraerse hacen que la presión del líquido celomático aumente, y en los animales con cubiertas calcáreas rígidas hay una membrana quitinosa en la pared frontal sobre la que se fijan los músculos y al contraerse esta cubierta se invagina haciendo aumentar la presión del líquido del celoma provocando así la emersión del lofóforo.

Lofoforo de BugulaEn los ciclostomados la eversión del lofóforo se produce por un mecanismo diferente, aún poco estudiado, si bien se sabe que si se utilizan músculos, pero no se deforma la pared corporal. Para la retracción del lofóforo están los músculos lofoforales retractores, fijos al lofóforo y que en su contracción lo empujan hacia dentro de la cavidad del cuerpo. Fotografía derecha, lofóforo de Bugula.

El lofóforo está compuesto por unos tentáculos que a su vez tienen cilios, y es el movimiento de estos cilios el que empuja las partículas alimenticias hacia la boca. Crean una corriente que empuja el agua hacia la base del embudo y el agua así empujada sale entre los tentáculos.

Existen numerosos trabajos científicos actuales en los que se estudia el tamaño de las presas de estos organismos, y en su mayora se encuentran entre 2 y 10 µm. Muchas especies son capaces de girar el embudo que forma el lofóforo hacia donde se encuentra mayor cantidad de alimento. La digestión se produce por cilios de la faringe, de aquí pasan al estómago que ocupa la mayor parte del aparato digestivo. Aquí se produce la digestión, que será extracelular e intracelular.

Anatomia interna de un briozoo

La respiración se produce por la propia pared del cuerpo, sin existir ningún aparato dedicado a la respiración de forma específica. El transporte de gases, algo de alimento y sustancias de deshecho se produce por el líquido celómico. El transporte de nutrientes entre los individuos se produce, al menos en parte, por medio del funículo.



Comparte en:


Citar como:

OLIVEROS PÉREZ, J.. \"Los Briozoos. Morfología y fisiología\". asturnatura.com [en línea] Num. 110, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/briozoos/estrfisi.php> . ISSN 1887-5068