Crustáceos. Los Ostracodos (Ostracoda)




Este grupo está formado por más de 8000 especies de pequeño tamaño que no sobrepasan los 32 mm; se conocen como gambas mejillón y están distribuídos tanto en ambientes marinos como dulceacuícolas y algunas especies viven sobre musgos. Los ostracodos pueden ser nadadores libres durante todo su ciclo vital o, más comúnmente, bentónicos, viviendo entre las plantas acuáticas o reptando en el sedimento; se conocen algunas especies intersticiales. Algunos son filtradores, otros carroñeros, detritívoros, herbívoros (algas principalmente) o predradores; los hay parásitos o comensales de otros crustáceos, poliquetos, equinodermos e incluso pueden aparecer en las branquias de los tiburones.


Anatomía externa

Su principal característica es que el cuerpo se encuentra completamente encerrado en un caparazón univalvo o bivalvo calcificado. Este caparazón, que puede tener diversas formas, elipsoidal generalmente, presenta una gran ornamentación; las valvas pueden tener una escultura reticulada, tuberculada, carinada, espinosa y puede presentar hendiduras o pelos sensoriales; el borde puede ser liso o serrado. Muchas especies desarrollan tubérculos dependiendo de las condiciones ambientales y es frecuente el desarrollo de cierto dimorfismo sexual en él. Este caparazón calcificado fosiliza fácilmente y esto ha permitido un registro fósil de los mismos prácticamente continuo desde el Cámbrico; atendiendo a la ornamentación de las valvas se han descrito unas 10000 especies fósiles.

Ostracodos fósiles

En la parte dorsal del caparazón, en el caso de los bivalvos, hay una charnela que permite la articulación de las dos valvas; son las fibras de un músculo aductor que se insertan en el centro de las mismas las que permiten su cierre o apertura.

La zona cefálica es la que ocupa más parte del cuerpo ya que el tórax y el abdomen se hayan indiferenciados o ausentes. En la cabeza, las antenas están bien desarrolladas; las primarias son unirrámeas y en las especies nadadoras tienen sedas largas, finas y ramificadas, mientras que en las reptantes o bentónicas estas sedas son más pequeñas y con forma de garra; en algunos grupos son sensoriales en los machos. Las antenas secundarias, birrámeas, están también adaptadas para la locomoción. Las mandíbulas se emplean para la alimentación y pueden tener un extremo grueso y dentado o formar una especie de tubo para succionar fluidos de plantas o animales en el caso de los parásitos. Las primeras maxilas se emplean para la respiración y alimentación, mientras que las segundas maxilas, o primeros apéndices torácicos según los autores, sirven como alimentarias o patas marchadoras, en cuyo caso pueden presentar un dimofismo sexual en los machos.

En el tronco, no segmentado, hay entre 1 y 3 pares de apéndices, todos birrámeos, y se emplean para la respiración, alimentación o limpieza del caparazón. Los apéndices caudales, terminales o subterminales, carecen de sedas y con cierta forma de garra; tienen una furca terminal.

Anatomía de un ostracodo

Sistemas corporales

La principal forma de locomoción, nadadora o reptante, se realiza mediante las antenas o los apéndices torácicos respectivamente. Estos apéndices también se utilizan en ocasiones para la alimentación, y aunque muchas especies sean filtradoras, otras remueven con sus antenas el sedimento e incluso otras pueden capturar otros pequeños crustáceos o anélidos.

El intercambio gaseoso se realiza a traves de la cutícula, que en algunas zonas como en determinados apéndices es fina, pero carecen de verdaderas branquias; la ventilación se realiza mediante corrientes producidas por los apéndices, que también se emplean para transportar partículas hacia la boca en las especies filtradoras. El sistema circulatorio carece de corazón y vasos sanguíneos excepto en el grupo de Myodocopa; entre las valvas existe hemocele.

El sistema excretor se compone tanto de glándulas antenales como maxilares, y a veces se presentan juntos en el adulto, algo raro entre los crustáceos; las segundas se encuentran enroscadas en el interior de las valvas y son relativamente grandes. Tienen órganos sensoriales, un ojo nauplio y pelos sensoriales en los apéndices y las valvas.

El sistema reproductor en la hembra presenta unos gonoporos al final del abdomen y en el macho están al final de dos penes que se encuentran delante de la furca. Para atraer a las hembras es muy común la emisión de relampageos bioluminiscentes producidos por el macho gracias a la secreción de una glándula de la cabeza. Durante la cópula, el macho sujeta a la hembra con sus antenas e inserta los penes en los gonoporos de la hembra. Los huevos son vertidos al agua o se incuban durante un tiempo en una cámara dorsal en algunas especies. Al eclosionar, los juveniles tienen ya caparazón que van mudando sucesivamente a medida que crecen. En especies que viven en charcas temporales es frecuente la producción de huevos de resistencia para pasar el periodo desfavorable.

 

Clasificación

Los ostracodos, que tienen categoría de clase, se dividen en dos subclases y cuatro órdenes atendiendo principalmente a la morfología del caparazón.

  • SubCl. Myodocopa: el caparazón tiene una escotadura para permitir la salida de las antenas cuando está cerrado. Las segundas antenas funcionan como apéndices natatorios. Marinos
    • O. Myodocopida: el segundo par de apéndices funciona como limpiador del caparazón. Cypridina, Gigantocypris.
    • O. Halocyprida: segundo par de apéndices ausente o corto, con forma de pata.

  • SubCl. Podocopa: el caparazón carece de escotadura para las antenas.
    • O. Podocopida: primer par de apéndices del tronco con forma de pata. Marinos y dulceacuícolas. Cypris, Cythere, Pontocypris.
    • O. Platycopida: primer par de apéndices del tronco sin forma de para. Marinos.

Contenido relacionado