Crustáceos. Los Mistacocáridos, Branquiópodos y Pentastómidos



En este capítulo incluimos estas tres clases de crustáceos no porque guarden una relación especial entre si, sino porque se trata de los grupos más pequeños y aquí los trataremos juntos.

Los Mistacocáridos

Esta clase de crustáceos tan sólo tiene en nuestra costa una especie perteneciente al Orden Mystacocaridida, que es Derocheilocaris remanei.

Se caracterizan por tener una cabeza y rostro indiferenciados, con un único ocelo y sin ojo nauplio; las antenas primarias son unirrámeas y las secundarias birrámeas, ambas largas y conspicuas; tienen también un par de maxilípedos que junto con las mandíbulas presentan sedas relacionadas con la recolección de pequeñas partículas de alimento. El tórax carece de caparazón y tiene 4 pares de apéndices, algunos prensiles; está indiferenciado del abdomen, el cual tiene 6 segmentos y carece de apéndices. Al final del cuerpo presentan un par de urópodos bien desarrollados.


Este grupo fue descubierto en 1943 en EEUU y en los años siguientes se descubrieron más poblaciones por el resto del mundo. Pertenecen a la meiofauna, es decir, viven entre los granos de arena del fondo; su tamaño es pequeño, de tan sólo medio milímetro.

Mistacocáridos

Los Branquiuros

Se trata de otro pequeño grupo de crustáceos que tan sólo está compuesto por 130 especies, de las cuales 3 se pueden encontrar en las costas ibéricas, que pertenecen al Orden Arguloida y al género Argulus. Todos son parásitos dérmicos o branquiales de peces, de cuyos tejidos se alimentan.

Al igual que los anteriores, la cabeza y el rostro están indiferenciados. Tienen un ojo compuesto sésil, las antenas primarias unirrámeas o ausentes, con el exopodio presentando ganchos o espinas, las secundarias unirrámeas, vestigiales o ausentes. El tórax y el abdomen están diferenciados; el primero tiene un caparazón a modo de escudo que cubre la parte anterior del cuerpo y cuatro apéndices; el abdomen es pequeño y no se encuentra segmentado. Presenta un telson al final del cuerpo.

Su mecanismo de sujección a la presa es mediante los ganchos o espinas de las antenas primarias; la base de las primeras maxilas en algunas especies está transformada a modo de ventosa para conseguir una mejor sujección. Son capaces de cambiar de hospedador.

Argulus. Vista dorsal y ventral
Argulus. Vista dorsal y ventral

Vista ventral de Argulus
Vista ventral de Argulus

Detalle de las ventosas de Argulus, la boca y los ganchos de las primeras antenas
Detalle de las ventosas de Argulus, la boca y los ganchos de las primeras antenas.

 

Los Pentastómidos

Se trata de un grupo de unas 90 especies parásitas de intestinos y conductos nasales de vertebrados, especialmente reptiles, por lo que no entraremos en grandes detalles al no tratarse de especies marinas. Su cuerpo es lumbriforme y presenta en la parte anterior cinco protuberancias, de las cuales la central tiene la boca y las cuatro laterales son patas con una garra en el extremo.

La fecundación es interna y los huevos se liberan al exterior mediante el tracto digestivo; estos huevos o larvas ya formadas pasan a un hospedador intermedio, el cual es comido por el definitivo y la larva pasa del esófago a su hábitat final en el hospedador definitivo.



Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L. & LORENZO CORCHÓN, A.. \"Crustáceos. Los Mistacocáridos, Branquiópodos y Pentastómidos\". asturnatura.com [en línea] Num. 90, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/artropodos/mistbranpent.php> . ISSN 1887-5068