Crustáceos. Malacostráceos I. Filocáridos y Hoplocáridos



Características generales de los Malacostráceos

La Clase Malacostraca incluye unas 23000 especies de crustáceos, entre ellos los más conocidos y de más valor comercial. Su estructura corporal se puede ver en la figura 1: el tórax, que puede estar cubierto por un caparazón, tiene ocho segmentos con apéndices (periópodos), y el abdomen seis. Los apéndices, aunque primitivamente sean birrámeos, tienen como rama más desarrollada la interna o endopodio. Las primeras antenas son birrámeas al igual que las segundas, pero en estas últimas la rama externa o exopodio tiene forma de escama plana. Es frecuente que el segundo o tercer apéndice torácico pase a estar adelantado y al servicio de la alimentación, funcionando como maxilípedo. El caparazón torácico puede cubrir la cabeza, y de esta forma en el cuerpo se diferencia un cefalotórax y un abdomen (ver fig. 1).

Estructura externa de un malacostráceo

Los cinco primeros apéndices abdominales (pleópodos) son todos similares y birrámeos; se emplean en la natación, ventilación, para llevar los huevos en el caso de las hembras o bien presentan el primer o segundo par modificado como órgano copulador en los machos. El sexto y último apéndice abdominal tienen los apéndices aplanados y dirigidos hacia atrás para formar urópodos, que junto con el telsón forman el abanico caudal.


En su interior, los malacostráceos presentan un estómago bicameral con dientes trituradores y finas sedas; aquí se realiza la masticación y digestión del alimento. El gonoporo fenemino se encuentra en el sexto segmento torácico y el masculino en octavo. El estadio de larva nauplio de los artrópodos ocurre dentro del huevo.

Los malacostráceos se dividen en tres subclases: Phyllocarida, Hoplocarida y Eumalacostraca. Las dos primeras, consideradas como las más primitivas, las veremos a continuación, y el grupo de los eumalacostráceos lo desglosaremos en los capítulos posteriores; se diferencia de las dos anteriores, que difieren un tanto del plan básico visto anteriormente, por no tener antenas trirrámeas y abdomen sin siete segmentos.

Los Filocáridos

Este pequeño grupo de malacostráceos está representado en las costas ibéricas por una sóla especie, Nebalia bipes (fig. 3), perteneciente al Orden Leptostraca. Se trata de una especie suspensívora, de algo más de 1 cm de longitud; vive en el fondo, en el sedimento o entre las algas. La mayor parte de las especies del grupo son suspensívoras, pero algunas muestra comportamientos carroñeros.

Nebalia bipes

La cabeza tiene un rostro articulado y ojos pedunculados compuestos. El tórax tiene un caparazón liso, comprimido lateralmente y bivalvo que encierra la cabeza y el tórax. El abdomen, indiferenciado del tórax, presenta 8 segmentos, siendo esto una excepción a plan general de los malacostráceos y que se considera un carácter primitivo del grupo. Los apéndices torácicos, birrámeos, se emplean para la natación y la alimentación pero en la hembra están modificados para llevar los huevos durante un tiempo. El séptimo segmento abdominal carece de apéndices.

Filocárido

Los Hoplocáridos

A este grupo, cuyo nombre quiere decir "gambas armadas" pertenecen unas 300 especies conocidas como galeras, entre las que se encuentra la conocida Squilla mantis como representante de las 10 especies presentes en nuestra costa, unos predadores bastante especializados pertenecientes al Orden Stomatopoda.

La cabeza tiene un rostro articulado y ojos pedunculados articulados; las antenas primarias son trirrámeas y las secundarias birrámeas. El tórax presenta un caparazón univalvo, liso y aplanado que cubre la cabeza y los tres primeros segmentos torácicos; los apéndices torácicos son unirrámeos y subquelados y el segundo par está bastante desarrollado, con espinas en el borde interno de la parte móvil; los tres apéndices siguientes son los usados en la locomoción. El abdomen, diferenciado del tórax, tiene seis segmentos bien diferenciables, anchos y aplanados; los apéndices del primer segmento en los machos están modificados para la cópula. Los huevos son incubados entre los maxilípedos por la hembra durante un periodo en el cual no se alimenta o son enterrados o depositados externamente, pero en ambos casos son cuidados al mantenerse ventilados; eclosionan como larva zoea.

Squilla mantis dorsal

Squilla mantis lateral

Viven en rocas o grietas en el coral, pero las presentes en las costas españolas lo hacen en galerías excavadas en el sedimento con forma de U que son más o menos profundas dependiendo de la especie y de las condiciones ambientales. Abandonan el refugio para buscar alimento y cuando lo encuentran lo apresan mediante su segundo par de apéndices torácicos que son bastante parecidos a los de las mantis; la presa queda inmovilizada cuando se cierra y las espinas evitan que huya a la vez que lo trituran; hay especies que usan estos apéndices en forma de lanza que despligan con suma velocidad y atraviesan el cuerpo de la presa. Para localizar a la presa y conocer su posición exacta se sirven de sus ojos, considerados como los más perfectos dentro de los crustáceos y de las antenas. Existen especies que se emparejan de por vida.



Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L. & LORENZO CORCHÓN, A.. \"Crustáceos. Malacostráceos I. Filocáridos y Hoplocáridos\". asturnatura.com [en línea] Num. 90, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/artropodos/filohoplo.php> . ISSN 1887-5068