El arrecife de Arnao



Este arrecife se localiza entre las localidades de Arnao y Salinas, y según Méndez-Bedia y Soto, consiste en calizas masivas que afloran a lo largo del acantilado entre las playas de El Cuerno y El Dólar. Presenta un espesor de unos 140 metros y se desarrolla sobre una sucesión de calizas arcillosas bien estratificadas con crinoideos, braquiópodos y briozoos en la base, que hacia arriba va perdiendo el carácter estratificado y aumentando progresivamente el contenido de organismos constructores, constituyendo la bioconstrucción que es en sí el biohermo. En la parte superior, vuelve a haber calizas estratificadas, que indican el final de la vida del arrecife.

Vista del arrecifeEn el arrecife de Arnao se puede también estudiar la evolución del mismo, desde un estado inicial hasta uno final, pasando por las mismas etapas que hemos descrito para el biostromo de la Plataforma de Arnao, es decir, los estadios de estabilización, colonización, diversificación y dominación, basándonos en los distintos tipos de los fósiles que aparecen. De nuevo tenemos crinoideos, braquiópodos, briozoos, corales hoy extinguidos (tabulados yrugosos) y un tipo de fósiles correspondientes a unos organismos próximos a los Poríferos (esponjas) llamados Stromatopóridos.

Estos Stromatopóridos tenían un esqueleto formado por láminas calcáreas concéntricas unidas por pilares irregulares dispuestos perpendicularmente a ellas, resultando en su conjunto una costra incrustante que recubría el medio donde vivían. En el arrecife de Arnao se observa una de las más tempranas formas de asociación entre dos géneros de organismos diferentes: entre el esqueleto de los Stromatopóridos aparece incrustado un género de coral rugoso individual. Se ha comprobado que el coral rugoso crecía en vida sobre el Stromatopórido, lo que indica una relación entre ambos tipos de organismos, aunque no se sabe bien si se trataba de una simbiosis (una relación con beneficio para ambos), un parasitismo (uno se beneficia a costa del perjuicio sobre el otro) o bien un comensalismo (uno se beneficia a costa del otro, que no obstante no se ve perjudicado). Parece que este último caso era el más probable, y el coral rugoso se cobijaría de las agitadas aguas al rodearse del Stromatopórido. Estamos ante una de las más tempranas asociaciones entre organismos complejos en la historia de la vida de nuestro planeta.

Estromatopórido masivo
Estromatopórido masivo

Estromatopórido sobre roca
Estromatopórido sobre roca

Las condiciones del medio donde creció el arrecife se pueden deducir también. En este caso, se trataba de una zona próxima al borde de una plataforma marina somera. El arrecife, en su crecimiento, iba alcanzando zonas de aguas más superficiales, desde su instalación en un medio relativamente tranquilo hasta el estadío de dominación, donde el crecimiento arrecifal se desarrolló principalmente en la zona de rompiente de las olas. Esta evolución se refleja bien en el cambio de formas frágiles ramificadas a formas masivas y con hábitos incrustantes. Asimismo, hay una disminución progresiva del contenido en arcillas, lo que indica una menor profundidad y unas aguas más limpias y más libres de partículas. Es en esta última fase donde se observa la asociación de posible comensalismo antes descrita.

Corales tamnopóridos
Corales tamnopóridos. Los tamnopóridos son un tipo de corales tabulados que presentaban ramificaciones. En la fotografía se aprecian secciones transversales de los mismos.



Capítulo anterior

anterior
Arnao, El Pical

Capítulo siguiente

articulo posterior
Los fondos de Arnao hoy día

Comparte en:


Citar como:

FENÁNDEZ MARTÍNEZ, R.R.. \"El arrecife de Arnao\". asturnatura.com [en línea] Num. 104, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/arnao/arrecife.php> . ISSN 1887-5068