Causas que convierten a una especie en invasora



Son muchos los elementos que intervienen en el establecimiento y posterior expansión de una especie invasora. En general, se consideran 3 los principales factores que contribuyen al éxito de una especie invasora: los recursos, los enemigos naturales y las condiciones ambientales afines entre la zona de origen y la de que será invadida. Cómo responda la especie a estos factores, incluyendo sus variaciones espaciales y temporales, determinará su habilidad para invadir.

Fotografía de la uña de gatoUna combinación particular de factores físicos o ambientales (como la temperatura o la salinidad) y biológicos (como la abundancia de recursos o presencia de enemigos) en un punto en el espacio y el tiempo, define un punto de un nicho ecológico; este se puede definir como las respuestas que tiene la especie en todos los puntos del mismo y el efecto que le producen. Las respuestas las podemos definir en términos de variables demográficas, como tasas de crecimiento o supervivencia, interacciones con otras especies, ocupación del espacio. La apertura de nuevos espacios o nuevos nichos para ser ocupados es lo que produce la facilitación que vimos en el espacio anterior. Una oportunidad de recursos es un aumento en la disponibilidad de recursos de los que depende la especie invasora, y que además de alimento podría pensarse en otras formas de ayuda, como la existencia de especies que ayuden en su dispersión, mutualistas, o en la escasez de enemigos; por ejemplo, la uña de gato (Carpobrotus acinaciformis, foto derecha, presente en el litoral), es ayudada en la dispersión de sus semillas por roedores y gaviotas. Una oportunidad de nicho es la oportunidad que tiene la especie invasora para aumentar su densidad de población. Una baja probabilidad de oportunidades de nicho se traduce en una mayor resistencia del ecosistema nativo a ser invadido. La facilitación que vimos en el apartado anterior no es más que una oportunidad de nicho que generalmente está provocada por una perturbación originada por el hombre, como la apertura de nuevos espacios al construir nuevas estructuras, aunque podrían deberse también a causas ambientales como tormentas o temporales que dejen nuevos espacios abiertos.

La disponibilidad de recursos implica una competición entre la especie invasora y las especies autóctonas; esto no implica que la especie invasora tenga la capacidad de adquirir recursos con más facilidad que las autóctonas, ya que puede darse el caso de que sea capaz de sobrevivir con menos recursos.

Otro factor importante en las invasiones es la abundancia de enemigos naturales de la especie invasora, los cuales, ya sean enfermedades, depredadores, parásitos, etc., han de tener una baja abundancia o causar a la especie invasora menos daño que a las autóctonas para que se produzca la invasión; la uña de gato carece de depredadores, ya que el contenido en cloruro de magnesio de sus hojas no es tolerado por los herbívoros y de esta forma presenta una tasa de depredación menor que otras especies autóctonas. En su zona de origen, estas especies tienen sus propios enemigos naturales que ejercen un control sobre las mismas impidiendo así que desarrollen un comportamiento invasivo; por ejemplo, en su área de origen el sargazo no sobrepasa el metro de longitud, pero en Europa puede pasar de 5 m al no tener quien lo deprede.

Fotografía de Codium fragileEs común entre las especies invasoras una alta tasa de reproducción y originar un elevado número de nuevos individuos. Muchas especies son capaces de presentar una multiplicación vegetativa mediante estolones, como ocurre con la invasora Caulerpa taxifolia en el Mediterráneo, que crea una intrincada red de estolones que acaba con las praderas de Posidonia. Más importante es su elevada fertilidad, ya que son capaces de originar miles de embriones viables en cada episodio reproductivo que además tienen una gran capacidad de dispersión en largas distancias; por ejemplo, las gaviotas pueden transportar los frutos de la uña de gato largas distancias al quedarse pegados en sus picos, y un trozo de sargazo puede recorrer largas distancias flotando provisto de gran cantidad de embriones. Es característico además que estos descendientes sean capaces de sobrevivir durante largos periodos, permaneciendo latentes hasta que se den las condiciones óptimas para su desarrollo (foto superior Codium fragile subsp. tomentosoides, Playa de Vidiago).

Como resumen de todo lo dicho, es un cúmulo de factores ambientales y ecológicos, además de la biología de la propia especie, lo que determina su capacidad invasiva.



Capítulo anterior

anterior
Las invasiones biológicas

Inicio del artículo

inicio
Las especies invasoras

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L.. \"Causas que convierten a una especie en invasora\". asturnatura.com [en línea] Num. 102, [consultado el 12/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/articulos/aliens/porque.php> . ISSN 1887-5068