Los dinoflagelados



Los dinoflagelados o dinófitas son un grupo de algas unicelulares o cenobiales que característicamente presentan dos largos flagelos (finamente barbulados), si bien algunas especies carecen de flagelos. Se agrupan en la única clase Dinophyceae, formada por unas 4000 especies repartidas en 150 géneros, la mayoría marinos, que forman junto con las diatomeas y los cocolitofóridos la principal parte del fitoplancton, y algunas de agua dulce.

Como pigmentos presenta clorofila a, y algunas especies clorofila c; también diversas xantofilas como peridinina, diadinoxantina, diatoxantina y fucoxantina, y beta caroteno. Su principal sustancia de reserva es el almidón extraplastidial. La cubierta celular posee muchas veces finos poros en los que desembocan unos orgánulos defensivos alargados, los tricocistes, que proyectan filamentos de proteína, en caso de excitación de la célula, a la que entonces impulsan en sentido opuesto a la excitación.

dinophyta
Dinophyta


Algunos dinoflagelados presentan por dentro de la membrana plasmática una coraza formada por placas poligonales de celulosa que dejan un surco transversal o cíngulo y uno longitudinal; los flagelos nacen en el punto de unión de ambos surcos. El flagelo transversal es pectinado mientras que el longitudinal es pennado al presentar dos filas de bárbulas cortas; mientras que el primero es responsable del movimiento de giro de la célula, el segundo se encarga del avance la misma.

Los dinoflagelados se reproducen vegetativamente por bipartición. La reproducción sexual únicamente se conoce en algunos pocos géneros como Ceratium y Glenodinium y es por conjugación anisógama o planogamia isógama, con un ciclo vital monogenético haplofásico.

ceratium peridinium
Ceratium y Peridinium


Un grupo muy numeroso de dinoflagelados (aproximadamente la mitad de las especies) carece de plastidios, y son heterótrofos obligados con sistemas diversos para obtener el alimento. Pueden ser fagótrofos, es decir capturan presas (otras algas, ciliados, nematodos y larvas de distintos grupos). Pueden ser parásitos, obteniendo por ósmosis la mayor parte de su alimento. Otros dinoflagelados (llamados zooxantelas) pueden formar simbiosis con protistas e invertebrados marinos, incluyendo foraminíferos, radiolarios, gusanos planos, anémonas, medusas y moluscos bivalvos. Como endosimbiontes los dinoflagelados son fundamentales para la formación y el funcionamiento de los arrecifes de coral.

Aproximadamente la mitad de los dinoflagelados poseen plastidos y son fotoautótrofos Frecuentemente presentan color dorado-pardo, debido a la presencia de una xantofila característica (peridinina), aunque los hay verdes y de otros colores, relacionados con variaciones en la composición de los pigmentos fotosintéticos. Almacenan gránulos de almidón en el citoplasma. Los dinoflagelados fotosintéticos presentan un comportamiento peculiar, que incluye una migración vertical diaria a través de la columna de agua. Esto les permite aprovechar la luz en las mejores condiciones. A pesar de ello casi todos requieren fuentes externas de vitamina B12, aportes de carbono orgánico, fósforo y nitrógeno. Por ello más que fotosintéticos pueden considerarse mixótrofos. Generalmente se acepta que los dinoflagelados fotosintéticos derivan de antepasados heterotróficos, y que adquirieron sus plastidios a través de endosimbiosis secundaria y terciaria con diversos linajes evolutivos. Algunas especies son bioluminiscentes (emiten luz), lo que puede ser una adaptación para reducir el ataque de predadores.

dinophyta
Noctiluca


Unas 60 especies producen potentes toxinas citolíticas, hepatotóxicas o neurotóxicas, peligrosas para los seres humanos, mamíferos marinos, peces, aves y otros componentes de la cadena trófica. La aparición de estas toxinas está asociada con los blooms de algas dañinas (harmful algal blooms o HABs), a menudo denominadas mareas rojas. Los principales problemas sanitarios se producen cuando las especies tóxicas son consumidas por mariscos filtradores (por ejemplo, mejillones, almejas), que acumulan las toxinas en niveles que pueden llegar a ser letales para los humanos y otros consumidores. Los síndromes de envenenamiento por toxinas de dinoflagelados (y otras algas) están bien caracterizados y se conocen los principales compuestos químicos causantes de daños (saxitoxinas, brevetoxinas y ciguatoxinas). En los países donde se producen estos fenómenos existen mecanismos de alerta y control de la aparición de mareas rojas. Son llamativas las mareas causadas por Noctiluca, ya que es un dinoflagelado bioluminiscente.

dinophyta
Marea roja causada por Noctiluca




Capítulo anterior

anterior
Cryptophyta

Inicio del artículo

inicio
Las algas

Capítulo siguiente

articulo posterior
Haptophyta

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L. & FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, R.R.. \"Los dinoflagelados\". asturnatura.com [en línea] Num. 10, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/algas/dinophyta.html> . ISSN 1887-5068