Las algas más comunes



Existen unas 500 especies de algas en el Cantábrico y más o menos existen algunos grupos que son conocidos por todos. Veremos a continuación cuáles son las principales especies de algas que tenemos en nuestra costa grupo a grupo:

  1. Entre las algas verdes tenemos la lechuga de mar (Ulva lactuca), que es una lámina delgada de color verde; se trata de una especie pionera, que son las primeras en colonizar las piedras que voltea el oleaje, al igual que Ulva intestinalis. Otro alga verde interesante es Codium tomentosum, un alga de color verde oscuro cuya fronde está formada por cordones esponjosos; una especie semejante es C. adharens, que se encuentra tapizando rocas.

  2. Entre las algas pardas encontramos dos grupos muy importantes de algas:

    • Las kelps: son algas de gran porte, como Laminaria ochroleuca, L. hyperborea y Saccorhiza polyschides, que pueden medir varios metros y formar extensos bosques submarinos en el Cantábrico occidental.

    • Las fucales, como Fucus vesiculosus, Fucus serratus, Himanthalia elongata (el espagueti de mar) y Ascophyllum nodosum. Son algas que forman bandas en el litoral muy características. Los fucus suelen tener vesículas aéreas llenas de gas que les permiten una cierta flotación; el espagueti de mar es una cinta poco ramificada que puede llegar a medir más de dos metros; es una especie comestible. Otras fucales de interés son las especies del género Cystoseira, como Cystoseira tamariscifolia, presente en el infralitoral y que obsevada en el agua desprende unas irisaciones azuladas.

    Otras algas pardas de interés son Pelvetia caniculata, que forma otra franja en el intermareal superior de color oscuro; es una especie bastante resiste a la sequedad.

  3. Las algas rojas son las más complejas, ya que es el grupo donde más difícil es identificar correctamente las especies. Un grupo importante son las algas calcificadas, como Corallina officinalis, que forma céspedes en el intermareal de color rosado; examinándola de cerca vemos como está formada por numerosas piezas articuladas. Otras especies calcificadas abundan en lugares muy batidos, como Lithophyllum tortuosum. El ocle, Gelidium corneum (fácilmente confundible con Pterocladiella capillacea), también forma un horizonte característico en el infralitoral; ha sido usada desde hace muchos años como fertilizante de los prados costeros y como productor de agar. Existen muchas algas filamentosas, entre las que destacamos Falkenbergia rufolanosa (el tetrasporofito de Asparagopsis armata), similar a unos pequeños pompones que es posible encontrar flotando, y las numerosas especies de Ceramium. Entre las algas que tienen una lámina foliácea, Palmaria palmata es una especie comestible, cuya forma recuerda la palma de una mano; Dilsea carnosa tiene una fronde gruesa y carnosa, empleada antiguamente como antifúngica y bactericida; Delesseria sanguinea tiene frondes similares a una hoja, y las de Phycodrys rubens recuerdan las de un roble. Chondrus crispus (el musgo de Irlanda) y Mastocarpus stellatus son especies similares usadas en la producción de carragenatos, y la primera se ha venido consumiendo desde hace 1000 años.


Inicio del artículo

inicio
Las algas

Comparte en:


Citar como:

MENÉNDEZ VALDERREY, J.L. & FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, R.R.. \"Las algas más comunes\". asturnatura.com [en línea] Num. 10, [consultado el 16/12/2018]. Disponible en <https://www.asturnatura.com/algas/algas-marinas-cantabrico.html> . ISSN 1887-5068