saltar al contenido principal
mi asturnatura
Naturaleza, flora y fauna
 
 

El fruto. Morfología y tipos



El fruto es el órgano procedente de la flor, o de partes de ella, que contiene en su interior las semillas hasta que estas maduran y luego contribuye a dispersarlas. Desde un punto de vista ontogenético, el fruto se desarrolla a partir ovario fecundado de las plantas con flor. La pared del ovario se engrosa al transformarse en la pared del fruto y se denomina pericarpo, cuya función es proteger a las semillas. Con frecuencia participan también en la formación del fruto otras partes de la flor además del ovario, como por ejemplo el cáliz o el receptáculo. El pericarpo se divide en tres partes:
  • Exocarpo. Es la parte externa del fruto, que deriva de la epidermis externa del ovario y que está formado por un conjunto de células espesas y cutinizadas.
  • Mesocarpo. Es la parte media del fruto, que deriva de los tejidos del ovario que estén entre la epidermis interna y la externa. En los frutos carnosos, las células de este mesocarpo tienen unas vacuolas que ocupan casi todo el espacio celular, mientras que en lso frutos secos, como las legrumbres, el mesocarpo presenta una capa superior de células de paredes gruesas que acaban transformándose en fibras, una media de células de paredes delgadas y una interna de fibras que se disponen de forma perpendicular a las de la parte externa.
  • Endocarpo. Es la parte más interna del fruto, formada generalmente por células de paredes delgadas, aunque puede darse el caso de que sea grueso (cerezas, ciruelas) y resiste.


Morfología del fruto



Por tanto, según esto, las partes de la flor que intervienen en la formación del fruto, la disposición de los carpelos y su número, su consistencia (seco o carnoso) y el tipo de forma de abrirse para liberar las semillas de su interior (dehiscencia), se pueden diferenciar los frutos. Una clasificación básica es la de frutos simples, frutos múltiples, frutos complejos e infrutescencias.

Frutos simples

Los frutos simples son aquellos que se forman a partir de un ovario súpero, de un único carpelo o varios sincárpicos, o bien de un ovario ínferio pero en el cual el recéptáculo no se hace carnoso (tan sólo participa el ovario en su formación). Según su consistencia se podrían diferenciar frutos simples secos o frutos simples carnosos.

  • Frutos simples secos:
    • Glande
      Glande en Quercus faginea
      Nuez o núcula. Fruto simple, seco, monospermo, indehiscente, con pericarpo leñoso independiente de la semilla. Junto con los tres tipos siguientes se conoce también como aquenio (1e).
    • Glande. Fruto simple, seco, monospermo, indehiscente, de pericarpo coriáceo, derivado de un ovario ínfero, que está total o parcialmente encerrado en una cúpula y cuyo embrión tiene grandes cotiledones carnosos (1d).
    • Cipsela. Fruto simple, seco, monospermo, indehiscente, procedente de un ovario ínfero y de más de un carpelo, con el pericarpo íntimamente soldado a la semilla. Con cierta frecuencia lleva un penacho de pelos, simples o plumosos, de origen calicino, que constituyen el denominado vilano (1c).
    • Sámara. Fruto simple, seco, monospermo, indehiscente, alado, es decir, provisto de expansiones a modo de alas que facilitan su dispersión (1g ,1i).
    • Lomento
      Lomento en Hippocrepis commuttata
      Cariópside (cariópsis). Fruto simple, seco, monospermo, indehiscente, procedente de un ovario súpero y en que el delgado pericarpo es concrescente con el tegumento seminal (1f).
    • Folículo. Fruto simple, seco, polispermo, monocarpelar, dehiscente, que se abre por la sutura ventral (1o).
    • Legumbre. Fruto simple, seco, polispermo, monocarpelar, dehiscente, que se abre por la sutura ventral y por el nervio medio del carpelo (1p).
    • Pixidio. Fruto simple, seco, polispermo, pluricarpelar, sincárpico, con dehiscencia transversal que separa una pieza llamada opérculo, dejando al descubierto una parte inferior denominada urna. Los pixidios pueden ser pluriloculares o uniloculares (1n).
    • Silicua. Fruto simple, seco, polispermo, bicarpelar, provisto interiormente de un falso tabique de origen placentario, con dehiscencia longitudinal, y largo, cuya longitud supera al menos el triple de su anchura (1r).
    • Silícula. Fruto con las características de la silicua, pero corto, de longitud aproximadamente igual o menos de tres veces su anchura (1s, 1t).
    • Caja. Fruto simple, seco, polispermo, pluricarpelar, sincárpico, plurilocular, con placentación axial y diversos tipos de dehiscencia pero nunca transversal.
    • Cremocarpos
      Cremocarpos en Physospermum cornubiense
      Cápsula. Fruto simple, seco, polispermo, pluricarpelar, sincárpico, unilocular, con placentación central o parietal y diversos tipos de dehiscencia pero nunca transversal (1k, 1l, 1m).
    • Lomento. Fruto simple, seco, polispermo, monocarpelar (si deriva de legumbre) o bicarpelar (si deriva de silicua), con ceñiduras o estrangulamientos, y que en la madurez se descompone, a nivel de las ceñiduras, en fragmentos transversales monospermos (1q).
    • Cremocarpo. Fruto simple, seco, dispermo, derivado de un ovario ínfero bicarpelar, y que, en la madurez, se fragmenta longitudinalmente en dos segmentos monospermos que cuelgan de sendas ramitas del carpóforo (1j, 1u).

      Frutos simples secos



  • Frutos simples carnosos.
    • Drupa
      Drupa de Prunus mahaleb
      Drupa. Fruto simple, carnoso, monospermo, con exocarpo delgado, mesocarpo carnoso y endocarpo pétreo, rodeando a la semilla (2a).
    • Escitino. Fruto simple, polispermo, indehiscente, monocarpelar, que deriva de una legumbre, coriáceo o leñoso exteriormente y carnoso o pulposo en su interior.
    • Baya. Fruto simple, carnoso, polispermo, indehiscente, con exocarpo delgado, mesocarpo y endocarpo carnosos y jugosos. Son ejemplos típicos la uva o el tomate (2b, 2c).
    • Pepónida. Fruto simple, carnoso, polispermo, indehiscente, sincárpico, procedente de un ovario ínfero de tres a cinco carpelos, con pericarpo exteriormente endurecido en mayor o menor grado y pulposo en su parte interna, donde se desarrollan gruesas placentas que llegan desde el eje del fruto a la pared; a veces, por reabsorción de los tabiques y de la pulpa, se forma una gran cavidad central (2d).
    • Sarcoelaterio
      Sarcoelaterio de Ecballium elaterium
      Hesperidio. Es un tipo particular de baya que procede de un ovario súpero constituido por diez carpelos cerrados, con el exocarpo coloreado, delgado y rico en glándulas con esencias, el mesocarpo es esponjoso y el endocarpo tabicado (con tantos tabiques como carpelos) y tapizado por células jugosas que derivan de la epidermis interna de la cavidad carpelar y rodean las semillas (2h).
    • Drupilanio. Fruto simple, carnoso, polispermo, indehiscente, con epicarpo delgado, mesocarpo carnoso o coriáceo y endocarpo endurecido, pétreo, rodeando independientemente a cada una de las semillas que encierra.
    • Sarcoelaterio. Fruto simple, carnoso, polispermo, derivado de un ovario pluricarpelar sincárpico, que al madurar se desprende de la planta y lanza explosivamente las semillas por la zona de fractura del fruto y la planta (dehiscente explosivo); también llamado elaterio carnoso.

      Frutos simples secos



Frutos múltiples

Polidrupa
Polidrupa de Rubus lainzii
Los frutos múltiples son aquellos conjuntos de frutos originados a partir de una sola flor con gineceo súpero apocárpico (carpelos libres), siendo más raro que tengan origen sincárpico. Al igual que los simples, pueden ser secos o carnosos.

  • Frutos múltiples secos.
    • Disámara. Fruto múltiple, seco, constituido por dos sámaras, bialado (1i).
    • Polifolículo. Fruto múltiple, seco, agregado de varios folículos
    • Polinuez. Fruto múltiple, seco, agregado de varias nueces.

  • Frutos múltiples carnosos: sólo la polidrupa, que es un agregado de varias drupas (2j).

Frutos complejos

Cinorrodón
Cinorrodón de Rosa villosa
Son los frutos que se originan a partir de un ovario ínfero y de un receptáculo floral que al evolucionar adquiere consistencia carnosa. Pueden ser:

  • Cinorrodon. Fruto complejo, apocárpico, en el cual el receptáculo acopado y acrecido se torna carnoso encerrando numerosas nuececillas (núculas) (2i).
  • Eterio. Fruto complejo, apocárpico, constituido por núculas dispuestas sobre un receptáculo que se hace cónico y carnoso (2m).
  • Pomo. Fruto complejo, sincárpico, que procede de un ovario ínfero, generalmente con cinco carpelos; el receptáculo (hipanto) se torna carnoso y rodea al verdadero fruto, que sería similar a un drupilanio con endocarpo coriáceo (2e).
  • Balaústa (granada). Fruto complejo, sincárpico, que procede de un gineceo ínfero, formado por carpelos dispuestos en dos estratos, con pericarpo coriáceo y el interior formado por compartimentos membranosos donde se insertan las semillas de testa jugosa (2f).

Infrutescencias

Sicono
Sicono de Ficus carica
Las infrutescencias son los conjuntos de frutos que se originan a partir de una inflorescencia compleja. Merecen destacarse los siguientes dos tipos:
  • Sorosis: formada por un eje carnoso (derivado del de la inflorescencia) sobre el que se desarrollan, o bien una agregación de bayas y sus correspondientes brácteas o bien un agregado de nueces rodeadas por los periantos que se vuelven carnosos (2l).
  • Sicono: derivada de un receptáculo piriforme o redondeado que se hace carnoso, hueco en su interior, donde se sitúan las nueces, procedentes de las flores que integraban un complejo de cimas contraídas; presenta una pequeña abertura apical protegida por pequeños hipsófilos (2k).

 





Compartir en Facebook Compartir en Meneame Síguenos en RSS





© asturnatura.com  ® asturnaturaDB, 2004 - 2014
Última actualización 18/08/2014

Síguenos en Facebook   |    Seguir a asturnatura en Twitter     |    Síguenos en Google+    |    RSS disponible

nosotros   |    contacto   |    aviso legal