saltar al contenido principal
mi asturnatura
Naturaleza, flora y fauna
 
inicio > lecciones de ciencias naturales > planarias > características generales
 

Características generales



Características generales

Los Platelmintos son animales de tamaño muy variable, que por lo general oscila entre unos pocos milímetros y unos centímetros, llegando en algunas especies a alcanzar un metro de longitud (fotografía derecha, Prostheceraeus roseus, © Manuel Mora).

Son animales bilaterales, acelomados (carecen de cavidad corporal) y son triblásticos. En la parte anterior se suelen encontrar los órganos de los sentidos, presentan una reproducción de tipo hermafrodita con reproducción cruzada, en ocasiones autofertilización, y excrección por medio de protonefridios.

La Clase Turbellaria, que engloba las especies acuáticas de vida libre (algunos pocos son parásitos o comensales), las conocidas planarias, de forma acintada, discoidal o foliosa, siendo más planos cuanto más ancho sea el animal. Son bentónicos, viviendo en el fondo sobre las rocas o entre las algas, y las especies más pequeñas viven entre los granos de arena del fondo. Suelen ser carnívoros, viviendo de pequeños organismos como Prostheceraeus roseusprotozoos, rotíferos, pequeños gusanos, que cubren y paralizan mediante secreciones especiales, o de las pequeñas algas que crecen sobre las rocas; la primera digestión es externa. Su color es oscuro, pero las formas marinas más grandes suelen presentar patrones de coloración bastante llamativos.

Estructura de la pared corporal

Las planarias carecen de esqueleto externo o cutícula que sirva de soporte a la capa más externa del cuerpo, la epidermis (ver fig. 1) . Esta capa externa es una capa celular ciliada que como soporte emplea la lámina basal del mismo epitelio y las fibras intracelulares. La lámina basal es un tejido conjuntivo en el que existen fibras y en algunas pocas especies se sintetizan pequeñas espículas calcáreas; las fibras intracelulares son otro tipo de fibras que forman una red en la zona interna más superficial de las células epiteliales. Los cilios que surgen de estas células pueden presentar su sistema de anclaje formando otra red que ayuda al soporte.

El epitelio puede estar formado por células individuales o por un sincitio, en el que las células han perdido sus membranas funcionando como una única célula plurinucleada.

Los cilios, que pueden presentarse sólo en la parte ventral, son los que contribuyen al movimiento general del animal gracias a su batido, aunque en las especies más grandes de planarias este movimiento se ve favorecido por el movimiento de las capas musculares.

En la epidermis existen muchas células glandulares, que pueden estar directamente en ella o en la capa inferior de conjuntivo alcanzando la epidermis solamente su conducto excretor. Pueden ser glándulas adhesivas que contribuyen a fijar el organismo al sustrato (además de las ventosas musculares, cilios especializados o papilas, los órganos duoglandulares), o glándulas secretoras de mucus defensivo o favorecedor del desplazamiento. Éstas últimas producen unas cápsulas, los rabditos, que en contacto con el agua se hinchan y licúan formando el mucus; estas células formadoras de rabditos se encuentran situadas bajo la epidermis. Son también frecuentes las glándulas frontales, pero su función no está bien conocida.

 

Corte de la pared corporal

El tejido conjuntivo existente bajo la epidermis se conoce como parénquima y forma la lámina basal. Su porcentaje de fibras y células es muy variado según los grupos de planarias, pero entre los tipos celulares más comunes están los siguientes:

  • Células de reemplazo. Las células epiteliales han perdido su capacidad de división, por lo que son sustituidas por otras células que provienen del parénquima y que son las células de reemplazo.
  • Neoblastos. Se trata de células totipotentes, con capacidad de originar cualquier otro tipo celular. Tienen gran importancia especialmente en la regeneración y cierre de heridas.
  • Cromatóforos. Son las células responsables de las variaciones del color. No están presentes en todos los grupos.

Bajo el epitelio corporal y el parénquima se encuentran las capas musculares. Suele haber tres capas con orientación diferente, una longitudinal, una circular y una diagonal, para que en combinación pueda realizarse un moviento en todas direcciones (fig. 2). Hay también una musculatura dorsoventral que pone en comunicación la zona dorsal con la ventral. El espacio no ocupado por los órganos está relleno por tejido conjuntivo.

Anatomía interna de una planaria







Compartir en Facebook Compartir en Meneame Síguenos en RSS





© asturnatura.com  ® asturnaturaDB, 2004 - 2014
Última actualización 26/10/2014

Síguenos en Facebook   |    Seguir a asturnatura en Twitter     |    Síguenos en Google+    |    RSS disponible

nosotros   |    contacto   |    aviso legal