saltar al contenido principal
mi asturnatura
Naturaleza, flora y fauna
 
 

Malacostráceos VII.
Los Decápodos III (Ord. Decapoda)
Anatomía interna






Sistema respiratorio e intercambio gaseoso

Los decápodos son organismos acuáticos y por lo tanto su intercambio gaseoso se realiza en unas estructuras especiales llamadas branquias que se disponen en los laterales del cuerpo sobre los apéndices generalmente. En las formas primitivas de decápos existían 4 pares de branquias en cada uno de los 8 pares de apéndices torácicos, incluyendo maxilípedos y pereiópodos, lo que harían un total de 32 branquias; sin embargo, evolutivamente este número ha descendido y actualmente la especie que más branquias tiene es una gamba con 24.

Branquias de un decápodo

Se disponen a los lados del tórax, sobre los apéndices u otras estructuras, recibiendo diferentes nombres en cada caso, en unos huecos llamados cámaras branquiales (fig. 1). Tienen un eje central en el que se disponen las distintas extensiones laminares (filobranquias), pilosas (tricobranquias) o ramificadas (dendrobranquias), que varían según las especies.

Las corrientes de agua en las cámaras son creadas por movimientos de los apéndices y sobretodo por el batido del escafognatito de las segundas maxilas. En Natantia el caparazón no está completamente fusionado en la parte posterior y ventral al cuepo, permitiendo la entrada de agua por esas fisuras, que posteriormente sale por la parte anterior de la cabeza. En otros, como los cangrejos de río, las fisuras sólo existen en el margen posterior del caparazón, por donde entra el agua. En los cangrejos normales, no existen fisuras, y el agua entra en las cámaras branquiales por la base de los quelípedos. Existen mecanismos que evitan la entrada de sustancias como granos de arena a las cámaras branquiales, como sedas filtradoras a la entrada de las mismas. Son capaces también de invertir el sentido de la corriente para expulsar esas partículas. Sin embargo, muchos cangrejos disponen de un mecanismo limpiador formado por el epipodio festoneado de los maxilípedos que a modo de cepillo barre las branquias eliminando las partículas ajenas (fig. 2).

Mecanismo limpiador

Sistema excretor

El órgano encargado de la excrección en los decápodos es la glándula antenal o glándula verde, cuyo conducto se abre al exterior en la base de la segunda antena y que a veces presenta un opérculo. El sáculo y la primera parte del tubo (laberinto) se disponen a los lados del esófago y en ellos se produce la absorción. Sin embargo, el amonio se expulsa por difusión en las zonas más finas de tegumento como ocurre en las articulaciones. Las glándulas antenales controlan la presión del líquido interno y el contenido de algunos iones como el Mg, pero no interviene en la equilibrio osmótico y la mayor parte de los decápodos (excepto los dulceacuícolas) son osmoconformistas. Son capaces de absorver sales mediante las branquias como también hacen los peces.

Anatomía interna de un decápodo

Sistema digestivo y alimentación

Los decápodos presentan una amplia variedad de hábitos alimentarios, pero la mayoría son depredadores y detritívoros. Las especies dulceacuícolas son en su mayoría herbívoras. En su dieta hay bivalvos, equinodermos, poliquetos, y los quelípedos suelen tener cada uno una función diferente para procesar el alimento; la quela derecha es más grande y tiene una serie de tubérculos en la parte interna que usa para triturar; la izquierda, más pequeña, tiene dientes afilados que usa para cortar.

La alimentación carroñera a base de detritus ha derivado en una alimentación filtradora, en la que los individuos disponene de sedas filtradoras en los maxilípedos o primeras patas.

El aparato bucal está formado por los apéndices alimentarios, que descansan solapándose unos a otros, estando el tercer maxilípedo encima de todos cubriendo al resto. Pasa la comida recogida con los quelípedos al tercer maxilípedo y de este a las mandíbulas, donde se tritura y se pasa a la boca posteriormente. Tras la boca hay un corto esófago de paredes quitinosas que conduce al estómago(fig 3.), que está dividido en dos zonas: una anterior ancha, la cámara cardiaca, trituradora, y una posterior más pequeña, la cámara pilórica, trituradora y filtradora. En la primera existen reforzamientos quitinosos donde externamente se fijan músculos para mover las paredes del mismo y donde también se desarrollan dientes quitinosos que forman el "molino gástrico" en la parte final de esta cámara. En la parte pilórica hay pliegues en la pared y numerosas cerdas que contribuyen a la digestión mecánica del alimento. La digestión química se realiza gracias a las secreciones de un glándula digestiva bilobulada llamada hepatopáncreas, que también funciona como reservorio de nutrientes; su conducto se abre en la parte ventral de la cámara pilórica, donde existen unas sedas filtradoras que evitan que pasen a la glándula las partículas alimentarias grandes. Estas son pues desviadas al intestino, donde el epitelio de la zona anterior del mismo segrega una membrana peritrófica que envuelve las sustancias de desecho antes de ser expulsadas.

Estómago de un decápodo

Sistema nervioso y órganos de los sentidos

El sistema nervioso está formado por un cerebro y un anillo circumesofágico del que sale una cadena nerviosa ventral que en los Natantia y Macrura forma un ganglio independiente en cada segmento abdominal excepto en los dos primeros (fig. 7); en los Brachiura, debido a su pequeño abdomen, los ganglios se fusionan y se desplazan a una posición más anterior formando una masa nerviosa ventral.

Anatomía interna de una gamba

Como órganos de los sentidos destacan las vellosidades quimiosensoriales de las antenas (estetascos) y los estatocistos (órganos del equilibrio) en el artejo basal de las primeras antenas.

Sistema circulatorio

El corazón es una cámara en posición dorsal con 5 pares de ostiolos (figs. 4 y 5) y del que salen cinco arterias a la zona anterior y una a la posterior, de la que surge una esternal que se dirige a la parte ventral. Todas se ramifican rápidamente para irrigar los numerosos órganos y posteriormente la sangre acaba en un seno esternal, de donde se dirige a las branquias y luego al pericardio y el corazón, en el que entra por los ostiolos.

Corazón de decápodo

Sistema circulatorio de decápodo

Reproducción y desarrollo

Los decápodos son animales dioicos, aunque actualmente se está empezando a encontrar algunas formas de hermafroditismo proterándrico. Los machos tienen testículos pares en el tórax, aunque pueden extenderse hacia el abdomen; producen espermazoides con forma de chincheta y los transfiere a la hembra en espermatóforos, para lo cual el conducto que conecta los testículos con el exterior está modificado atendiendo a la complejidad de los mismos; este conducto se abre cerca de las coxas del último par de patas o en su base. Por medio de un pene dispuesto a cada lado (ver fotografía inferior), los espermatóforos son transferidos del gonoporo a los pleópodos copuladores.

Apéndices copuladores de decápodo

Los ovarios tienen una estructura similar a la de los testículos y se abren al exterior por medio de un conducto que desemboca en las coxas del tercer par de patas o en las cercanías de las mismas. Muchas especies poseen unos receptáculos seminales o espermateca donde se alojan los espermatóforos, pero en las más evolucionadas la parte final del oviducto está conectada a la espermateca y se emplean como gonoporos sus aberturas. Las formas más primitivas carecen de ellas y los espermatóforos se depositan directamente en la superficie ventral de la hembra.

Antes de la cópula es normal la presencia de un cortejo que es más o menos intenso dependiendo de la especie, y durante la cópula, el macho transfiere el espermatóforo a la hembra. La fecundación es interna, pero en muchos casos la presencia de un espermatóforo que protege los espermatozoides permite que no se produzca durante la cópula, sino posteriormente. Es común que la hembra incube la puesta durante un tiempo con sus pleópodos.

En las especies que liberan los huevos directamente sin incubación previa, como las gambas penaeidas, el estado larvario que eclosiona es una larva nauplio o metanauplio, mientras que en las especies incubadoras surge una zoea, fácilmente reconocible por una gran espina rostral. El siguiente estado que atraviesan es el de megalopa, con el abdomen más grande.






Compartir en Facebook Compartir en Meneame Síguenos en RSS





© asturnatura.com  ® asturnaturaDB, 2004 - 2014
Última actualización 15/12/2014

Síguenos en Facebook   |    Seguir a asturnatura en Twitter     |    Síguenos en Google+    |    RSS disponible

nosotros   |    contacto   |    aviso legal